Analistas dicen que no es viable aún el voto militar

Enero 02, 2014 - 12:00 a.m. Por:
ElPaís.com.co | Colprensa.

La propuesta que busca ampliar la participación en las elecciones no fue bien recibida por algunos sectores.

Durante el pasado 2013 tanto senadores como candidatos a la presidencia de la República propusieron reactivar en Colombia el voto militar. La propuesta que busca ampliar la participación en las elecciones no fue bien recibida por algunos sectores. El senador del movimiento Opción Ciudadana, Edgar Espíndola, había hecho la propuesta radicando un proyecto de reforma a la constitución, que no fue aprobado, asegurando que los militares son ciudadanos como cualquier otro y que merecen el derecho al voto. “Queremos que se dé la discusión para que sigan tengan la oportunidad de ejercer el sagrado derecho al voto sin convertirse en una fuerza deliberante. Ellos también son ciudadanos colombianos y el hecho que estén sirviendo a la patria no debería ser un impedimento para que ejerzan sus derechos constitucionales. La única condición es que no participen en actividades partidistas", dijo en su momento el legislador. Quien reactivó la polémica fue el candidato por el Centro Democrático Oscar Iván Zuluaga quien dijo que de llegar al poder adelantaría una reforma constitucional para sacar adelante la misma propuesta. “Proponemos que los miembros activos de las Fuerzas Militares y de Policía puedan ejercer el derecho al voto como cualquier colombiano, que puedan acceder al derecho al sufragio, y acabar así con la prohibición que hoy establece la Constitución”, declaró Zuluaga. Según defendió, Colombia es uno de los pocos países que aún conserva esta prohibición. Para él, la Fuerza Pública “ha demostrado ser civilista y respetuosa de las instituciones”, razón por la cual considera que ha llegado el momento para que los uniformados puedan participar de las decisiones democráticos. “Serían cerca de 500 mil colombianos que podrían elegir, que podrían decidir como parte de una democracia”, insistió. Sin embargo, el voto militar fue vedado en Colombia luego de que las Fuerzas Militares se politizaran interviniendo de mala manera en las elecciones. Según el constitucionalista Alfredo Beltrán Sierra el voto de los militares fue suprimido por conveniencia política, “en el siglo XIX y XX los hombres con las armas definían las elecciones, por esa razón se excluyó su voto. El expresidente Lleras hace un discurso en el teatro Patria para los militares donde les recuerda que si la sociedad les confía las armas pero hay que quitarles la tentación de que con esas armas inclinen la balanza electoral”. El experto agrega que aplicar esa propuesta sería funesto para el país, “en los cuarteles, en el sistema militar, rige la obediencia al superior, por lo que cualquier alto mando puede tener una tendencia a unificar los votos por un candidato lo que es peligroso para la democracia”. Beltrán asegura que si bien hay casos internacionales en los que se ha permitido el voto a los uniformados, no todo lo que sirve en un país puede servir en otro, “la historia colombiana está plagada de ejemplos en los que los militares se abrogan el derecho de definir las elecciones”. Para Juan Manuel Charry, abogado constitucionalista, la politización de la fuerza pública es inconveniente, pero aun así “es un debate que despierta el interés de las personas, lo que en esta campaña política puede dar protagonismo y figuración”. El experto sostiene que solo en el momento en que se supere el conflicto armado en Colombia se va a poder aplicar el voto militar, “de lo contrario es muy difícil y no sería para nada conveniente”. El exmagistrado de la Corte Constitucional, Carlos Gaviria, dijo que esta es una propuesta aparentemente democrática que incuba bastantes riesgos, “porque en Colombia hay una tradición perversa de policías y ejército politizados que auparon la violencia y que fueron protagonistas de la época de la violencia partidista a mitad del siglo pasado. No sé si hemos madurado lo suficiente políticamente para concederles el voto”. El académico agrega que la propuesta puede ser hecha de buena fe pero “puede ser una acción demagógica para seducir el apoyo de los miembros de las fuerzas armadas en la próxima campaña electoral”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad