“A las Farc no les interesa la paz sino el poder”: Francisco Santos

“A las Farc no les interesa la paz sino el poder”: Francisco Santos

Septiembre 07, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
“A las Farc no les interesa la paz sino el poder”: Francisco Santos

La paz de Santos es una paz donde doblegan al Estado, doblegan a las víctimas y se le abre el espacio al Castro- chavismo”, Francisco Santos.

Francisco Santos, precandidato presidencial del uribismo, hizo duras críticas al Gobierno y aseguró que Vargas Lleras será candidato.

La captura de Luis Alfredo Ramos, uno de sus contendores en el uribismo, beneficia su candidatura presidencial?Lo primero, es que esa captura nos manda el mensaje de que esto va a ser contra todo el mundo. Yo no creo en las casualidades y mucho menos que la Corte haya tomado una decisión como esta, con tantas implicaciones políticas en este momento, simplemente por reparto. Yo sí quedo inmensamente preocupado con el mensaje que nos mandan de que aquí la justicia va a jugar un papel. Segundo, tengo el corazón roto porque Luis Alfredo me parece un tipo decente, fue un buen gobernante; a mí me duele inmensamente y por él y por la familia y no acepto ganar o beneficiarme de esa manera porque yo quiero competir.Usted tuvo una indagación preliminar por una reunión con ‘Jorge 40’ y Salvatore Mancuso, ¿cree que esta situación se puede repetir en su caso?Yo llevo siete años con mi abogado yendo, incluso, a Estados Unidos para que muestren alguna prueba y no hay una sola evidencia de algo distinto a lo que está en el expediente del caso que precluyó un fiscal y luego lo reabrieron de manera rarísima. Ahora, ¿que si yo creo que la justicia, que el fiscal y que el vicefiscal tengan intereses políticos? Yo le soy sincero y le digo que con estas personas que están, yo no me siento tranquilo porque todo está en manos del fiscal y del vicefiscal y estoy seguro de que ellos reciben órdenes del presidente Juan Manuel Santos.¿Y por qué está tan seguro?Porque no es sino ver las declaraciones del Fiscal General. Además el Vicefiscal General fue viceministro del Presidente. Punto, así de claro.¿Esto puede interpretarse como la continuación de las diferencias entre Uribe y la Corte Suprema de Justicia?Yo pensé que con los cambios que han habido, tendríamos una Corte que no actuara de manera política, que dejara atrás la politización de sus decisiones, pero con la captura de Luis Alfredo Ramos ha andado un mensaje político y si no se dio cuenta de ello, pues no sé en qué país es que viven. Nosotros hemos navegado aguas más turbulentas y vamos a navegar estas también.¿Cómo analiza la situación del país?Al Presidente le estallaron tres años de mal gobierno; tres años de promesas incumplidas, de desconexión con las regiones y con los sectores sociales, tres años de doblegar a los sectores para que solo le digan lo que él quiere oír, no la realidad de lo que está pasando en el país. Entonces le estalló en la cara esta situación y ese es el diagnóstico más sencillo de lo que ocurre en el país en este momento.¿Qué salida le ve a esta crisis?Le soy sincero, ya es tarde. El Presidente no es un hombre que conecta; es un Presidente que no conoce el país; es un tecnócrata, pero es un mal administrador. Lo que queda claro es que no tiene capacidad de ejecución y no conecta con los ciudadanos. Y tiene unos ministros más desconectados aún y que viven en la estratosfera. El señor Estupiñán, por ejemplo, no sabe del campo y no tiene ni idea de dónde está parado; ese cargo le queda tan grande a él como a muchos de los ministros.¿Con esta explosión social se le ‘aguó’ la reelección a Santos?Yo creo que él está cavando su propia tumba política con la cantidad de errores que está cometiendo. Esto no es espontáneo, sino un deterioro que viene de rato y le doy un ejemplo: él dijo que Gramalote va a ser el ejemplo de la eficiencia de su gobierno y usted ve que en Gramalote la primera piedra que pusieron ya ni la encuentran. Entonces usted ve un Gobierno que maneja muy bien la imagen, se gasta un platal en imagen, pero que no tiene sustancia.¿Qué tanta responsabilidad le cabe al uribismo por la crisis del campo?Recibimos un campo destrozado, al que la gente ni podía ir y recuperamos un millón de hectáreas de siembra, aumentamos en cinco millones de toneladas los alimentos que producíamos, la pobreza rural bajó todos los años y Agro Ingreso Seguro se lo tiraron unos hampones privados, entre otros. Aquí culpan del problema a los TLC cuando la papa no la traemos de EE.UU. sino de los países vecinos, se habla de crisis lechera, pero cuando nosotros entramos al Gobierno producíamos 12 millones de litros y nos fuimos produciendo 18, si hubo un gobierno que le metió dinero al campo fue el nuestro. Es cierto que hay una crisis inmensa en el campo, pero si hay un responsable es César Gaviria y Rudolph Homes, quienes hicieron la apertura en el año 90 y ahí perdimos la cebada, el trigo, el maíz, el algodón. Nosotros con el TLC equiparamos esa apertura, pero había que prepararse.Usted dice que los TLC apenas están entrando en vigor. Con los costos de producción tan altos en el país, ¿no va a agravar la situación del campo?La puede agravar, pero es que teníamos tres años para trabajar. Para reducir los costos; este Gobierno lleva tres años y lo único que ha hechos es hablar de restitución de tierra, pero pregunte cuál es la política cafetera, para el maíz, para la leche, no ha hecho nada y se acuerda del campo tres años después, cuando se les incendia. El problema es que ha este Gobierno le han tenido que manejar la política a punta de paros porque no tiene políticas.¿Cree que las Farc están aprovechando el momento?Sin duda, ¿usted cree que el activismo de la Marcha Patriótica es casual? Cree que las Farc no usaron La Habana para rehacer sus vínculos legales e ilegales; por La Habana ha pasado Raymundo y todo el mundo. Casi que frente a la mesa hay una paralela para rearmar todo lo que nosotros les quitamos. Rearmaron todas sus redes nacionales y todas las redes locales. ¿El condicionamiento de la Corte Constitucional al tema de la impunidad en el Marco Legal de Paz puede dar al traste con el proceso?El problema es que las Farc lo que quieren es cortarnos la cabeza a todos. A las Farc no les interesa la paz sino el poder. Para las Farc la negociación es un instrumento y en el momento en que logre montar a uno de ellos o por interpuesta persona, como ocurrió en Venezuela, aquí se acaban la libertad de empresa, las libertades publicas, se acaban la libertad de expresión. El proyecto de las Farc no es la paz sino el poder y convertirse en el poder castro-chavista del lado. Esa es mi gran diferencia con el presidente Santos.¿Qué les diría a quienes graduaron el uribismo como enemigos de la paz?Aquí no es la paz de Santos o la guerra de Uribe, aquí es la paz de Santos o la paz del uribismo. Esa es la diferencia; la paz de Santos es la que conduce a que aquí se monte el chavismo en ocho años, que es el objetivo del Foro de Sao Paulo de Chávez, de Castro, de Maduro y de las Farc. La paz de Uribe es una paz de la dignidad del Estado, sin impunidad, donde estos señores no pueden pasar de disparar y de asesinar colombianos a dictarnos cátedra de democracia; esa es la gran diferencia. ¿Y no creen que ante la situación del país no han sabido aprovechar el momento para mostrar liderazgo?Lo primero es que nosotros no estamos de acuerdo con el desorden, con los bloqueos; nosotros no estamos de cuerdo con que el señor de clase media de la panadería se está quebrando porque no le llegan los insumos ni los clientes. No podemos estar de acuerdo de ninguna manera con que el bloqueo quiebre a la clase media de Colombia; entonces no estamos de acuerdo con las bloqueos y no podemos incendiar el país, para eso están las Farc.Pero la pregunta es la de liderar una propuesta distinta...Me pone a pensar... de pronto sí, pero le quiero decir que estamos en esa discusión ahora mismo porque ya debemos pasar de la crítica a la propuesta; creo que eso es algo que el uribismo debe empezar a hacer ya.¿Qué opinión le merece el silencio de Vargas Lleras?Vargas Lleras va a ser candidato a la Presidencia esté o no esté Santos; eso se los aseguro. Yo conozco a Germán Vargas y tanto él como Santos están cortados por la misma tijera. Son la misma cara de una misma moneda; y Santos le tiene miedo a Vargas Lleras porque sabe que le hace a él lo que mismo que Santos le hizo a Uribe. Eso es una fotocopia política, pero teniendo mucho más garra política Germán Vargas Lleras.Santos le dijo a El País que sería una vergüenza una elección en la que estuviera un Santos contra otro Santos, ¿qué piensa de esa frase?Yo lo invito a que haga la paz y que se retire; me parece que con el presidente Santos, y hoy lo vemos con más claridad, es mucho el retroceso que ha sufrido el país en materia de seguridad, en materia económica, en diálogo social y crecimiento económico. Yo no quiero responder a insultos o caricaturizaciones, ni voy a bajarme al barro porque eso le hace daño a la democracia en Colombia. Creo que los problemas del país son tan graves que lo que requieren es un debate de ideas.¿Los primos Juan Manuel y Francisco Santos son irreconciliables?En el tema familiar no. Yo no tengo ningún problema en esa materia, pero en el tema político sí. Yo tengo que ser sincero y yo no soy uribista, yo soy furibista; yo no soy un uribista vergonzante. Yo tengo una admiración, una gratitud y una lealtad profunda con Uribe, entre otras porque yo vi el país cambiar. Con Uribe en Popayán vimos un recibimiento tan cálido de gente de clase media y media-baja que me cargaron las pilas para un año.¿Si no le van a apostar a polarizar, qué estrategia van a utilizar ahora?Lo que hicimos durante ocho años y la de empezar a devolverles las competencias a los departamentos; apuntar a la descentralización, rediseñar todo el tema institucional departamental; propuestas en materia de seguridad y justicia, una política agraria muy agresiva porque la paz en Colombia llega por cuenta de una agricultura rentable y estoy proponiendo duplicar el presupuesto del Ministerio de Agricultura y pasar el programa Agro Ingreso Seguro de $500.000 millones a un billón.En redes sociales hacen ver al uribismo como buitres sobre los cuerpos de los policías y militares asesinados, ¿por qué hacen tanto eco en los muertos de la Fuerzas Armadas?Por que nos duele profundamente esos muertos y este Gobierno los ha abandonado. Cómo es posible que el 20 de julio haya 21 muertos y el Presidente no los mencione en su discurso; por Dios. Y frente a los 14 más asesinados solo un twitter de condolencias. Nuestra Fuerza Pública merece más respeto. Uno como Presidente tiene que morirse cada vez que muere un policía o un militar y el Presidente lo que hace es lavarse las manos.Usted habla de víctimas, pero el gobierno Uribe se opuso a la Ley de Víctimas y la Restitución de Tierras. ¿Cuáles son las víctimas a las que se refiere el uribismo?Ahí hay un error porque la gente trata de reescribir la historia. Fue en nuestro gobierno el que creó la Comisión de Reparación y Reconciliación, y en el Valle hizo mucho más de lo que ha hecho este gobierno con la Ley de Víctimas. Fuimos nosotros quienes nos inventamos la reparación administrativa en el 2009; en el último año pagamos $500.000 millones en reparación administrativa. Yo fui a Urabá a entregar a las familias cheques de $21 millones. La Comisión de Memoria Histórica la creó la Ley de Justicia y Paz y lo estábamos haciendo incluyente, pero nos fuimos y eso se convirtió en una locura; ahora resulta que el gran asesino de Colombia es Laureano Gómez y no las Farc ni el narcotráfico. Todo eso lo hicimos nosotros, entonces que no nos vengan a decir que no nos preocupamos por las víctimas.Es tan clara la cercanía de Santos con los liberales como la del uribismo con los conservadores, ¿esta volviendo Colombia al bipartidismo?No creo, pero lo que sí creo es que una parte importante del Partido de la U va a acabar acá; que una parte muy importante del conservatismo va a acabar de este lado; el Presidente es liberal y él no lo niega. Él solo nos usó; él usó el Partido de la U para hacerse elegir, pero a mí me parece desafortunado que uno en política mienta de esa manera. Yo soy un hombre sincero, yo no digo mentiras, y a veces me meto en líos, por decir la verdad y lo que pienso y prefiero ser a sí a dar vueltas mentir y hacerme elegir con engaños. Yo quiero hacerme elegir con mis tesis, mis defectos y también mis virtudes.¿Usted ya se ve como el candidato presidencial del uribismo?Uribe me enseñó una cosa: que hasta que el último voto de las urnas no esté contado, no hay que parar de trabajar. Uno en política no se puede confiar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad