Amparo Grisales, la mujer que detuvo el tiempo

Amparo Grisales, la mujer que detuvo el tiempo

Marzo 27, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Por meryt Montiel y Luiyith Melo García
Amparo Grisales, la mujer que detuvo el tiempo

"No es justo que con tanta disciplina y tiempo invertido la gente especule que todo lo mío es Photoshop y cirugías plásticas” dijo Amparo Grisales.

A Amparo Grisales no le importa que la gente le ponga más de los años que tiene. “Que se envejezcan pensando en mi edad. Yo me veo regia”, dice.

Parece tener el secreto de la eterna juventud porque a sus cincuenta y tantos años de edad, Amparo Grisales tiene la apariencia de una menor de 30. Ella misma se siente más fuerte y elástica que una niña de 20. Claro, con dos o tres veces más experiencia. Sorprendentemente en su piel de finos rasgos parece que se hubiera detenido el tiempo.Lo de su edad es algo mítico. Un misterio que algunos procuran descifrar haciendo cálculos desde su primera aparición como Manuela, película de 1976 -cuando se decía que tenía 14, 15, 16 años o acaso 20-, hasta hoy, 35 años después.Ese es casi el mismo tiempo que ha durado su mito como diva del cine y la televisión. Una suma de momentos estruendosos en la pantalla y el teatro: sus besos de escándalo, sus desnudos, sus espasmos de erotismo. Después de brillar en catorce novelas, diez películas y otras tantas obras de teatro, reality shows y campañas publicitarias, y hasta de grabar un disco Amparo no deja de reinventarse. Ahora promociona un elíxir de vida (Revertrex), para decirle a la gente que la belleza no es sólo algo cosmético y exterior, sino que “la juventud se construye desde adentro y que no sólo es algo físico”.Según la diva, ahora tiene en sus manos “un descubrimiento que activa el gen de la longevidad”, proveniente de la uva. Pero la verdad es que el secreto de juventud de Amparo Grisales va más allá de un complemento alimenticio y es un secreto a voces: una sana alimentación (no consume carnes rojas, ni leche hace años); una hora y media de ejercicios diariamente y un buen sueño. Ella misma confesó a El País que su eterna juventud “se construye desde adentro, porque como te ves por fuera es como eres por dentro. Si tus células están en armonía, tus hormonas también; si tienes tus órganos sanos, saludables, eso es lo que vas a transmitir”...Por eso dice que envejecer no le preocupa, “aunque a todos nos gusta tener un buen aspecto físico, más en esta carrera”. “A mí me gusta, dice, es cumplir años y que pueda brincar, tener la flexibilidad que hoy no tienen muchas de 20”.Luis Miguel Parra, director médico de la clínica Rada Cassab que dice haber asesorado a Amparo en temas de belleza y nutrición, sostiene que “el secreto más grande que ella puede tener para su vida es la parte alimentaria y el ejercicio. “Uno puede hacer mil cosas, mil cirugías, pero si no hay disciplina en la alimentación, el ejercicio y el sueño, no hace nada. Y para Amparo su cuerpo es como su oficina, parte de su trabajo”, expresa el médico.La ‘diva’Lo de Amparo-diva es otro mito para ella. “Eso es sólo una etiqueta”, afirma con cierta modestia. “Por lo que uno va aprendiendo, la vida se va volviendo más simple, más bonita, más graciosa. El otro día me preguntaban si era diosa o diva y yo dije que ninguna de las dos cosas, soy una mujer y soy humana. Esas son etiquetas, cosas que dejan de ser importantes”, dice.Pero ella sabe lo que es y lo que tiene. Juan Carlos Giraldo, subdirector de la Revista Fucsia, quien le ha hecho varias portadas para revistas, dice que lo que más admira de la diva es que “ella se conoce, sabe cuáles son sus potencialidades, sus debilidades y fortalezas, se conoce como producto y como tal se trata”.Eso es parte de su éxito “ella sabe cómo iluminarse, cómo maquillarse, se conoce centímetro a centímetro y no se equivoca”, agrega Giraldo.Siempre frentera¿Qué le produce la actitud de muchos colombianos de discutir sobre su edad?Que la gente especule, que se envejezca pensando en mi edad (risas). Yo no tengo ningún problema: me veo regia, me siento regia, y creo que la edad no cuenta. No tengo tanto como ellos creen y los que dicen que me veían desde chiquita pues es que yo también fui chiquita. Lo más sorprendente es que ahora que acabo de pasar los 50 -porque tampoco voy mucho más allá como me inventan -todos son menores que yo, aún los que ya eran viejos cuando yo era chiquita. Eso se ha vuelto ridículo. Me tildan de juvenil y de bonita porque me lo he ganado, porque me lo trabajo, porque me cuido y no sólo en lo físico, también le pongo la parte mental, espiritual e intelectual, eso es una evolución bien trabajada. Resulta curioso oír a Hugo Chávez diciendo que había estado enamorado de usted desde que estaba chiquito...Seguramente que desde chiquito no, no sé qué edad tendrá él, pero si desde chiquito me veía era porque yo también estaba chiquita. Es que yo entré a la Tv. a los 13, 14 años. Dirá que me veía desde adolescente o a los veintitantos cuando empezó a verme ya en las novelas de adolescente, él ya tendría, no sé, no sé cuántos años tendrá él. Pero no creo que llegue a los 60. Pero es mucha gente la que dice, ‘es que yo la veía desde chiquita’, pues sí, porque yo empecé chiquita. No sé por qué se fijan tanto en mi edad y no en la de las demás. Cuando yo tenía 24, 25 años, que hice ‘Tuyo es mi corazón’ con Carlitos Vives, que es menor dos años que yo, decían que yo era mayor para el personaje. Hoy veo mujeres de 30 años o más haciendo personajes de 16 años y los personajes de 50 se los están dando a mujeres más jóvenes, es absurdo. Yo me gané el foco de atención sobre cuántos años tengo. No sé por qué no se concentran en las que se rellenan, se meten cosas dentro de la piel. Lo mío es natural. La cirugía se nota.¿Acostumbra a ver lo que sale suyo en Internet? ¿O prefiere ignorar?Prefiero ignorar, por supuesto yo tengo personas de mi compañía y de mis socios que filtran, porque como escribí en uno de mis ‘twitters’: las mujeres amargadas y las locas resentidas son más peligrosas que Gadafi de mal genio, la gente se murió de la risa (risas). Un video donde soy la imagen de un gimnasio también ha gustado mucho. El eslogan dice: ‘Es mejor adentro que afuera’, tienen que verlo, es muy chévere. Se ha especulado que fue amante de Ernesto Samper, que tiene mil cirugías. ¿Cómo hace para sortear todo esto?Pregúntale a Ernesto Samper, porque él dice que el día que me lo pida y yo le diga que sí no va a saber qué hacer. Somos muy amigos, soy amiga de su esposa, de toda la vida, la gente es morbosa y mal intencionada. Él dice que soy su amiga porque soy muy inteligente. Le aprecio porque yo también lo considero a él muy inteligente.Además, no necesito justificar ante nadie qué soy, qué no soy, qué he hecho, qué no, qué edad tengo. Uno es uno y a uno nadie le da nada, uno se gana todo con disciplina, con pasión, con amor, con verraquera, a mí nadie me da de comer. Yo no tengo por qué justificarme, no tengo por qué estar dando explicaciones, yo estoy muy contenta como soy. A mí no me desvela lo que opinen los demás. La gente que conoce mi alma realmente sabe quién soy. Y no estoy interesada en explicarle a millones de personas quién soy yo.¿Cómo anda de novio? ¿Quién es?El mismo que te dije en la última entrevista (risas): El italo-alemán. ¿El mismo de la entrevista que le hice en 2008? Entonces han durado buen rato...Claro, me ha durado porque no viene mucho a Colombia (risas). No me le llenan la cabeza de chismes ni de cucarachas, por eso no se asusta. Es una relación muy cómoda, muy madura y muy respetuosa. Él se la pasa metido en Internet y ve todo lo que sale sobre mí. ¿Y nada de matrimonio?Nunca nada está escrito mi amor. No sé si con él o con otro, pero de pronto (risas).¿O sea que usted no le cierra las puertas al matrimonio?No, para nada, yo quiero tener la foto pero la de verdad, porque todas las que tengo de matrimonio son de ficción, me he casado de todos los colores en televisión.¿El hecho de usted ser Amparo Grisales a los hombres los intimida o los reta?Se intimidan solos (risas). Se intimidan solos porque es muy raro que yo dé el primer paso, soy muy tímida para ser la que da la primera señal, pero eso no tiene que ver que sea yo Amparo Grisales. Creo que las mujeres independientes, bonitas, con cierto éxito intimidan y por eso es tan difícil. Por eso las modelos más importantes, las estrellas de cine más famosas están solas. Uno se vuelve muy difícil, entonces ellos dirán: ‘¿y cómo se le acerca uno?’. La verdad es que uno tiende a analizar qué pasa ahí, por eso es más fácil encontrar un novio por fuera, porque son desprevenidos.¿Ese gusto internacional suyo últimamente estará influenciado por eso?Debe ser un poco, sí, porque uno se siente más seguro, sabe que está gustando por ser quien es, como es, porque llamó la atención de verdad por su personalidad, por su forma de ser, porque gustó realmente. Aquí uno no sabe si es por ser Amparo Grisales o si lo quieren exhibir a uno como un trofeo un ratico y después ya, no sé, es muy difícil. Aquí por ejemplo, los interesantes están todos ocupados. Los que no están ocupados han pasado por una larga lista y yo no quiero entrar en eso, están muy usados (risas). Hay gente interesante y entonces cuando a uno le toca le toca. Eso es magia del universo y simplemente su media naranja llega en cualquier momento.¿Con esa juventud y frescura que refleja los muchachos jóvenes le pueden llegar a gustar? ¿Es de las que piensa que un pollo al año no hace daño?Humm, realmente no soy muy sardinera, aunque por ahí hay unos bizcochitos muy interesantes, más grandes, ¿cierto? Pero no he sido muy sardinera, a mí me gusta el hombre ya hecho y derecho, me gusta estar con una persona a la que yo admire, que tenga logros, que tenga sueños. Para yo sentir pasión tengo que admirar a esa personaIntimidad reveladaDe puertas para adentro de su casa pocos saben qué hace Amparo Grisales, aunque muchos quisieran saberlo. Y aunque ella es muy celosa con su intimidad, lo confesó:“Si estoy acompañada soy muy consentidora. Pero generalmente un día en mi casa es con mi chimenea puesta aquí en Bogotá, donde están haciendo unos fríos horribles; leo mucho, mucho. Leo los proyectos, los libretos que me pasan.“Me traen el desayunito a la cama. Generalmente me despierto muy temprano, me pongo mis audífonos, medito con mis seres de luz, le doy gracias a la vida por todo... Organizo mis cosas, contesto e-mails, lo que hace todo el mundo, soy una persona normal con un trabajo extraordinario”.“Puede que haga muchas cosas en la cama, por la mañana, pero no soy de las que les gusta estar durmiendo en el día”, aclara.¿Seres de luz? Sí, Amparo tiene una intensa vida espiritual con los ángeles a quienes tiene como protectores y guías en su vida. Curiosamente conoció de ellos cuando vivió en Los Ángeles y mantiene un contacto estrecho a través de la meditación. Son parte de su vida.Aunque Gladys, el ama de llaves que tiene hace 24 años le lleva desayuno a la cama (“me adivina hasta el pensamiento”, dice), Amparo también sabe cocinar bien. Le ha tocado hacerlo porque ha vivido sola en muchos lados: en Brasil, México, Los Ángeles, Nueva York y España. “Cuando tengo novio que se queda conmigo me encanta cocinarle”, confiesa y, de todas maneras, en el regazo de su casa siempre la cuida Tanguito, un perrito yorkie que “es mi bebé, mi ancla a la ternura”.El médico Luis Miguel Parra dice que ve en la diva “una mujer cálida, espiritual y feliz que se vive la vida intensamente”.El periodista Juan Carlos Giraldo afirma que pese a su gran popularidad, Amparo tiene muy pocos amigos, pero es buena amiga, protege siempre a los que hay a su lado, como a Delia, su mamá, que ha sido la razón de su vida. La misma que le secundaba desde niña sus sueños de ser una gran artista.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad