"Acuerdo de paz se podría refrendar en las elecciones legislativas": Mininterior

default: "Acuerdo de paz se podría refrendar en las elecciones legislativas": Mininterior

El ministro del Interior, Fernando Carrillo, asegura que en adelante la administración Santos se volcará a las regiones. “Va ser inevitable que la paz juegue un papel fundamental durante todo el próximo año”, agregó.

"Acuerdo de paz se podría refrendar en las elecciones legislativas": Mininterior

Agosto 11, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Argemiro Piñeros | Colprensa

“Lamentablemente lo que hay es una intención clarísima de destruir la obra de Gobierno y de no pensar en el bienestar común”, dijo el ministro del Interior, Fernando Carrillo.

El ministro del Interior, Fernando Carrillo, asegura que en adelante la administración Santos se volcará a las regiones. “Va ser inevitable que la paz juegue un papel fundamental durante todo el próximo año”, agregó.

La instrucción de Juan Manuel Santos es clara: salir a defender la obra del Gobierno Nacional a lo largo y ancho del país. Y esta semana dejó en claro, con sus múltiples apariciones, que el ministro del Interior, Fernando Carrillo, le está haciendo caso. De hecho, desde su cartera ya tiene previsto cómo será su tarea. Carrillo asegura que en este año el Gobierno se volcará a las regiones, a seguir atendiendo las necesidades sociales, pero también para mostrar avances en todos los campos. Y aunque un ministro no sabe si tiene fijo su puesto hasta el cierre del gobierno, él tiene claro que le interesa seguir en esa cartera y que a su labor diaria se sumará la implementación de las leyes y normas con las que se buscará ratificar el acuerdo de la terminación del conflicto, si se firma con las guerrillas. Porque, entre otras cosas, en sus manos estará definir el mecanismo de participación popular con el que los colombianos darán el sí o el no a ese acuerdo. ¿El último año será el de la defensa de la gestión del Gobierno Santos? La defensa de la obra del Gobierno viene de la mano de la ejecución de los proyectos, porque realmente es mucho lo que se ha puesto en marcha y eso tiene que descender a las regiones, el país tiene que saber exactamente de los logros de este gobierno en materias política, económica y social; sobre todo porque hay una línea directriz de todo eso, que es la lucha contra la desigualdad. La defensa de la obra de Gobierno es complementaria, porque lo importante es mostrar lo que se ha logrado, que ha habido avances en todos esos campos, en la lucha contra la pobreza, contra la desigualdad, lo alcanzado en materia social. No sólo en términos de esa gran política que ha sido la columna vertebral del Gobierno: la restitución de tierras y el resarcimiento a las víctimas, sino en general en términos de beneficiar a todo el sector social. Pero la percepción de la gente es que no se ha avanzado y de eso hace eco la oposición… Por eso hay que salir a defender la obra de Gobierno, porque se han creado todo tipo de fantasías alrededor de realidades que no son, en particular en materia de seguridad, desconociendo lo que ha hecho el Gobierno al desmantelar las bandas criminales, al ‘decapitar’ a los grandes jefes de la guerrilla, de los paramilitares; hay mucho para mostrar. La oposición ha tratado de plantear un escenario para decir que aquí no encuentran progreso de ninguna naturaleza. Lamentablemente lo que hay es una intención clarísima de destruir la obra de Gobierno y de no pensar en el bienestar común, porque pareciera que algunos dirigentes de la oposición están pensando que poner en entredicho los logros de la administración es apostarle al fracaso del Gobierno, cuando eso es poner en entredicho el bien común. La radicalización de la oposición de la extrema izquierda y de la extrema derecha va en esa dirección, en la de tratar de demostrar que no hay logros y lo que muestran las estadísticas es claramente lo contrario. En esa defensa ya lo estamos viendo a usted muy emotivo, como en el reciente debate del senador Jorge Robledo… Son tiempos de la política, en los que por una parte tengo el deber de garantizar a la oposición todos sus derechos, pero también el Ministerio tiene la obligación de mostrar al país lo que hemos avanzado en todos los campos; entonces es importante saber salvaguardar ese equilibrio, porque se trata de dar garantías, pero por el otro lado demostrar que hemos estado a la ofensiva y que hay muchísimos resultados. Este será un año de controles políticos, que nos permitirán contar al país cuál es la magnitud de la obra del presidente Santos. Pero, en concreto, ¿cómo van a mostrar esos resultados que se reclaman? Con resultados en las regiones, el gran compromiso de este gobierno es salir a las regiones, la tónica es ‘desbogotanizar’ las políticas del Gobierno. En eso estamos. ¿Entonces éste será un año en que el Gobierno estará más a la ofensiva que a la defensiva? Indiscutiblemente, porque tenemos muchas cosas que mostrar y nos sentimos orgullosos de todo lo que se ha logrado. Justamente, las voces que impulsan la protesta social dicen que no están llegando a las regiones, ¿cómo demostrar que sí están allá? Hay varias cosas, por una parte está la necesidad de responder con propuestas sociales y con oferta de Gobierno. Tenemos que mostrar que hay un ejército social que es capaz de salir a las regiones a ofrecer resultados, de hecho es lo que iniciamos en el Catatumbo. Por otro lado está la contundencia y claridad para repudiar la violencia, cuando los actores violentos o los intereses político electorales tratan de infiltrar los movimientos sociales, lo único que logran es debilitar las organizaciones sociales y jugar al caos y a la anarquía, que es lo que ha venido sucediendo. ¿Le preocupa que el paro anunciado para el 19 de agosto esté influenciado por intereses políticos? Me preocupa muchísimo eso, porque se desnaturaliza la protesta social y me preocupa más que se convierta en un escenario de violencia y acción de los grupos armados. El proceso de pazOtra tarea suya es con el proceso de paz… Tengo una responsabilidad fundamental, que es el tema de la paz, porque sigue siendo la iniciativa fundamental de este Gobierno. Este es un ministerio que está llamado a jugar un rol estelar en el tema de la paz, por eso nos duele tanto embate contra la paz. Sabemos que es difícil, que confiar en la palabra de la guerrilla es complicado, pero esperamos que el proceso siga avanzando. ¿Ya es inevitable que las campañas políticas se crucen con la reglamentación de esas normas para la paz? Lo deseable es que eso no suceda, pues lo único que es inevitable es que la paz vaya a ser un tema del año 2014, año electoral, y uno pensaría que esa refrendación popular, que ya se encontrará un mecanismo para hacerla, sea un elemento fundamental para los colombianos. Confundir lo uno con lo otro no es bueno, pero va ser inevitable que la paz juegue un papel fundamental durante todo el próximo año. ¿Esa refrendación de la que tanto se habla, se dará cuando se firme el acuerdo o luego, cuando ya estén aprobadas las leyes necesarias para ponerlo a funcionar? Hasta el momento lo que se tiene pensado es una refrendación de los acuerdos, porque eso es lo que genera un hecho político y sus consecuencias de carácter jurídico y después vendrán todas las reformas que lo desarrollarán. En una hipótesis se podría poner a refrendar el acuerdo en las elecciones de marzo, luego vendrían la reglamentación y la presentación de las leyes. En medio del proceso de paz y los afanes electorales quedó ‘colgada’ la discusión de la tan anunciada reforma legislativa a los departamentos… Hay una cosa fundamental en ese sentido: el consenso de que esa no es una reforma menor, ni es una reforma que puede imponer unilateralmente el poder Ejecutivo. Se requiere mucho diálogo con los gobernadores y con los diputados. Este gobierno avanzó mucho en toda la arquitectura de la descentralización, con el Régimen Municipal, la Ley de Ordenamiento Territorial, la Ley de Distritos y la de Áreas Metropolitanas, pero esta materia es la pieza esencial de toda la descentralización y no puede ser el resultado de la improvisación. ¿Lo fiscal también iría en esa reforma, como lo reclaman los gobernadores? Desde el punto de vista de los lineamientos a nivel de reglamentación de lo fiscal, lo ideal es que, por supuesto, entre en el régimen departamental, y ese ha sido nuestro compromiso como Gobierno.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad