Antonio Sanint revela los secretos de la sexualidad masculina

Diciembre 01, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo | Editora Equipo de Domingo

En nuevo libro, el comediante Antonio Sanint reflexiona sin “morronguería” sobre la sexualidad del hombre. Una obra que les ayudará también a ellas para entenderlos mejor.

De forma divertida, básica, sin complicaciones científicas y “sin morronguería”, como él mismo dice, el comediante y actor Antonio Sanint se dio a la tarea por año y medio de investigar y asesorarse con médicos, mujeres y sus congéneres, para escribir un libro en el que da respuestas a preguntas, dudas, e incluso, devela esos ‘secretos’ que tienen los hombres sobre su propio ser y sexualidad. Con ‘Todo lo que siempre quiso saber y su papá nunca le explicó’, de Editorial Planeta, el bogotano ayuda a despejar inquietudes como ¿por qué en la adolescencia nos duelen tanto las tetillas? ¿Por qué nos quedamos dormidos después de hacer el amor? ¿Por qué nos interesa tanto tener un pene grande y qué técnicas hay para agrandarlo?Mientras las mujeres para ilustrarse sobre su sexualidad tienen a la mano muchísimas revistas, como Cosmopolitan, o cuentan con las tías y las amigas, asegura Sanint, “los hombres no, estamos abandonados, tenemos ese temor de contar lo que nos está pasando, entonces, sentí, que era el momento de sacar un poco de verdades y de decir un poco de cosas para, por lo menos, sentirnos tranquilos”. Aquí, sus comentarios sobre llamativas frases que se encuentran en su libro:Cuando uno tiene el primer sueño húmedo lo miran como a un monstruo pervertido... Es una época bien complicada, las glándulas están segregando un montón de testosterona y eso nos hace por un lado, unos monstruos ávidos de sexo, pero por otro, unos seres horribles, incapaces de generar atracción para tener sexo. Es esa maldición de la adolescencia: quiero tener sexo, pero con la cara como la tengo (con acné), los pies gigantescos, los olores horribles que segrego soy incapaz de atraer al otro género.Las tetillas, qué cosas tan dolorosas...Lo peor es que la mayoría de los hombres sufrimos ese dolor en silencio porque no sabemos lo que está pasando y nos da vergüenza comunicárselo a la mamá, al papá o a los amigos. En el fondo somos un montón de adolescentes evitando que la camisa nos toque las tetillas durante unas semanas porque nos duelen un montón y lo que está pasando es que las tetillas, literalmente se están muriendo, las glándulas están segregando unas hormonas que envían un mensaje que dice, esto ya no tiene uso para ustedes, entonces se mueren. En la adolescencia descubrimos el placer del orgasmo autoproducido... La masturbación es normal. Según lo que investigué todo lo que hacemos los seres humanos es normal, siempre y cuando no nos hagamos daño físico ni se lo hagamos a alguien y sea con el consentimiento de nosotros y de ese alguien. Todo lo que hace uno a nivel sexual, en la privacidad o en pareja, es válido.Todos queremos un pene más grande...El falo es un símbolo de poder que en todas las culturas del mundo, desde las antiguas, es una obsesión del hombre, tanto, que lo vemos en todos los baños pintado. Y el hombre que tenga un pene grande se sentirá más fuerte y más dominante. Por eso es que hay empresas que prometen satisfacer esa necesidad de agrandar el pene, nada funciona: ni una bomba ni unas pastillas; funcionan en el caso extremo de un pene muy pequeño, una elongación por medio de una cirugía, pero es complicado y no es recomendable.Julio Verne se revolcaría en su tumba si oyera las historias fantasiosas de los hombres cuando hablan de sexo...El hombre en el sexo, como en todas las cosas es chicanero, le gusta tratar de dominar su grupo, su clan, entonces va a tratar siempre de chicanear con la cantidad. Me acuerdo que yo tenía un amigo que me decía que se había acostado con más de cien mujeres, para él decir eso era muy importante. La exageración está en nuestra mentalidad latina, creemos que así ganamos.Una persona que tiene sexo dos veces a la semana produce la inmunoglobulina suficiente para evitar enfermedades pulmonares y gripas comunes.Sí, es increíble lo que puede hacer el sexo dos o tres veces por semana. Aparte de un montón de cosas positivas sociales, por ejemplo, es una persona más abierta y segrega muchas hormonas que en general son muy positivas. ¿Entonces a quien uno ve constantemente agripado es porque le hace falta más sexo?O lo estaba haciendo a la intemperie (risas). Un buen amante no es el que se acueste con una mujer sino el que se sepa levantar con ella. Los hombres pensamos que llevar a la cama a una mujer nos hace buenos amantes, pero consentirla, saber levantarse con ella, hacerle desayuno, estar presente es lo que nos vuelve en la mente de la mujer un buen amante. Si nos queremos volver buenos amantes para ellas tengamos en cuenta esas cosas, sino, simplemente seremos un polvo pasajero.Hay que conocer el cuerpo de la mujer como el sembrador conoce su terreno. Hay tácticas muy buenas como esta: ella se tapa los ojos y el hombre le va besando diferentes zonas y ella va calificando cómo se siente al ser tocada en cada zona: de 1 a 10. Ella va diciendo 10, 8, 4, ¿no? Y uno debe ir mezclando, porque a veces el hombre es tan bruto que si le dicen 10, en esa zona se queda y no, empieza a taladrar ahí, ahí, ahí.Hacer de taladro eléctrico desde el comienzo puede ser contraproducente.Claaaaro, los hombres a veces creemos que estamos buscando petróleo (risas) y eso es de taladrar media hora o 40 minutos, dele y dele y dele, y a veces eso no es. Es suave, con ritmo y con goce. Si la mujer observa a su hombre pasándola rico y disfrutando cada momento eso es un aliciente para ella. Hay que hablarles a ellas sobre cómo nos gusta que nos besen, nos hagan sexo oral o que se coloquen en la cama...La comunicación es fundamental y nos cuesta años a los hombres ser comunicativos, desafortunadamente. Si uno desde la adolescencia tiene la habilidad de decirle a la pareja lo que le gusta tiene un camino ganado. Por que cuántas veces uno ha estado con alguien y se le ha dañado la relación porque a uno no le gusta como le hace, porque le duele, usa los dientes y ella no sabe. Uno les dice: ‘no me gusta que me hagas así porque me duele o me raspa, es más fácil que uses los labios así, o me gusta así’, y eso que uno piensa que va a ser motivo de rechazo termina siendo algo bueno.Hay métodos efectivos para durar más en el acto sexual...Yo inicié una técnica: no podía durar menos de cinco canciones, si duraba menos era un mal amante, porque cada canción dura 5 o 6 minutos, entonces, mínimo usted debe estar 20 minutos por ahí. Y recordar la alineación de Argentina en el 78 también ayuda. Nos gusta quedarnos dormidos después de una faena.Es importante saber que esto se da por un cambio químico, es algo que nos pasa a los hombres y desafortunadamente la naturaleza a veces nos juega cosas divertidas y extrañas, y una de ellas es que cuando el hombre termina la mujer está empezando, ¿no? La mujer es como un carro con carburador...

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad