¿Afectará el escándalo de espionaje las elecciones del próximo domingo?

Mayo 19, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Afectará el escándalo de espionaje las elecciones del próximo domingo?

El candidato del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, en un comunicado rechazó lo que llamó “complot” en su contra y no respondió preguntas de los periodistas. En redes sociales también hay polémica.

Según analistas, es posible que siga la 'guerra sucia', pero muchos ciudadanos no cambiarían su decisión de voto.

Prácticamente en nada afectaría el polémico video en el que aparece Óscar Iván Zuluaga y el supuesto ‘hacker’ Andrés Sepúlveda la decisión de los electores en las presidenciales del domingo. A esa conclusión llegaron analistas consultados por El País, quienes indican que las acusaciones se convirtieron en el método habitual de campaña ante la falta de propuestas.El exministro Camilo González sostiene que los colombianos que ya tengan su decisión a favor de tal o cual candidato no la van a cambiar en este momento, ni siquiera quienes tengan pensado optar por el voto en blanco y que será el sector de los indecisos el que tal vez pueda ser “mordido”. “La mayoría de los colombianos se siente, infortunadamente, como si estuviéramos en una gallera y los candidatos se destrozan como si fueran gallos de pelea”. Explica que las repercusiones de este nuevo escándalo pueden cambiar la postura entre los sectores de la clase intelectual, pero para los otros, un escándalo más o un escándalo menos no hace la diferencia. Incluso, dijo que esta semana se podría esperar un nuevo ataque que manche, esta vez, la imagen del presidente-candidato Juan Manuel Santos como respuesta a lo evidenciado contra su primer oponente de campaña.El exmagistrado y excandidato presidencial por el Polo Carlos Gaviria calificó lo sucedido de “gravedad extraordinaria”. Al tiempo explicó que “infortunadamente el video no va a tener ninguna incidencia en los votos porque me he dado cuenta de que las personas no cambian su voto a pesar de que les muestren que la persona por la que van a votar tiene todas las calidades de ser un delincuente”.A su juicio, es “supremamente sospechoso” que en la declaración de prensa el candidato del Centro Democrático solo haya dicho que lo del video fue un montaje y haya decidido no contestar preguntas de periodistas.Sin embargo, el analista político Vicente Torrijos explicó que es apenas “natural”, desde el punto de vista de la comunicación política, que Zuluaga haya guardado silencio.“Cualquier pregunta que responda lo va a involucrar más y lo que está buscando el candidato es justamente lo contrario. Quiere salir del escándalo y no adentrarse más en él”, dijo Torrijos.Argumentó que este hecho no va a afectar los resultados de los comicios del domingo y que lo que va a incidir en la decisión de quienes aún permanecen en la franja de indecisos son los debates televisivos de esta semana.Por su parte, el experto en seguridad y defensa John Marulanda explicó que si el video es un montaje como lo afirmó Zuluaga, eso es relativamente fácil de comprobar técnicamente.Informó que cualquier empresa privada o pública de seguridad puede detectar si esa voz que hay ahí corresponde realmente a la del candidato y a las otra persona de la cual se está hablando. Lo que pasa —argumenta— es que es difícil que se inicie una investigación por las condiciones políticas actuales, pero técnicamente es relativamente fácil de averiguar.El experto añadió que hoy en día es sumamente fácil, a la mano, poder ‘chuzar’ cualquier medio de comunicación electrónica o cualquier medio de comunicación cibernética que no esté asegurado, que no tenga controles de seguridad como codificadores de comunicación de voz. “En el mercado negro y el abierto hay tecnología disponible para chuzar cualquier comunicación y en esta campaña todos chuzan a todos”.La diferencia a estas alturas de la campaña, según Marulanda, está en que el Gobierno aporte pruebas contundentes sobre la credibilidad de lo que evidencia el video.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad