Apuesta final por la paz, una jugada de doble filo para el presidente Santos

Mayo 18, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País, Bogotá
Apuesta final por la paz, una jugada de doble filo para el presidente Santos

El viernes, en La Habana, los negociadores de paz del Gobierno y de las Farc, divulgaron el nuevo acuerdo logrado y que tiene que ver con el tema de las drogas y los cultivos ilícitos, que es el cuarto punto de la agenda.

Unos analistas consideran que anuncios del viernes en el proceso de paz empujarán a Santos en la reelección, pero otros los creen “tardíos”.

Al juego electoral se le acaban las cartas. La partida está jugada y las apuestas están hechas. De hecho, en los últimos días el presidente candidato, Juan Manuel Santos, lanzó sus comodines: las negociaciones con las Farc y el expresidente César Gaviria.No en vano, el remate de la semana de la campaña reeleccionista fue de movidas, esas que buscan romper las tendencias de las encuestas. Tres movimientos quedaron en la mesa: el acuerdo del punto cuatro del narcotráfico con las Farc, el anuncio de un cese el fuego de las guerrillas y la jefatura de debate del expresidente César Gaviria. Las cartas están expuestas.Para algunos analistas, las movidas podrían dar fruto en las urnas el próximo 25 de mayo e inclinar la balanza a favor de las intenciones reeleccionistas, pero otros, observan que fueron tardías y que el impacto no será el esperado.Hay quienes ven en el fragor de la competencia un elemento que ha sido vital de esta campaña: la paz. Jaime Bernal Cuéllar, exprocurador general, observa en las decisiones de La Habana un desafío que determina “la forma de construir campaña”.En su experiencia, Bernal Cuéllar dice que no le extrañan las decisiones adoptadas desde la isla de Cuba. “Este manejo de la paz lleva dos años, es el cúmulo de los trabajos en pro de la paz”, por lo que cree que “sin duda va a tener un importante impacto en la campaña” reeleccionista.Camilo González Posso encuentra que el tema de la paz “tiene credibilidad” en los actuales momentos y pone en una posición difícil a quienes no acompañan el proceso de La Habana. Visión de la cual no dista el politólogo Ancízar Marroquín, quien encuentra en las dos decisiones de las Farc, la firma del tercer acuerdo y el cese el fuego, dos elementos clave para el proceso y para la campaña misma.“El cese el fuego era un tema que esperaban los colombianos hace rato y que surge en momentos estratégico para las aspiraciones reeleccionistas del Gobierno”, dice. Marroquín cree que la decisión de la tregua unilateral “es un buen mensaje” y esto determinará, según dice, que las mismas Farc “avalen a Santos como el candidato de la paz y que ellos buscan acuerdos con él”.Adicionalmente, dice que todo eso “inclina la balanza, un poco hacia el presidente Santos en su carrera electoral” y reconoce que, si bien no es claro que se trate de una estrategia para captar votos, el resultado es que “el Jefe de Estado está logrando su cometido en la búsqueda de la paz”.No obstante, hay quienes piensan que lo ocurrido en la agonía de esta semana es una consecuencia lógica de un proceso de paz.Por lo menos esa es la visión que esgrime el analista John Mario González, quien cree que en un proceso de este calado lo mínimo que debe haber son puntos de entendimiento.“Esto, por obvias razones, va a tener una consecuencia, aunque sea mínima, en el actual proceso electoral”, argumenta González, quien además agrega: “El cese al fuego debería ser indefinido, eso sí tendría consecuencias electorales profundas”.El profesor de la Universidad del Rosario, Enrique Serrano, tiene una mirada diferente de la situación, incluso, ve en las decisiones de la semana que terminó, elementos que podrían jugar en contra del Presidente candidato.Para Serrano las decisiones de la mesa de La Habana y la sumatoria del ELN a un cese el fuego podrían dejar en la opinión la idea que “la guerrilla quiere ayudarle a Santos en su intención de mantenerse en la Casa de Nariño”.Insiste en que uno de los mayores errores es identificar la lectura que le dé la opinión pública a estas decisiones. “Se puede ver tras este fenómeno como si la guerrilla estuviera respaldando de tiempo atrás a Santos”.Por estas razones, cree que las encuestas no reflejan la posibilidad del Presidente candidato, incluso, dice que “no creo que vaya a haber un real reconocimiento en las urnas a estas movidas de la paz, porque existe un creciente deterioro en la imagen del Presidente”. Estas aseveraciones coinciden con lo manifestado hace algunos días por el expresidente Andrés Pastrana, quien predijo que “se habla de que este proceso (de paz) puede ser utilizado electoralmente y llegar a un acuerdo con el narcotráfico antes de las elecciones para dar un respiro al Presidente”.Es por esto que Serrano ratifica que “en el ambiente puede quedar la idea que todo lo acordado el viernes estaba arreglado con antelación”.No en vano, el candidato del Centro Democrático, Óscar Ivan Zuluaga denunció el viernes que “lo que necesita el país son hechos reales para avanzar en una paz negociada, no algo por estrategia política”.Gaviria, el escuderoOtro elemento que se suma a la apuesta reeleccionista es el arribo del expresidente César Gaviria a la campaña del jefe de Estado, Juan Manuel Santos.Para los observadores, esta llegada de Gaviria representa un punto de apoyo político del cual carecía el Presidente.Para Jaime Bernal Cuéllar, Gaviria se muestra como “un respaldo que termina por fortalecer la campaña reeleccionista” del actual Jefe de Estado. Mientras tanto, Camilo González cree que el arribo de Gaviria “se da más por los riesgos de la campaña” además que “tenían la necesidad de poner un contradictor de peso a los mayores críticos de Santos, sobre todo al expresidente Álvaro Uribe”.Entre tanto, Ancízar Marroquín aseguró que “Gaviria se constituye en el mayor escudero de Santos” que le evitará al candidato a la reelección “estar asumiendo todo el tiempo su propia defensa, rol que no debe asumir un Presidente”.John Mario González, por su parte, dice que “sin duda alguna, Gaviria es el único, en estos momentos, que tiene la estatura para enfrentar a Uribe”. Y asegura que la llegada de Gaviria “pretende demostrar que la Unidad Nacional está fuerte y sólida”.Dice además que quedó en evidencia que hay falencias desde hace mucho y que la figura de un expresidente, sin duda, va a generar un efecto de confianza y solidez en las huestes santistas.En paralelo, Camilo González cree que en estos momentos se puede ver la crisis por la que atraviesan los partidos y la carencia de líderes en Colombia por lo que tienen que llamar a sus jefes naturales “para que intervengan y eviten que pueda haber un fracaso en las urnas”, razón por la cual “se podría calificar como una medida de emergencia”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad