Así están los pilares sobre los que Santos apoya su segundo tiempo

default: Así están los pilares sobre los que Santos apoya su segundo tiempo

Paz, educación y equidad son los tres grandes propósitos de Santos II. El más avanzado parece ser el primero. Los otros dos aún están ‘crudos’.

Así están los pilares sobre los que Santos apoya su segundo tiempo

Agosto 09, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País - Bogotá
Así están los pilares sobre los  que Santos apoya su segundo tiempo

Aunque en el primer gobierno del presidente Santos se comenzó a impulsar el proyecto para entregar cien mil casas gratis a los colombianos, el déficit en vivienda en el país sigue siendo alto. Reducirlo es uno de los retos del pilar de la equidad.

Paz, educación y equidad son los tres grandes propósitos de Santos II. El más avanzado parece ser el primero. Los otros dos aún están ‘crudos’.

La ruta del nuevo Gobierno del presidente Juan Manuel Santos está trazada. Tres pilares son la base de sus retos y en este trípode el Jefe de Estado soportó el ambicioso programa que proyectó al 2025.La paz, la equidad y la educación son los ejes que el presidente Santos tiene para el cuatrienio que emprendió el jueves y en los cuales buscará dejar una huella histórica de lo que algunos consideran proyectos ambiciosos.Hay quienes dicen que el Presidente se vio muy emocionado con sus propuestas, muchas de las cuales -aseguran- tienen viabilidad, pero también hay expectativa y escepticismo sobre el cumplimiento de estas metas, de las que también se argumenta tienen un largo camino por recorrer.El politólogo Ancízar Marroquín dice que el cumplimiento de estas metas depende de tres elementos: “Que se vincule en el Plan de Desarrollo como una política pública; los recursos que se requieren y de dónde van a salir, y que haya una voluntad política con metas reales”.Anota que se va a lograr avanzar, muchas no se concretarán, pero “en algún momento había que empezar” y subraya que “si no se cumplen las tres condiciones quedará como un catálogo de buenas intenciones”.A las observaciones del tema presupuestal, el catedrático y maestro en Gobierno, John Mario González, aclara que lo de Santos fue “un discurso de posesión, en el que no se pueden dar muchos detalles y quedan muchas cosas por fuera, como el tema de los recursos” y haciendo una analogía asevera: “Esto no es una lista de mercado”.Entre tanto, el exmagistrado Eduardo Cifuentes da una mirada optimista pero crítica. “Creo que las metas se van a lograr”, anota, pero advierte que el único tema propio de Santos es la paz, porque “la equidad y la educación han sido una rutina de todos los gobiernos anteriores que han manejado sus propios modelos”.Contrasta con lo anterior el presidente de Fedegan, José Félix Lafaurie, quien califica los pilares como “promesas deseables” y hace votos para que no sean “abandonadas a mitad de camino, como lo hizo con las locomotoras en el gobierno pasado”. La paz: el pilar más avanzado Uno de los propósitos que más adelantado tiene el presidente Juan Manuel Santos es el de la paz. En los diálogos de La Habana con las Farc, las partes han logrado evacuar tres de los cinco puntos de la agenda y esta semana reanudarán negociaciones.Temas de desarrollo rural, cultivos ilícitos y participación en política ya fueron evacuados y aún restan el de las víctimas y el fin del conflicto.En este sentido, analistas consideran que la paz es el eje fundamental del recién posesionado Jefe de Estado, de hecho recuerdan que fue con estas banderas con las que logró ser reelegido para el nuevo cuatrienio.El maestro en Gobierno, John Mario González, asegura que a pesar de los atentados de las últimas semanas, las Farc “comprenden que esta es la última oportunidad que tienen para una salida negociada del conflicto armado interno”, por lo que cree que “el Presidente logrará sacar adelante este propósito”.Sin embargo, identifica retos para el Jefe de Estado en esta tarea y es “lograr que haya más entusiasmo de la opinión pública por la paz”. Sustenta que la indiferencia ciudadana con lo que ocurre en La Habana puede generarle problemas al Presidente, ya que “sin un apoyo del país el camino de la consolidación de la paz será más difícil”.De hecho, en recientes encuestas se logró establecer que por lo menos el 61 % de los colombianos no cree en la voluntad de paz de las Farc, situación que, según se dijo, se deriva directamente de los últimos hechos violentos que ha cometido ese grupo. Incluso en entrevista con este diario, el exvicepresidente Angelino Garzón dice que esos atentados tienen los diálogos al borde del rompimiento.Sobre los recientes atentados, el politólogo Ancizar Marroquín dice que “podrían demostrar que los comandantes no tienen control de sus frentes”, pero aclara que si este fenómeno se está presentando, eso no sería un inconveniente para el avance de los diálogos.Pero González advierte otro reto y es el que tiene que ver con el posconflicto, del que dice que debe prestar especial atención para que “los territorios que son ocupados por la guerrilla no terminen en manos de otros ilegales”. Equidad, un abanico de retos El ideal de equidad que plantea el Jefe de Estado representa uno de sus retos más complejos.Si bien las cifras presentadas por el Gobierno muestran un moderado optimismo, la realidad es que las mismas estadísticas demuestran un país con amplias brechas sociales.En Colombia, según el Dane, existen no menos de 14,6 millones de colombianos en la pobreza, que representan el 30,6 % de la población; el desempleo está en un dígito, 9,2 % en junio, que representa más de 2,1 millones de desocupados, a lo que se suma que la tasa de trabajo infantil es del orden del 9,8 %.El déficit de vivienda es del orden del 16,4 % y se requieren más de 1,6 millones de unidades para lograr un equilibrio; en salud hay 22,7 millones de ciudadanos en el régimen subsidiado y 20,2 millones en el contributivo.En el país se dice que más de 3,7 millones de colombianos no acceden a agua potable y un número similar no cuenta con saneamiento básico.Con base en el panorama anterior, los analistas consideran que en este punto el tema es clave, además que no va a tener resultados en el corto plazo sino que sólo serán visibles en no menos de 15 años.En este aspecto, el analista Ancízar Marroquín dice que a diferencia de la paz, que podría tomarse los cuatro años del nuevo Gobierno, la equidad es un tema más complicado “que puede tardar entre 10 y 15 años, pero, creo, tendrá algunos avances en el 2018”. Insiste en que “en algún momento se tenía que emprender el camino y esto ya es un primer paso”.El presidente de Fedegan, Jósé Félix Lafaurie, focaliza el problema en un sector específico. “Donde hay más inequidad es en el sector rural”, por lo que enfatiza: “Allí se requiere de más presencia del Estado porque hay pobreza, indigencia, ausencia de servicios públicos, pero en esto no hizo referencia el Presidente”.Mientras tanto, el exmagistrado Eduardo Cifuentes recuerda que los temas de inequidad lo tiene que abordar este o cualquier Presidente. Para ello explica que “este es un tema que cuenta con todo el respaldo de la comunidad internacional y es una constante preocupación de América Latina”. Educación, la asignatura pendiente Con la ‘letra escarlata’ de los malos resultados en las pruebas Pisa y el reto de implementar la jornada única escolar, entre otras medidas, el presidente Juan Manuel Santos se la juega toda en una asignatura pendiente que viene desde gobiernos atrás: la educación.Aquí las calificaciones no son de un promedio alto, porque si bien hay avances en esta materia, aún existen falencias que se deben solucionar.La atención, según las cifras del Gobierno, han aumentado. En educación media la cobertura es del orden del 78,4 %, en transición del 93,7 %, pero acá aún hay una tasa del 3,6 % en deserción.En materia de educación superior la cobertura solo llega al 45,5 % que acompaña una tasa de deserción del orden del 3,6 %.Si bien se han creado 428.911 nuevos cupos, los problemas económicos y sociales, entre otros, no permiten que los estudiantes logren obtener un título, ya sea técnico o profesional, incluso, de bachiller.Adicional a lo anterior, y ad portas de la segunda década del Siglo XXI, Colombia tiene un nivel de anafabeltismo de mayores de 15 años del 6,27%, que se muestra como un reto importante para los propósitos de Santos en el cuatrienio que comenzó a recorrer desde la tarde del jueves.Sobre la base de la propuesta presidencial, el expresidente de Fecode y hoy concejal de Bogotá, Celio Nieves califica de positivas las intenciones del Jefe de Estado de tener un país educado.Nieves también destaca que el Primer Mandatario haya anunciado un aumento del presupuesto para este sector, para lo cual dice que “lo que demuestra es que el Gobierno tiene la intención de demostrar que la educación es una prioridad”.De hecho, el aumento en los recursos para la educación, según el proyecto de presupuesto de la Nación para el año entrante, es de un billón de pesos, ya que pasa de $27,3 billones en 2014 a $28,9 en 2015.Nieves llama la atención en temas puntuales. “Lo del presidente Santos no es nuevo, es un mandato legal de hace más de 20 años y por eso no debe olvidar que, además de cobertura, debe haber calidad y mejores condiciones para los maestros”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad