A pesar de anuncio de campesinos en Tunja, bloqueos por Paro Nacional siguen en el Cauca

Agosto 30, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Resumen de agencias
A pesar de anuncio de campesinos en Tunja, bloqueos por Paro Nacional siguen en el Cauca

En Boyacá, los campesinos cumplieron con la orden de levantar los bloqueos. El Ejército se desplegó en las vías para garantizar la movilidad de los viajeros.

Los campesinos del Cauca aseguran que la mesa de negociaciones que se adelanta en Tunja no los tiene en cuenta a ellos, pues solo hay representantes de Boyacá, Cundinamarca y Nariño.

Aunque el paro del sector agrícola dio un giro este viernes con el llamado que hicieron desde Tunja los campesinos para que se desbloqueen las vías, en el sur del Cauca la situación no ha cambiado. De acuerdo con el coronel Ricardo Augusto Alarcón, comandante de la Policía del Cauca, la vía Panamericana está bloqueada en el sector de Mojarras, por lo que no hay paso hacia Nariño. Además, dijo, están alertas porque en el sector de El Descanso, entre Cali y Popayán, hay presencia de manifestantes, pero sí hay paso de vehículos.La razón, dicen los campesinos caucanos, es que en la mesa de negociaciones con el Gobierno Nacional no fueron tomados en cuenta los representantes de este departamento, por lo que continuarán los bloqueos viales en la vía Panamericana, que comunica al suroccidente colombiano."Nosotros estamos listos para pasar el tiempo que sea necesario, no levantamos aún el taponamiento porque eso solo va a pasar en Boyacá, acá con nosotros nadie ha hablado", dijo Avelino Ulchunte, líder de la protesta en el sur del Cauca.En la misma zona se cumplió una reunión entre las autoridades regionales y los representantes de la manifestación, en la que se buscó permitir el paso por lo menos por un carril. El encuentro estuvo encabezado por el gobernador del Cauca, Temístocles Ortega Narváez, y los alcaldes de los municipios de Patía, Argelia, Balboa y Mercaderes. Al término del diálogo se convino instalar una mesa de concertación regional conformada por autoridades de Cauca y Nariño, para atender de manera puntual algunas de las necesidades planteadas por los campesinos y así lograr un acuerdo parcial que permita disminuir las protestas. "Siempre hemos dicho que lo fundamental para nosotros es el diálogo y por eso hemos insistido en esa opción buscando evitar confrontaciones y desórdenes", dijo el gobernador.Sin embargo, ante la situación de desabastecimiento que ya se siente en algunas regiones, especialmente en Almaguer y Bolívar, la principal preocupación es habilitar por lo menos un carril de la vía Panamericana. El gobernador insistió en que se evitará al máximo el uso de la fuerza, siempre y cuando esta no sea la única alternativa para garantizar los derechos fundamentales de otras personas. Entre tanto, en Boyacá, el departamento con más bloqueos viales durante el Paro Nacional, comenzaron los despejes de las carreteras tras el anuncio de los líderes campesinos desde Tunja. Las empresas transportadoras vinculadas a la Terminal de Sogamoso retomaron sus actividades hacia las 3:00 p.m., especialmente en los trayectos a las ciudades de Tunja, Duitama, Yopal y Bogotá. Desde la salida del primer bus y hasta las 5:00 p.m., en la terminal de transporte de Sogamoso se movilizaron 55 vehículos y 625 pasajeros. La gerente de la terminal, María Fernanda Condía Peña, recomienda a los usuarios respetar las filas y adquirir los tiquetes únicamente en las taquillas de las empresas transportadoras de su preferencia. En las carreteras, además, se desplegó un dispositivo de cinco mil militares para garantizar la movilidad por el departamento. Los soldados también hacen tarea de recolección de escombros, troncos y elementos ubicados sobre los ejes viales durante el paro. El giro de la protestaLa situación, sin embargo, ha sido diferente en otros sitios de Colombia. La decisión de poner fin a los bloqueos que durante doce días han paralizado al menos una decena de departamentos fue tomada a último momento, después de que el presidente Juan Manuel Santos ordenó el regreso a Bogotá de su equipo negociador, tras cuatro días de reuniones infructuosas en Tunja."Y la paciencia se agota", advirtió Santos en una alocución televisada a primera hora de la mañana, en la que dijo que "a pesar de las propuestas concretas (hechas a los negociadores de los campesinos) y el tiempo dedicado, la única respuesta ha sido la constante dilatación de un acuerdo". Por esas razones, "le he pedido a los ministros que regresen a Bogotá, y dejen nuestras propuestas sobre la mesa, propuestas que conocen muy bien ya los colombianos", agregó.La sorpresiva decisión del presidente en medio de una serie de anuncios sobre seguridad tras los disturbios en que terminaron el jueves en Bogotá y otras ciudades las marchas solidarias con la huelga campesina alarmaron a los mediadores que, en una carrera contra el tiempo antes de la partida de los delegados del Gobierno de Tunja, lograron sentar nuevamente a la mesa a las partes.Producto de ese último aliento al diálogo y presionados por la situación, los campesinos aceptaron el levantamiento de los bloqueos pero no la huelga, que continuará hasta que se llegue a un acuerdo definitivo con el Gobierno. "Se han logrado acuerdos parciales lo cual nos da la potestad para invitar a los manifestantes a permitir el libre tránsito vehicular", señaló un comunicado leído en la sede del Arzobispado de Tunja. De esta forma, el país empieza a ver una luz al final del túnel en el que está desde el pasado 19 de agosto, día en que comenzó la huelga que ha dejado al menos siete muertos, incluidos los de los desórdenes del jueves en Bogotá, decenas de heridos y detenidos, así como ingentes pérdidas económicas."Celebro que se haya tomado la decisión de iniciar los desbloqueos del departamento de Boyacá y espero que lo mismo suceda con el departamento de Nariño y Cundinamarca, y que regresemos lo más pronto a la normalidad", respondió horas después el presidente.El Gobierno y los campesinos no han explicado si después del desbloqueo de las carreteras se mantendrá el formato de negociación usado hasta ahora en Tunja o si habrá cambios. Los problemas del campo no se han resuelto con este primer acuerdo, ni tampoco la huelga, pero el Gobierno, después del trago amargo que ha supuesto la protesta, ha reiterado su disposición a negociar y adicionalmente ha propuesto a los sectores productivos del país la construcción de "un gran pacto nacional por el agro y el desarrollo rural".Según el presidente, con ese pacto se le daría "de una vez por todas al país una señal clara sobre sus intenciones hacia el futuro en materia de desarrollo agropecuario", pues en ese campo Colombia tiene "un enorme, un gran potencial"."Vamos a trabajar entre todos con el Gobierno por este pacto nacional para el sector agropecuario y el desarrollo rural", prometió el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Rafael Mejía, quien dijo que entre todos, pequeños, medianos y grandes productores del campo, con el apoyo de los demás sectores económicos, van a "recuperar el tiempo perdido".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad