Aquí no va a haber Fiscal de bolsillo: Baltasar Garzón

Aquí no va a haber Fiscal de bolsillo: Baltasar Garzón

Agosto 17, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Jairo Aristizábal Ossa, especial para El País.

El juez Baltasar Garzón dice que es normal la fricción entre poderes. “Ley de Justicia y Paz no puede ser flexible”.

Los menos favorecidos tienen una desconfianza grande con la justicia colombiana. ¿Cómo se hace para recuperar esa confianza?Desgraciadamente no estamos para lanzar fuegos artificiales en la justicia en ninguna parte del mundo. Usted toma una estadística y la valoración pública de las instituciones del 1 al 10 verá como la justicia está en la última y la penúltima, por delante o por detrás de los políticos. Lo que tiene que hacer la justicia para ganarse la confianza del ciudadano es estar representada por personas que con la dignidad y la preparación científica necesaria y, sobre todo, con la independencia de cualquier otra influencia de poder para que hagan lo que deben hacer y lo hagan rápida y eficazmente.Pero en Colombia a eso no le estamos apostando. Desde hace un año la Corte Suprema de Justicia se ha reunido varias veces y no hay Fiscal... Yo creo que lo va a haber muy pronto porque hay una nueva presidencia. Parece que hay una relación institucional renovada y por lo que he escuchado el nombramiento iría por buen camino.¿Qué tanto afecta a la justicia de un país como Colombia estar sin Fiscal?Pero ha habido un Fiscal, Guillermo Mendoza, ha estado a la altura de las circunstancias y ha ejercido la profesión de Fiscal después de que el anterior concluyera su mandato. Ahora, es verdad que el mecanismo de designación no ha funcionado y eso no está bien nunca, pero fíjese que en España estamos para renovar el Tribunal Constitucional desde hace dos o tres años y no hay acuerdo, siguen los mismos, pero no hay acuerdos entre los grupos políticos. Hay un proyecto del anterior Gobierno para que el Fiscal sea nombrado por el Ejecutivo, ¿se pretende buscar un Fiscal de bolsillo?No, nunca va a ser un fiscal de bolsillo, porque si así fuera tiene que haber unos mecanismos de independencia y autonomía claramente establecidos y definidos. No es tampoco una novedad -aunque pudiera serlo para Colombia- que el fiscal general del Estado sea designado por el Ejecutivo. Así ocurre en España, pero hay un estatuto de autonomía y sólo por algunas causas puede ser removido de su cargo, por lo cual se garantiza su independencia. Álvaro Uribe señaló a Yesid Ramírez, magistrado de la Corte Superema, de prevaricador. ¿Cómo se hace para manejar este tipo de situaciones?Definitivamente hubo una confrontación entre poderes y no es que sea mala, incluso es positiva. Las fricciones entre una democracia, entre distintas esferas del poder son normales. Ahora, nunca puede haber una descalificación entre un poder hacia otro. El poder judicial es el garante, el equilibrio de los demás poderes, es un poder independiente y no es correcto que desde la más alta instancia del país se descalifique el trabajo de unos magistrados. En cuanto al magistrado Yesid Ramírez lo conozco y no me merece desde luego para nada el calificativo que se le hizo. Creo que el sistema de confrontación descalificatoria no es buen sistema.¿Cree que la Ley de Justicia y Paz ha sido el instrumento que necesitábamos en Colombia?La Ley de Justicia y Paz fue en su momento muy criticada, incluso yo mismo lo hice, pero es verdad que también en la medida de mis posibilidades he contribuido a desarrollar la aplicación de esa Ley a través del Centro Internacional de Toledo para la Paz. Es una norma que está en límite de lo que podemos aceptar como proporcional entre la conducta y la gravedad de los crímenes y la sanción que se impone. En todo caso lo he dicho más de una vez que para que haya una credibilidad de esta Ley se debe aplicar en toda su integridad y debe transmitirse al ciudadano que la acción de la justicia es íntegra y se produce.En ese marco fueron extraditados catorce paramilitares a Estados Unidos, ¿eso estuvo bien?Creo que primero esos responsables deben pagar y responder de los crímenes por los cuales fueron detenidos. Por tanto, creo que no debería haberse producido esa situación y en todo caso, luego de haberse producido habría que exigir que la cooperación internacional se desarrolle ciento por ciento, incluso con entregas temporales para que pudieran ser juzgados y que el ciudadano perciba la significación de la justicia en el ámbito de crímenes graves como los que se imputan.¿Está bien hacer esta Ley de Justicia y Paz con cierta o mucha flexibilidad?No, la Ley de Justicia y Paz no puede aplicarse con flexibilidad en el sentido de rebajar los postulados . La Ley debe cumplirse al máximo.Con todos los problemas que atraviesa la justicia colombiana, ¿si hay la fortaleza para aplicar pronta justicia?La justicia colombiana está produciendo importantes avances en la Corte Suprema, sala penal, con una consistencia científica y una fortaleza muy importante a la hora de dictar resoluciones en situaciones difíciles y complicadas que se han producido. Aunque hacen falta muchas cosas para generar la confianza de los ciudadanos. Pero creo que la línea de la justicia colombiana va en el sentido adecuado. El presidente Santos tiene una orden de captura en Ecuador. ¿Qué pasa si Santos va a territorio ecuatoriano?Santos es el presidente de la República de Colombia, por tanto esa situación yo creo que tiene que corregirse en el ámbito que corresponda. De todas formas la inmunidad presidencial rige en cualquier parte del mundo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad