¿Aburrido con la rutina? Guía práctica para que reviva el deseo sexual

Septiembre 01, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

¿Siente que la pasión entre usted y su pareja va en declive? Le mostramos cómo volver a encender el fuego. ¿Y ustedes, a qué van a jugar hoy?

Se dice que el sexo no es juego, pero en realidad, su esencia es, además del amor y la pasión, la lúdica. Todo es válido para encender el fuego en la pareja, desde una baraja de póker con ‘penitencias sexuales’ -que no lo son para nada- como lugares inusuales, atrevidos o poco comunes para tener relaciones, juegos de roles y situaciones y uso de juguetes. La fantasía y la experimentación tienen un efecto positivo en la satisfacción sexual, según el ingeniero de emociones Brendan Walker, quien dirigió el primer experimento realizado por la marca de condones Durex, en el que participaron 26 parejas de todo el mundo. Estas vivieron experimentos diseñados para ayudarlas a ir más allá de su zona de confort, salir de la rutina y explorar fantasías y fetiches que favorecieran su vida sexual.“Mediante los experimentos sexuales lo que se demuestra es que cuanto mayor es la autoestima mutua, lo más seguro es que la pareja va a ser más feliz entre las sábanas”, asegura Walker.“Cada persona es diferente y no hay garantía de que desee incorporar todo lo que se intente en el día a día de su vida sexual, pero nuestros experimentos buscaban demostrar que, al mantener una mente abierta, puede aumentar la intimidad y la confianza entre cada uno y encontrar nuevas formas de divertirse en la cama y fuera de ella”, agrega.Según la sicóloga Chiquinquirá Blandón uno de los juegos en pareja para romper la rutina es el de roles: “Hay quienes juegan a ser un personaje X y de acuerdo con ese rol le piden a su pareja que haga ciertas cosas. A veces usan disfraces, otras veces solo hacen un papel. Otros no le dicen nada a su pareja, solo imaginan que es X o Y persona que los excita”.Otra estrategia fácil y diferente de salir de la monotonía es jugar con ciertos alimentos, como la crema chantillí, por ejemplo, esparciéndola suavemente sobre algunas zonas del cuerpo de su pareja y luego las besa provocativamente, mientras usted lo observa coquetamente. También está el seductor juego del vendaje en los ojos. Vendarle a la pareja los ojos, mientras es presa de roces, caricias, besos, aromas y sabores resulta renovador. De su forma de besarla y acariciarla, pero especialmente de su imaginación y creatividad, dependerá que su cónyuge disfrute, a ciegas, pero más sensorialmente, de todos sus juegos de seducción, hasta desbordar sus deseos.Un juego común entre parejas, pero no por ello menos efectivo, es el teléfono rojo o caliente. Consiste en excitar al ser amado desde la distancia. Allí su tono de voz juega un papel muy importante. Válgase de películas eróticas para encontrar el tono más creíble en el cual le dirá cómo está vestida (o), qué le gustaría hacer con él (o ella) si estuvieran juntos, descríbale con lujo de detalles sus pensamientos más candentes y verá como sus niveles de excitación aumentan.El cambio de escenografía es válido. ¿Por qué no cambiar el escenario común, la cama, para ubicarse junto a su pareja al frente de un espejo? Es la forma perfecta de explorarse mutuamente, de captar los gestos y movimientos de la pareja, como si se tratara de una película erótica. Según Frauky Jiménez, especialista en terapia sexual, “las fantasías son importantes para la excitación, a mis pacientes se las recomiendo especialmente cuando están en tratamiento por disfunciones sexuales”.Las fantasías más comunes de los hombres son las relacionadas con tríos o con dos mujeres acariciándose, mientras que estas últimas tienden a pensar en fantasías más románticas. Aunque la literatura actual, como ‘50 Sombras de Grey’, ha llevado a sus lectoras a explorar fantasías más atrevidas y erotizantes.De acuerdo con la médica sexóloga Nereyda Lacera, decidir si es mejor reservar para uno mismo la fantasía o si es preferible compartirla con la pareja no es fácil. La sicóloga Chiquinquirá Blandón recomienda “cerciorarse de que el juego o fantasía sea realmente deseado por la pareja. De no ser así, provocará rechazo y baja autoestima. Pero cuando al uno le gusta fantasear y jugar y al otro no, el fantasioso debe enseñarle a su pareja, para que aprenda a disfrutarlo”.Puntos candentes La rutina se rompe al explorar lugares diferentes (garaje, jardín, cocina, baño, etc, dentro de la misma casa) y fuera (hotel, carro, bar).El baño: Para la mayoría de los hombres resulta muy placentero tener sexo con su pareja en el baño. Para ellas, no siempre.La playa: Este lugar es la fantasía romántica y sensual de muchas mujeres. Y ojalá si hay luna y música de por medio.La cocina: Allí la imaginación vuela y se pueden experimentar aromas y sabores. Sobre la nieve y en el bosque, otros sitios.Otros juegos para hacer en parejaSeis minutos de dulce sensación: Algunas veces puede ser excitante no demorarse mucho en la relación sexual, expertos recomiendan escoger un lugar fuera de la habitación, configurar el cronómetro en sus respectivos teléfonos a seis minutos, tener relaciones sexuales y hacer caso omiso a todo lo demás, excepto de las dulces sensaciones que se pueden llegar a sentir. Sumérjase felizmente en el amor: Vuelva el sexo un juego. Comience por hacer sobres eróticos. Tome dos sobres, márquelos con ¿Dónde? y ¿Qué voy hacer? Haga tres cartas escribiendo pasillo, cocina, sofá, o elije las ubicaciones que prefiera y métalas al sobre erótico ¿Dónde? En el sobre ¿Qué voy hacer? escriba tres posiciones sexuales que nunca haya probado, o que no las practique muy a menudo.Las dinámicas que escriba pueden ser tan simples como ponerse de pie, ‘estilo perrito’ o arriba de su pareja. Luego tome una tarjeta de cada uno de los sobres eróticos y haga lo que allí lea. Tarjetas de fetiches sexuales: Usando una baraja de póker, asigne un significado a cada juego: trébol para besar, diamantes para masajes, corazones para la estimulación manual y picas para el sexo oral. Vístase con ropa que la haga sentir más sexy y tome turno para recoger las tarjetas, cuanto mayor sea el número, más tiempo podrá dar o recibir placer. Siéntase libre para hacer lo que quiera durante la actividad, como usar juguetes sexuales. Siga recogiendo cartas hasta que no pueda resistirse de llevar las cosas más lejos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad