AIS, un juicio que apenas comienza para el exministro Andrés Felipe Arias

Junio 23, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
AIS, un juicio que apenas comienza para el exministro Andrés Felipe Arias

El exministro de Agricultura Andrés Felipe Arias.

Al exministro de Agricultura le llegó la oportunidad de demostrarles a la Corte Suprema y al país que no incurrió en irregularidades al ejecutar el programa Agro Ingreso Seguro.

Tal y como dijo el exministro de Agricultura Andrés Felipe Arias apenas recuperó su libertad, “esto apenas está empezando”. Le llegó la oportunidad de demostrarles a la Corte Suprema de Justicia y al país que no incurrió en irregularidades a la hora de ejecutar el programa Agro Ingreso Seguro. Irregularidades que llevaron a la Fiscalía General de la Nación a imputarle cargos a uno de los funcionarios estrella del Gobierno de Álvaro Uribe Vélez, por presuntas actividades ilícitas a la hora de ejecutar un programa cuyo objetivo era ayudar al campesinado colombiano ante la inminencia de un tratado de libre comercio con Estados Unidos. Después de 23 meses de haber sido imputado de los delitos de celebración de contratos sin requisitos legales y peculado por apropiación a favor de terceros, Arias recobró su libertad. Ahora dice que podrá empezar en “igualdad de armas” la etapa de presentación de los testigos que citó su defensa. Fue una coincidencia, porque la revocatoria de la medida de aseguramiento concurrió con la terminación de las declaraciones de los testigos que citó la Fiscalía en el proceso, porque esta desistió de cinco de los que tenía citados y que la defensa de Arias renunció a once declaraciones que pretendía escuchar de ellos. Esa serie de hechos lo llevó a pasar en pocas horas de ser uno de los presos ilustres del Cantón Norte en Bogotá a un hombre libre, para viajar a su Medellín, no despegarse de sus dos hijos y de su esposa Catalina Serrano, para tomarse un aguardiente, atender llamadas con tranquilidad, ver al Atlético Nacional y manejar su cuenta en Twitter, entre tantas otra cosas. Con el ánimo renovado, el lunes pasado el exministro Arias se presentó ante la Corte, hecho que –cabe decir- acalló voces que llegaron a comentar que una vez libre saldría del país. Ahora viene la etapa de demostrar si actuó bien, mal, si incurrió en omisiones a la hora de suscribir convenios con el Instituto Iberoamericano de Cooperación Agrícola (IICA), para llevar a buen término el programa AIS. La Fiscalía ha reprochado la falta de licitación pública para, en vez de hacer una puja, entregar de forma directa la contratación al IICA, Instituto con el que el Ministerio de Agricultura habría creado una especie de ‘puerta giratoria’ para “intercambiarse funcionarios”. El exministro Arias le dijo que no fue así. En su criterio, documentos prueban que el IICA era la “única entidad que podía desarrollar proyectos de Ciencia y Tecnología. Ni la Universidad Nacional, ni la Distrital, ni todos los entes a los que la Fiscalía les preguntó, ninguno respondió que hubiera podido desarrollar eso. Estamos probando que los convenios fueron celebrados con todo el rigor”. Esos documentos hacen parte de un acervo de más de 350 que se expondrán ante la Corte, junto con 35 testigos. Fraccionamiento de prediosUno de los puntos que más ha llamado la atención es que Arias reconoció la existencia de errores en AIS, en el sentido de, según él, no haber sido informado del fraccionamiento de predios que llevó a que prestantes familias recibieran subsidios por encima de los topes de ley. Este hecho denunciado por la desaparecida Revista Cambio, significó que un pequeño grupo de beneficiarios recibiera millonarios subsidios y que el programa que buscaba ayudar al campesinado otorgara grandes cifras a un mismo grupo familiar, por ejemplo. Lo escuchado en la Corte demuestra irregularidades, pero por ahora no enloda al exministro Arias directamente. Por ejemplo, el empresario samario Juan Manuel Dávila Fernández de Soto dijo que las propuestas se presentaron de acuerdo a lo que funcionarios del IICA les habían indicado: "La única limitación era que no podía exceder los 600 millones de pesos, pero nunca hubo limitaciones en cuanto a si una persona podía hacer más de un proyecto o si un mismo predio podía ser beneficiado en más de un proyecto. Los términos de referencia lo permitían". El exministro Arias señaló a Colprensa lo contrario. Según dijo “los términos de referencia no permitían que una persona subdividiera una plantación de manera ficticia para acceder a más recursos de lo que la norma establecía”. Su defensa entregó documentación en ese sentido y será la Sala Penal la que determine cual de estas posiciones es la correcta. Como hecho relevante, la declaración del primer testigo, el expresidente Álvaro Uribe Vélez, apuntó en ese sentido. Al reconocer como un error no haber detectado “a tiempo” los problemas de AIS, sino enterarse por las denuncias de Cambio y por la Oficina Jurídica de la Presidencia, Uribe quiso dejar ver que la responsabilidad no le cabría al exministro Arias. De hecho, cuando el abogado de Arias, Jorge Aníbal Gómez Gallego, preguntó a Uribe si esas faltas correspondían a su entonces ministro, el expresidente fue enfático: “No. Ya no era ministro. No. Correspondía a los que estábamos en el Gobierno. Y cuando me corroboran que la denuncia de la revista Cambio es cierta, salgo a reconocer el problema y a anunciar decisiones. Pero el momento político hizo que esa salida mía ya fuera tarde”. El guiño, no obstante, puede ser poco práctico, pues cabe preguntarse si es cierto, como dijo la Fiscalía, que “Arias participó activamente en el diseño, construcción y elaboración" del programa. Arias se ha defendido recogiendo las afirmaciones de los testigos de la Fiscalía en el juicio, que han negado que el exfuncionario hubiera señalado cómo debían entregarse los subsidios o a quienes. “Todos los evaluadores, todos los particulares y todos han dicho acá como testigos de la fiscalía que Andrés Felipe Arias nunca les pidió como les tenían que adjudicar los incentivos, que nunca les pedí nada ilícito ni nada anómalo”, apuntó. A Colprensa, el exministro Arias dijo que su error fue no haber advertido esa situación y dejó ver que la Fiscalía General de la Nación no estaría encaminada en identificar en cabeza de quién estuvo el fraccionamiento de predios por enfocarse más en su supuesta responsabilidad. “Eso es algo que la Fiscalía tendrá que esclarecer. Pero, tal como va, no lo está esclareciendo”, dijo Arias, sin querer entrar en mayores detalles. Campaña presidencialOtro de los puntos clave es la supuesta utilización del Programa Agro Ingreso Seguro como plataforma para su campaña a la Presidencia de la República en el 2010, según acusó, en su periodo como fiscal general, Viviane Morales. De acuerdo con esa imputación, Arias tenía pleno interés para controlar el programa. Prueba de esto sería una cartilla llamada “Lo que no quieren que usted sepa de Agro Ingreso Seguro”, que supuestamente era una apología y exaltación de la gestión de Arias en la cartera de Agricultura. Entre las pruebas de la Fiscalía que obran en el proceso están, por ejemplo, dos comunicaciones en las que Arias agradece a varios beneficiaros de Agro Ingreso Seguro los dineros aportados a su campaña presidencial de 2010. Una de estas, del 7 de junio de 2009, da cuenta de un agradecimiento a Alfonso Dávila Abondano, beneficiario. Por ahora, el primer testimonio recibido en juicio, el de Uribe Vélez, favorece a Arias, pues el exministro habría hecho público su interés en aspirar a la presidencia solo a comienzos del 2009, tres años después de estallado el escándalo. De acuerdo con Uribe, solo pensó en la candidatura de Arias cuando este fue a visitarlo para anunciar que se iba a retirar de la cartera de Agricultura para no inhabilitarse y participar en la consulta presidencial del Partido Conservador. A este juicio que apenas parece haber comenzado realmente para Arias, le queda por lo menos un año más, mientras se presentan todos los testimonios de la defensa y se hagan los alegatos de conclusión.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad