Accidente del vuelo del Chapecoense obedeció a fallas humanas, no técnicas: Aerocivil

Accidente del vuelo del Chapecoense obedeció a fallas humanas, no técnicas: Aerocivil

Diciembre 26, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa

El secretario de Seguridad Aérea de la Aerocivil, Freddy Bonilla, señaló que pese a todas las alertas sobre la falta del combustible, no se dio aviso a los controladores aéreos. Pilotos habrían pensado aterrizar en Leticia.

[inline_video:youtube:9GXr8zQN6fY:0:Con este video publicado en YouTube, la Aerocivil detalla los resultados arrojados por la investigación. ]No hubo ningún error técnico, todos fueron errores humanos. Esa es la principal conclusión del informe preliminar que entregó este lunes la Aeronáutica Civil sobre el accidente del avión de Lamia que trasportaba al Chapeconense el pasado 28 de noviembre y que se estrelló en el 'Cerro El Gordo', en el municipio La Unión, Antoquia. Lea también: Tragedia de avión del Chapecoense pudo "ser peor", dice controladora aérea

Uno de los principales hallazgos de la investigación que se entregará en su totalidad en el mes de abril, es que la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (Aasana), de Bolivia, autorizó el plan de vuelo de la aeronave, pese a que ésta no estaba certificada para volar por encima de los 29 mil pies de altura, lo cual era un requisito básico.

"La aeronave, en este caso, supuestamente estaba certificada para volar por encima de niveles de vuelo 290. Para poder volar en ese nivel se requiere de una certificación tanto de la aeronave como de la tripulación y está autorización la da la entidad de matrícula de la aeronave. En este plan de vuelo se ve descrita está autorización (...) Pudimos comprobar que no estaba certificada para volar este tipo de vuelo", dijo el coronel Freddy Bonilla, secretario de Seguridad Aérea de la Aerocivil.

Así mismo, se encontró que en el plan de vuelo no estaba el nombre del despachador del vuelo; que el tiempo del mismo y el tiempo de autonomía era de cuatro horas 22 minutos y en este no se incluyó la hora y 30 minutos extras que tiene que tenerse en cuenta en cualquier trayecto; que no había registro de un aeropuerto alterno, solo Bogotá; entre otros aspectos que habría obviado u omitido la entidad boliviana.

El Coronel resaltó el apoyo de ese país en la investigación pero llamó la atención sobre la entidad ya mencionada.

"La Administradora de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Administración Aérea no permitió que los investigadores accediéramos al despacho ni a las comunicaciones de la aeronave, por lo tanto las comunicaciones que usamos son basadas en el Voice Recoder, eso hace que la investigación requiera de esta entidad boliviana facilidades para poder completar el informe", dijo.

Por otra parte, encontraron que la aeronave fue tanqueada en su totalidad, 9.300 kilos; el peso trasportado en la aeronave superaba los  41.610 kilos máximos según los manuales pues llevaba 42.148 kilos.

Estaba contemplada una parada técnica en el aeropuerto de Cobija para reabastecimiento de combustible pero no fue realizada y "la Autoridad de Aeropuertos  y Servicios de Navegación permitió que la aeronave Lamia volara directamente".

"Esto significa que las autorizaciones dadas tanto por la autoridad boliviana como colombiana no fueron cumplidas en cuanto a la descripción de su plan de vuelo", dijo.

En la investigación se ve también que entre la tripulación se contempló la idea de aterrizar en el aeropuerto de Leticia, Amazonas, porque ya veían dificultades con el combustible, pero no hicieron la petición a las autoridades colombianas.

Además, el Voice Recoder dejó de grabar en un punto y eso también es elemento de investigación. Lo que hicieron entonces fue seguir los pasos del avión Fly Data Recoder.

Pero también, se pudo identificar que la aeronave activó todas las alarmas necesarias para que la tripulación viera el agotamiento del combustible 20 minutos antes del accidente, y que apenas seis minutos antes, cuando el piloto ya sostenía conversación con la controladora colombiana, se empezaron a apagar uno a uno los cuatro motores que tenía el avión y nunca se hizo mención al respecto.

El coronel Bonilla, junto al director de la Aeronáutica Civil, Alfredo Bocanegra, indicaron que seguirán con la investigación, dentro de la cual resaltaron la actuación de la controladora colombiana que tuvo la última conversación con la aeronave en la que murieron 71 personas.

 

 

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad