Así quedaron las fuerzas políticas en el Valle luego de las elecciones

Así quedaron las fuerzas políticas en el Valle luego de las elecciones

Marzo 11, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Hugo Mario Cárdenas López. Reportero de El País.
Así quedaron las fuerzas políticas en el Valle luego de las elecciones

Estas fueron las votaciones en el Valle del Cauca.

De acuerdo con los resultados electorales, el futuro político de la región estará en manos de la exsenadora Dilian F. Toro, el gobernador Ubéimar Delgado y el expresidente Álvaro Uribe Vélez, los mayores electores.

A juzgar por los resultados de las elecciones legislativas del pasado domingo en el Valle del Cauca, buena parte del futuro político del departamento quedará en manos de la exsenadora Dilian Francisca Toro, del gobernador Ubéimar Delgado y del expresidente Álvaro Uribe Vélez.Faltando un escaso 3% para que se confirmen los resultados obtenidos por los diferentes partidos en las pasadas elecciones de Congreso, el mapa político del departamento está cubierto en cerca de un 70% por los colores naranja y azul, que representan a los partidos de la U y Conservador, respectivamente. Con base en los resultados de la Cámara de Representantes, el Partido Conservador fue la principal fuerza electoral en 19 municipios vallecaucanos, mientras el Partido de la U se impuso en 15 localidades más. Es decir, estas dos colectividades controlan políticamente 34 de los 42 municipios del Valle.Esa supremacía fue la que le permitió a Roosvelt Rodríguez, del Partido de la U, ser el senador más votado en el Valle, con 77.232 votos, seguido por Mauricio Delgado, del conservatismo, con una cifra aún parcial de 66.427 sufragios. Ahora, los resultados obtenidos en el Valle del Cauca por el Centro Democrático, el movimiento político que lidera el expresidente Álvaro Uribe Vélez, son también un reflejo de la votación copiosa que conquistó a nivel nacional. Si bien para la Cámara de Representantes su partido sólo registra como el mayor elector en Ansermanuevo, los resultados para el Senado de la República son mucho más contundentes: sin tener una votación de maquinarias, el Centro Democrático fue la principal fuerza política en 9 de los 42 municipios del departamento, entre los que se destacan Cali, Cartago, Buga, Restrepo y Sevilla.Con este nuevo panorama político en el departamento, la suerte de la próxima Alcaldía de Cali, la Gobernación del Valle y la conformación de concejos y Asamblea para las elecciones del 2015, dependerá en buena medida de lo que decidan Dilian, Ubéimar y Uribe.Los otros indicadoresEstas elecciones también mostraron que es poco lo que ha cambiado la política regional en los últimos años. Buenaventura se mantiene en el ojo del huracán por la demora y la confusión a la hora de entregar los resultados; Yumbo sigue siendo la ‘capital de las elecciones calientes’ y el norte del Valle, un territorio para uso exclusivo de unos pocos.Por más que ha avanzado la tecnología, no ha sido posible que en Buenaventura se conozcan los resultados a la par con los demás municipios. Es por eso que anoche todas las suspicacias tenían cabida en la disputa por la curul entre Juan Fernando Reyes Kuri, que pese a superar en votos a Hernán Sinisterra, el candidato que respalda la administración de la ciudad portuaria, es difícil saber lo que puede ocurrir con los ‘votos de los esteros’ que aparecen días después.En lo referente al municipio de Yumbo, donde había un especial interés de parte de los observadores por la cantidad de denuncias de constreñimiento contra funcionarios y contratistas que antecedieron la jornada electoral, los resultados fueron los esperados.Los guarismos electorales terminaron confirmando ese respaldo que venía otorgándole la administración del alcalde Fernando David Murgueítio, de la Alianza Verde, a la candidatura de Roy Barreras, del Partido de la U, quien fue el mayor elector al Senado en la Capital Industrial del Valle, con 3194 votos, faltando cerca de un 4 % por escrutar.Estas elecciones también confirmaron que fue flor de un día ese poder electoral que mostró el PIN en el 2010, cuando lo lideraban Juan Carlos Martínez y el exgobernador Juan Carlos Abadía.De esos 30 municipios que decían controlar, apenas se impusieron en uno de ellos (Bolívar) y ayer quedó confirmado que perdieron las tres curules en el Senado, los tres escaños logrados en la Cámara y la curul de la circunscripción especial de negritudes que habían sumado con el Movimiento MÍO.Finalmente, y además de la apatía del 63% de electores que se abstuvo de votar, le queda al Valle la cifra preocupante de las 160.468 personas que anularon su voto por no saber usar el tarjetón, lo suficiente para elegir tres representantes a la Cámara, y la cantidad de votos que fueron a sumar a candidatos al Senado de otras regiones. (Ver nota anexa)

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad