Al final del 2013 iniciarían obras del aeropuerto Bonilla Aragón: director Aerocivil

default: Al final del 2013 iniciarían obras del aeropuerto Bonilla Aragón: director Aerocivil

Santiago Castro, director de la Aerocivil, dice que ya hay acuerdo con Aerocali para la remodelación del aeropuerto Bonilla Aragón. En la obras se invertirían un total de $120.000 millones.

Al final del 2013 iniciarían obras del aeropuerto Bonilla Aragón: director Aerocivil

Octubre 08, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Diego Martínez y Luis Guillermo Restrepo
Al final del 2013 iniciarían obras del aeropuerto Bonilla Aragón: director Aerocivil

Santiago Castro, director de la Aerocivil, dice que la Junta de Aerocali dio el visto bueno para hacer un aporte de $60.000 millones para la remodelación del aeropuerto Bonilla Aragón.

Santiago Castro, director de la Aerocivil, dice que ya hay acuerdo con Aerocali para la remodelación del aeropuerto Bonilla Aragón. En la obras se invertirían un total de $120.000 millones.

En el Valle del Cauca hay una gran ansiedad porque los días pasan y se está perdiendo la oportunidad de tener un director de la Aerocivil vallecaucano que le deje al departamento el aeropuerto que se merece...Yo espero estar el tiempo suficiente para culminar el acuerdo y posiblemente el inicio de obras del aeropuerto que todos los vallecaucanos estamos esperando. Tuvimos la presentación de un plan maestro el año pasado, ya hemos llegado a un acuerdo sobre la forma que ese plan maestro tendría, que es una proyección de un verdadero aeropuerto con su terminal internacional para los próximos 20 años. También se ha avanzado en que si el Estado, a través de la Aeronáutica, va a hacer aportes al desarrollo de ese aeropuerto, por ningún motivo se van a subsidiar las obligaciones contractuales de Aerocali como concesionario. Creemos que si el concesionario aporta $60.000 millones tendríamos esa certeza del no subsidio y bajo esa premisa la Aeronáutica Civil podría disponer los recursos que se requerirían para hacer lo que verdaderamente Cali y la región, con su dinamismo económico, necesitaríamos en las próximas décadas: $120.000 millones como base. ¿Pero qué hace falta para garantizar que eso se vaya a lograr?Ya tuvimos la noticia de que la Junta de Aerocali dio el visto bueno para hacer ese aporte de $60.000 millones, lo cual es el primer requisito para que se pudieran empezar a hacer los compromisos por parte de la Nación.Ahora, a esto hay que hacerle un blindaje jurídico, uno técnico y uno financiero, en los cuales estaremos trabajando una vez podamos tener el anuncio, que esperamos sea en los próximos días, de que ya se dio la hoja de ruta para avanzar en este proyecto.¿Se va a tumbar el aeropuerto actual o se va a adecuar?Se haría la construcción de la terminal internacional con su propio procesador. Es decir, con sus propias áreas de facturación, 'check-in', zona comercial, salas de espera, puentes de abordaje, áreas de inmigración y emigración, y todos los elementos tecnológicos asociados. Incluso, quiero explorar la construcción de un sistema único de equipajes, al estilo de lo que se está haciendo en El Dorado. Y se remodela la terminal actual, para que la experiencia al pasajero no sea sustancialmente diferente, que utilicemos los mismos pisos y acabados, así la estructura de la actual terminal se mantiene y se dedica a la operación doméstica.¿Esta obra para cuándo estaría?Nosotros podemos tener lista la hoja de ruta en las próximas semanas, como es el deseo tanto del concesionario como de la autoridad, y después nos dedicamos a fondo (más o menos dos meses) para tener el acuerdo de costos, que es lo que nos tomamos cuando empecé el proceso con Opain, frente al aeropuerto El Dorado. Después estaríamos hablando de unos cuatro meses para estudios de diseño, y creo que podríamos empezar a ver la construcción en el segundo semestre del 2013.Cuando uno tiene todo eso listo construir la terminal no es complejo; estamos hablando de terrenos que ya están en propiedad de la Aeronáutica y administrados por el concesionario. En un marco optimista, podemos tener listas las obras en el el 2014Cuando se presentó el plan maestro usted estaba muy optimista de que esas obras podían arrancar en el 2012 ¿Por qué se le atrasaron tanto?Nos hemos tomado desde la presentación de ese plan maestro (a la cual la Aeronáutica le hizo reparos y observaciones) hasta hoy para tener un plan acordado entre ambas partes, porque había dos opciones y para nosotros un plan maestro no es A, B o C; es una opción única, que se puede ir haciendo por fases. Ahora, lo que estamos hablando es que esta inversión que se haría sería para la Fase 1 y no excluye ampliaciones posteriores, porque el diseño que tendríamos nos permite hacer una ampliación hasta llegar a la altura de la recta Cali-Palmira.¿Por qué no arrancar de cero, como se hizo en Bogotá, y hacer un aeropuerto totalmente nuevo?Eso no se ha contemplado. En parte, porque no teníamos los suficientes recursos y porque era claro desde el inicio de esta concesión que se iba a utilizar el terminal actual. Y este terminal actual, por sus espacios amplios y sus grandes alturas, se puede prestar para una remodelación que le dé la sensación al viajero de un terminal nuevo. Creo que podemos usar esa infraestructura que tenemos acondicionada para atender la aviación doméstica con un terminal internacional adosado, que sirva de plataforma para el desarrollo de la conectividad en el Suroccidente.Uno no comprende como el Valle, teniendo las condiciones geográficas y climáticas, no ha sido aprovechado como una plataforma para hacer la internacionalización que necesita la economía del país ¿Por qué Cali está llegando tarde a esta solución?Cali no llegó tarde, es más, muchas personas le atribuyen al desarrollo de la ciudad a lo que fue la aviación que venía desde EE.UU. hasta Suramérica y paraba en Cali, enamorando a los empresarios norteamericanos. Eso produjo que nuestra ciudad fuera un semillero de multinacionales.Ahora bien, las aerolíneas actualmente se mueven en términos de demanda, y por eso es que Bogotá ha empezado a acaparar tanto la conectividad a escala nacional. Lo otro son los modelos comerciales ‘hub’ (centros de conexiones) que algunas aerolíneas han adoptado, que al centralizarlo en Bogotá hay un detrimento sobre todas las regiones, especialmente Barranquilla, pero Cali también ha sido golpeada.Sin embargo, creo que con esta nueva infraestructura y con una acción decidida por parte de las fuerzas vivas, estamos ante la posibilidad de comercializar nuestras ventajas competitivas, el potencial que tiene la ciudad. Hacer de éste un ‘hub’ a nivel hemisférico que incluso pueda tener unas conexiones con México o con otras naciones para llegar a los mercados asiáticos.¿Este proyecto de desarrollo del aeropuerto Bonilla Aragón implica una prórroga del contrato con el concesionario?No, no estamos considerando un solo día de prórroga. Esa condición la tuvimos clara frente a la negociación con Opaín y la tenemos clara frente a este proceso con el concesionario Aerocali. Es por eso que el costo adicional frente a lo que estaba contemplado inicialmente en el contrato lo estamos aportando con presupuesto de la Nación.¿En definitiva, se compromete con los vallecaucanos a que les va a dejar al Departamento y a Cali el aeropuerto que estamos soñando?Ese ha sido mi sueño y mi obsesión desde que llegué a este cargo. Llevamos dos años en este proceso, ya estamos ad portas de culminarlo. Sería muy raro que con los adelantos que tenemos diera marcha atrás.Sin embargo, estaré vigilante hasta el último momento en el sentido de defender el patrimonio público, exigir la inversión por parte del concesionario, pero que todo esto vaya armonizado con el desarrollo y la plataforma que significaría tener un aeropuerto de talla mundial para el Valle.¿Qué le dice usted a los vallecaucanos que sienten que por estar 'parándole bolas' al aeropuerto de Bogotá se olvidó del de Cali?No, en lo absoluto. No hemos dejado un día de trabajar en la culminación de las negociaciones con el concesionario. Agotamos todas las instancias; incluso he cruzado el océano para hablar con las socios de Aerocali en Madrid y he ido a las más altas esferas del poder financiero en Colombia para lograr mover este acuerdo. Creo que pronto estaremos en capacidad de dar esa noticia al país y sobre todo a mi región.Hay mucha gente en la ciudad que piensa que la concesión que se le otorgó a Aerocali fue muy buena para el concesionario y para la Nación, y mala para el aeropuerto ¿Usted qué cree?Yo creo que no ha sido buena para nadie y por eso, llegado este acuerdo, firmaríamos un otrosí, donde cerraríamos muchos de los temas que quedaron abiertos por las falencias que tenía la concesión. No podría asegurar que ha sido la panacea para el concesionario porque tienen que entregar un porcentaje extremadamente alto en contraprestación al Estado. Para el Estado significa que precisamente por esa situación no se ha visto también una acción proactiva del concesionario para empezar las obras en el momento en que los vallecaucanos esperaban. Y menos para los usuarios, que anhelamos tener un aeropuerto moderno. O sea que si hacemos este acuerdo, que esperamos tener en las próximas semanas, creo que vamos a salir ganando todos.¿Qué hay de la posibilidad de construir una segunda pista como la que habían propuesto para el doble propósito militar y comercial?Yo quiero ser claro. La segunda pista es un proyecto de orden militar. No está incluida dentro del plan maestro, porque no se necesita en el momento, para la operación comercial. Sin embargo, yo comparto la inquietud de quienes dicen que es imposible pensar que a Colombia ante una eventualidad en la frontera sur se le tendría que defender y que no hay una pista en todo el Suroccidente donde se puedan tener, en bases permanentes, aviones de combate. Nosotros hemos dado todas las especificaciones técnicas de separación con la actual pista, que es más o menos de kilómetro y medio, para que se puedan dar operaciones independientes, que no restrinjan la operación de una pista y la otra y, si es el caso, si la Aeronáutica tuviera que dar su concurso para construir una calle de rodaje que conecte las dos pistas estamos dispuestos a hacerlo.¿Cuánto vale una segunda pista para aviones con capacidad de autonomía de vuelo suficiente de Cali a Tokio?Entre construcción y compra de terrenos estamos hablando de una cifra superior los US$100 millones.¿Qué pasa con el aeropuerto de Buenaventura, por qué es imposible tener un medio alternativo de comunicación, como el aeropuerto, tan importante en el Puerto donde puede generarse todo el desarrollo imaginado?En Buenaventura hace pocas semanas presentamos el plan maestro, que contempla llevar la pista a 1.800 metros, lo que abarcaría casi toda la aviación comercial doméstica, con un terminal nuevo y con unos equipamientos tecnológicos y de procesos, que le darían un apalancamiento al potencial de este terminal. Pero eso significa trabajar conjuntamente con el Municipio y con la Gobernación para poder solucionar el tema predial que rodea al aeropuerto. Hay comunidades que aseguran tener la propiedad de esos predios que parecen con títulos a nombre de la Aerocivil, y debemos resolver esa situación para hacer la ampliación de la pista. Sin embargo, en este momento Buenaventura tiene un aeropuerto al que llegan tres aviones semanales y con conexión de carretera pavimentada al núcleo urbano. Aún no ha habido interés de las aerolíneas porque no ven la demanda. No es que no tengamos la infraestructura; la tenemos y está sirviendo. Pero Buenaventura tiene el problema de ciudades como Villavicencio, que están a dos horas de un centro aeroportuario de gran conectividad (en el caso de Villavicencio, el de Bogotá, y en el caso de Buenaventura, el Alfonso Bonilla Aragón) y muchos prefieren utilizar el centro de conectividad a pesar de las dos horas de camino que les implica.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad