"Arrogancia de las Farc impidió diálogos", responde Uribe ante filtraciones de Wikileaks

"Arrogancia de las Farc impidió diálogos", responde Uribe ante filtraciones de Wikileaks

Diciembre 08, 2010 - 12:00 a.m. Por:

Álvaro Uribe Vélez, ex presidente de Colombia.

El diario El País de España reveló este miércoles los cables de la Embajada de Estados Unidos en Bogotá, filtrados por Wikileaks, más importantes hasta el momento en los que se habla de Colombia.

A través de su cuenta de Twitter, el ex presidente Álvaro Uribe Vélez aseguró el miércoles que en su gobierno nunca se cerraron las puertas del diálogo, con la condición del cese de actividades criminales."Los comisionados Restrepo y Pearl nunca cerraron puertas al diálogo con la condición de cese de actividades criminales", señala Uribe en un primer mensaje."Aceptamos muchas iniciativas internales y locales para liberar secuestrados y abrir diálogo que no se dió por arrogancia terrorista", añade el ex mandatario."Publicaremos en nuestra página resumen de todas las iniciativas y esfuerzos que realizamos por los secuestrados y la paz", dice un tercer mensaje.Wikileaks: Ex presidente Uribe buscó en secreto un diálogo directo con FarcEl diario El País de España reveló este miércoles los cables de la Embajada de Estados Unidos en Bogotá, filtrados por Wikileaks, más importantes hasta el momento en los que se habla de Colombia.Según las filtraciones, el ex presidente Álvaro Uribe Vélez habría intensificado en los últimos meses de su gobierno los acercamientos para lograr un diálogo directo con las Farc. Los cables, además, informan sobre una reunión con el enviado de uno de los máximos comandantes de esta guerrilla, que buscaba establecer "una relación" con los diplomáticos estadounidenses.En la publicación que hace el diario español, se expresa que el entonces comisionado para la Paz de Colombia, Frank Pearl, le informa al embajador de Estados Unidos, William Brownfield, que el gobierno de Uribe había desarrollado "canales de comunicación" con las Farc para "generar un clima de confianza y preparar unas hojas de ruta" que permitan al siguiente gobierno trabajar en la solución del conflicto.Para Pearl, según relata el diario, la desaparición de Manuel Marulanda, alias Tirofijo, y alias Raúl Reyes permitió el nombramiento de un nuevo jefe "más educado, intelectual y al corriente del contexto internacional", como Alfonso Cano, cuya mano derecha es Pablo Catatumbo. Un mes después, el alto comisionado le dice a la Embajada que un grupo intermediarios estaba organizando una reunión en Suecia entre representantes del Gobierno y las Farc.Frente a una negociación con las Farc, según revela El País de España, el ex mandatario de los colombianos se mostró escéptico por el "refugio seguro en Venezuela y de la fuente de riqueza del tráfico de drogas" que tiene esa guerrilla. Además, pidió a James Steinberg, vicesecretario de Estado norteamericano, compartir inteligencia sobre "los grupos terroristas colombianos que se esconden" en el país vecino.El diario español dice que los cables llegan hasta febrero de 2010 y que los hechos posteriores confirmarían el pesimismo de Uribe, cuando en abril, la guerrilla rechazó por medio de un comunicado el encuentro "en el extranjero" a cuatro meses del asunción del nuevo gobierno.Alfonso Cano y las relaciones con VenezuelaLas filtraciones también revelan que el 11 de julio de 2008, días después del rescate de Ingrid Betancourt y otros 14 rehenes, el entonces comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, le cuenta al embajador estadounidense que han contactado al nuevo jefe de las Farc para ofrecerle "una salida digna" mediante la negociación. Sin embargo, Restrepo le explicó al diplomático que la imagen de Alfonso Cano, como alguien más dispuesto al diálogo y enfrentado al sanguinario 'Mono Jojoy', no responde a la realidad. "La política de línea dura de Cano se complementa con la agresividad militar de Jojoy", dice. Los cables publicados por El País de España también dicen que un alto funcionario colombiano le explicó al embajador Brownfield en agosto de 2008 que "en intercepciones de comunicaciones internas de las Farc, unos mandos guerrilleros cuentan que el ministro del Interior (de Venezuela), Ramón Rodríguez Chacín, les dijo que la declaración del presidente Hugo Chávez en la que les pedía que dejaran las armas era táctica, y no significaba un cambio en la política del gobierno de Venezuela". Agrega que la seguridad colombiana verificó que Alfonso Cano "dedica esfuerzos considerables en cultivar los lazos con figuras radicales de Venezuela" (incluido Rodríguez Chacín) y que las Farc entrenan milicias chavistas.Acercamientos de Pablo CatatumboAl mismo tiempo, describe el texto, uno de los miembros del Secretariado y jefe del Bloque Occidental, Pablo Catatumbo, tiene acercamientos con la embajada de Estados Unidos, cuando el 26 de mayo de 2009 y con el Gobierno al tanto de la situación, un enviado del comandante guerrillero se reúne en la sede de la Conferencia Episcopal, en Bogotá, con el consejero político estadounidense. Según la publicación, el representante de Catatumbo explicó en el encuentro que su jefe quería "establecer una relación" con la Embajada que "podría resultar útil en el futuro", pues estaba convencido de que "la participación del Gobierno de Estados Unidos en un eventual proceso de paz sería clave para el éxito".En los cables igualmente se menciona que un asesor de Uribe dice que Catatumbo es el más pragmático de los jefes de las Farc, pero una negociación con él solo sería posible tras la muerte o captura del 'Mono Jojoy' y 'Alfonso Cano'. El primero fue abatido el pasado 22 de septiembre en La Macarena, mientras que el segundo permanece aislado en el Cañón de las Hermosas, al resistir "un asedio militar sin tregua".La mediación de SarkozyDe acuerdo con los cables enviados por diplomáticos norteamericanos desde París, el presidente francés, Nicolás Sarkozy, hizo todo lo posible por llevarse la gloria de haber logrado la liberación de Íngrid Betancourt. Sarkozy pidió la intermediación del entonces presidente norteamericano, George Bush, ante el Gobierno colombiano y hasta propuso un intercambio con el guerrillero ‘Simón Trinidad’. También contempló el Mandatario francés la posibilidad de reunirse personalmente con ‘Manuel Marulanda’. La obsesión de Sarkozy, que promovió la mediación de Hugo Chávez, llegó a tal extremo que de acuerdo con un despacho que cita como fuente al entonces encargado de negocios español, Pablo Gómez de Olea, los franceses “están preparados para actuar sin la autorización o conocimiento del Gobierno de Colombia” y a pagar por la liberación de Íngrid.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad