Así es el laberinto de problemas que vive el Partido Conservador

default: Así es el laberinto de problemas que vive el Partido Conservador

A pocas semanas de que ser realice la Asamblea del partido, hay cuatro fuerzas en la pugna por el control de la DNC.

Así es el laberinto de problemas que vive el Partido Conservador

Noviembre 15, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País, Bogotá
Así es el laberinto de problemas que vive el Partido Conservador

En varias reuniones con el presidente Juan Manuel Santos, la bancada conservadora ha reivindicado su respaldo y participación en la Unidad Nacional.

A pocas semanas de que ser realice la Asamblea del partido, hay cuatro fuerzas en la pugna por el control de la DNC.

El clima político que afronta por estos días el Partido Conservador no es el mejor. En el interior de la colectividad ya quedaron en evidencia las diferentes tendencias que buscan el manejo de los azules en la elección del Directorio Nacional, este 29 de noviembre.El problema del partido no es de ahora, tal y como lo recordó el representante Telésforo Pedraza, quien dijo que la colectividad dejó de tener un protagonismo en la vida nacional porque se “convirtió en apéndice de Mr. President”, al referirse al papel del partido durante los ocho años de gobierno de Álvaro Uribe Vélez.Lo dicho por el congresista, quien estuvo con la U en las elecciones del 2007, es sólo el resultado de lo que ha ocurrido con las últimas campañas a la Presidencia de los conservadores.Luego de que Andrés Pastrana terminara su mandato, en 2002, los azules respaldaron a Juan Camilo Restrepo, quien tuvo que retirar su candidatura porque los miembros del conservatismo en el Congreso, encabezados por la senadora Isabel Celis (q.e.p.d.) se ‘deslizaron’ a la campaña de Uribe y dejaron solo al hoy Ministro de Agricultura.En el 2006 el conservatismo no tuvo candidato y le dio la espalda a las aspiraciones de Álvaro Leyva, y en 2010, luego de una consulta interna, Noemí Sanín fue la aspirante, con resultados que no le alcanzaron para llegar a la Casa de Nariño. En la misma campaña de la ex embajadora se acusó que el Partido la dejó sola para irse al lado del hoy presidente Juan Manuel Santos.Esta ausencia de liderazgos ha generado la partición interna del conservatismo entre quienes están al lado del ex presidente Pastrana, los que se consideran uribistas, los nuevos santistas y los del ala radical que encabeza el presidente del Directorio, José Darío Salazar.No en vano ya hay voces que plantean que Pastrana asuma el control del partido, al considerar que la colectividad requiere de un timonel y, entre líneas, Pedraza argumentó que “digo una cosa: el Partido Liberal se salvó porque estuvo César Gaviria, quien no era parte de los congresistas y tuvo la autoridad como ex presidente para salvar ese partido”.No obstante, Pastrana ha dicho que no le interesa la dirección, pero ha mantenido una visión crítica en contra de las directivas, a las que siempre les recuerda los escándalos de Estupefacientes y la entrega de moteles y diversos inmuebles a posibles familiares de quienes tienen las riendas de la colectividad.Pero como lo dijo el ex senador Julio Manzur, “al presidente Pastrana hay que reconocerle su condición de Jefe Natural del partido y debería estar presente en las decisiones importantes que se tomen”.El DNC y el pastranismoDe hecho, el relevo que habrá a final de mes en la presidencia del Directorio Nacional Conservador (DNC) inclina la balanza en favor del ex presidente Pastrana.El País supo que hay un preacuerdo para que el partido quede en manos del senador Efraín Cepeda, pastranista que ya tuvo este mandato hace algunos años.El acuerdo era que Cepeda declinaba a ser presidente del Congreso y le dejaba el campo libre a Juan Manuel Corzo, lo que finalmente ocurrió. Sin embargo, comentó la fuente, hay quienes no quieren abrirle la puerta al pastranismo por las diferencias que se han manifestado y son precisamente fuerzas uribistas y del presidente Salazar las que podrían afectar la llegada de Cepeda a la Presidencia.En la vicepresidencia hay un choque generacional. Por un lado está Ubeimar Delgado, y por el otro Eduardo Enríquez, hijo del senador del mismo nombre. No obstante Alberto Abello, del Centro del Pensamiento conservador, recordó que el partido “está fracturado” y es difícil que una decisión deje contentos a todos.La inconformidad con SantosOtro elemento que se suma a la crisis conservadora fue que miembros de este partido han cuestionado el tratamiento que le ha dado el presidente Juan Manuel Santos a esta colectividad en materia de participación en el Gobierno.El senador Juan Mario Laserna dijo que en muchas ocasiones se evidencia que existen algunos que añoran “el gobierno pasado” y advirtió que las decisiones que toma el Ejecutivo dejan entrever que la Unidad Nacional depende cada día menos del conservatismo.Lázaro Viveros, ex comisionado de Paz de Pastrana, ve evidente que esto ocurre por el nuevo papel que asumió el Partido Liberal que pasó de la oposición a la Unidad, además que en los azules es clara una política de intereses individuales que “son fortines politiqueros, pensando sólo en cargos burocráticos y no en una filosofía que sirva a la sociedad”.Aunque en el Gabinete hay gente de raíz conservadora como Juan Carlos Echeverry, Juan Camilo Restrepo, María Ángela Holguín y Sergio Díaz Granados, hay quienes recuerdan que ellos hicieron parte del gabinete de Pastrana y no precisamente, ‘comulgan’ con el partido.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad