Apple pisa fuerte en el mercado de mapas móviles

Apple pisa fuerte en el mercado de mapas móviles

Julio 03, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Quentin Hardy

La compañía tecnológica entró a competir con Google, el, hasta ahora, líder de ese mercado.

Prepárense para la guerra de los mapas móviles. Para muchas personas, los teléfonos se han convertido en una forma importante de navegar por el mundo, y los mapas móviles están en el centro del viaje. Son a menudo el elemento crítico en el comercio, la socialización y la búsqueda. Hasta ahora, Google ha tenido el sumo reinado en el mundo de los mapas móviles, los mismos que están en cada iPhone que se vende hasta ahora, y, claro, en cada teléfono basado en su propio sistema operativo Android. No obstante, en junio Apple notificó que entraría en la batalla, y anunció que este otoño sus teléfonos ya no tendrían los mapas de Google, y que en cambio tendrían su propio servicio de mapas integrado, que es parte de su nuevo sistema operativo móvil. Los mapas son sencillamente demasiado importantes para dejárseles a un rival. La pregunta es: ¿puede Apple contar con un servicio de mapas que cumpla tan bien, o mejor, con la función que ha tenido Google? Si Apple comete algún desliz, los consumidores del mercado altamente competitivo de los teléfonos inteligentes podrían tener una buena razón para cambiar a los Android. Si Apple tiene éxito, Google estará bajo presión en un momento en el que ya tiene que lidiar con otros competidores de servicios de mapas. “Hace que Apple sea más valiosa y niega a Google mucha información de los usuarios, y una presencia de marca en el iPhone”, anotó Ben Bajarin, analista de Creative Strategies, una firma de investigación tecnológica. Si Apple no puede igualar o mejorar los mapas de Google, agregó, “irritará a sus potenciales usuarios”, que son los clientes más valiosos. Que Apple se movilizara hacia los mapas no fue exactamente una sorpresa. Adquirió unas cuantas empresas que hacen características de mapeo, como visualizaciones en tercera dimensión, y ha asegurado los derechos para datos como nombres y trazado de calles en más de 100 países con TomTom, una enorme compañía de mapas digitales basada en los Países Bajos. Sin embargo, hacer mapas digitales no es fácil. Google pasó años trabajando en sus servicios, metiendo todo tipo de recursos en el esfuerzo, incluido su proyecto Street View para fotografiar y mapear al mundo. Será difícil duplicar esa profundidad y amplitud. “Apple ha llegado a un lugar muy técnico, todo un reto, y no es como nada que hayan hecho hasta ahora”, dijo Noam Bardin, director ejecutivo de Waze, un servicio de mapeo que proporciona información sobre el tránsito en tiempo real al rastrear el movimiento de los teléfonos. No obstante, sería tonto subestimar a Apple, dijo John Musser, editor de ProgrammableWeb, un servicio en Internet que sigue el desarrollo de las aplicaciones móviles. La tecnología del mapeo es un campo en crecimiento que aprovecha todo: desde la fotogrametría hasta el movimiento de los continentes, a los comentarios particulares en sitios web sobre un sendero preferido para excursionismo o una mala experiencia en un restaurante. ProgrammableWeb cuenta con 240 servicios relacionados con el mapeo que pueden aprovechar las personas que desarrollan aplicaciones móviles de mapas. Lo cual es 73% más que hace un año y 243% más respecto de 2009. Apple ha proporcionado pocos detalles sobre sus planes para el servicio de mapas, que es parte de un nuevo sistema operativo: el iOS 6, que se reveló en la conferencia anual de desarrolladores de la compañía, en San Francisco. Algunas de las características pueden provenir de empresas que hoy son suyas. Apple puede comprar otras características -como la ubicación de tiendas y los horarios, e información sobre senderos para caminar, puntos de referencia y transporte público- a compañías de datos, desarrolladores independientes y servicios de información al consumidor, como Yelp. Apple puede esperar pagar mucho dinero por esta información. Google declinó comentar sobre lo que gasta en su negocio de mapas, pero otros en el sector estiman que la cifra es de US$500 millones a US$1.000 millones anuales, equiparables a un quinto de su presupuesto para investigación y desarrollo. Para los consumidores, es probable que una parte importante del servicio de Apple sea las aplicaciones que la sustentan y mejoran. Apple daría a conocer ampliamente sus instrucciones, conocidas como kit para el desarrollo de programas informáticos, para guiar a los programadores en el diseño de estas aplicaciones.Dichas instrucciones son importantes para cientos de programadores independientes, como Scott Rafer, cuya empresa emergente elabora direcciones para mapas amigables con el usuario que va a pie, basadas en puntos de referencia y vistas de calles. Espera producir una aplicación que sea un éxito o que, incluso, consiga la atención de Apple cuando busque más socios. “Todos tratamos de explicarnos los próximos cien días” antes de que Apple dé a conocer el sistema operativo a los consumidores, dijo Rafer. Una vez que Apple dé a conocer su nuevo servicio, los usuarios de iPhone podrían consultar todavía los mapas de Google mediante el buscador en su aparato. Sin embargo, en la práctica, la mayoría de las personas consultan el mapa por omisión. Aún si se recurre al buscador para ir a un mapa de Google, no se tendría ninguno de los servicios asociados, como conexión directa a la ubicación en el mapa desde una dirección escrita en un correo electrónico.Para Google, perder el lugar del mapa en el iPhone no es poca cosa. Según la firma de investigación comScore, en marzo gente con iPhones pasó, en promedio, 35% más tiempo usando mapas en sus aparatos que los usuarios de Android, aunque, en conjunto, son muchísimos más los dueños de Android que usan mapas. La característica de mapas es la segunda más popular en el iPhone, después de iTunes, dice comScore. Al perder el lugar de mapas, Google perderá datos sobre la ubicación, el destino y los hábitos automovilísticos y de compras de los usuarios de iPhones - información que es útil para una compañía que vende anuncios-. También ayuda a Google a proporcionar información local de búsquedas, un área a la que Apple ya se movió con Siri, su herramienta de búsqueda activada con la voz.“Estar en los mapas y obtener esos datos afecta los ingresos de Google por cosas como vínculos patrocinados y afecta su calidad de búsqueda”, dijo Bajarin. “La gente podría cambiar de decir ‘búscalo en Google’ a ‘pregúntale a Siri’”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad