15 preguntas claves para Santos y Mockus

15 preguntas claves para Santos y Mockus

Junio 13, 2010 - 12:00 a.m. Por:

Los dos aspirantes a la Presidencia de la República se le midieron a un debate virtual sin maquillaje y sin la presión del tiempo. Estas son sus respuestas.

A una semana de la segunda vuelta presidencial y en lo que se podría llamar un cara a cara sin maquillaje y sin cámaras, los candidatos Juan Manuel Santos, del Partido de la U, y Antanas Mockus, del Partido Verde, plantearon los principales aspectos en los que han basado sus campañas presidenciales. Ellos ratificaron los postulados y propuestas de lo que serán sus programas de gobierno, en caso de ganar la Presidencia de la República el próximo 20 de junio.Sin tapujos, pero reposados y sin el afán del tiempo, cada uno de ellos, a su manera, resolvieron algunas de las inquietudes planteadas con más frecuencia por el ciudadano del común, pero también hicieron compromisos con la comunidad sobre temas polémicos. Santos, por ejemplo, dijo que se comprometía a escribir ‘sobre mármol’ a que, de resultar elegido el próximo domingo, en ningún caso subiría la tarifa de los impuestos. “Subir las tarifas de IVA les quita poder de consumo a los pobres, disminuye la demanda. Aumentar el impuesto de renta ahuyenta los inversionistas. En consecuencia, hay más desempleo”, dijo.Mockus, por su parte, también aseveró que firma su promesa en piedra de salvaguardar los recursos públicos, pero añadió que “nuestro programa es tan serio y honesto en sus metas y medios que lo podríamos firmar todo en mármol”.Sobre el tema que toca a todos y preocupa a los colombianos: la seguridad, también mostraron sus cartas. Para el ex ministro de Defensa, la seguridad urbana será tan eficaz “como ha sido la seguridad democrática contra la guerrilla”.Mientras que para el ex alcalde de Bogotá, la seguridad tendrá como eje la Policía y la prevención, acompañada de un programa nacional de educación ciudadana para la convivencia.Los aspirantes también fueron más allá y reconocieron con sinceridad que es lo que más admira el uno del otro. Temas como el empleo, democratización del futuro programa de Gobierno y participación regional en el próximo Plan Nacional de Desarrollo no podían faltar en el cuestionario de 15 preguntas que los dos candidatos le respondieron a El País para que sus lectores hagan sus propios juicios y decidan por la opción que más le conviene al país y al Valle del Cauca.Desde este domingo, cuando queda una semana de campaña, Santos y Mockus entran en la recta final en su lucha por el primer cargo público de Colombia. En estos días, desde recintos cerrados tratarán de convencer a los electores de sus méritos y cualidades para convertirse en el sucesor del presidente Álvaro Uribe Vélez. El cuestionario al futuro Presidente de Colombia ¿Qué compromiso está dispuesto a firmar sobre mármol para demostrarle al país que no es sólo una promesa de campaña?¿Cuál será su prioridad desde la Presidencia de la República para superar la pobreza en Colombia?¿Cuál es la cualidad de su contrincante que más admira?¿De ser elegido, le ofrecería un ministerio a su contrincante?¿Qué acciones inmediatas adelantará para recuperar la seguridad urbana?¿Si pierde en la segunda vuelta, le hará oposición política al nuevo Gobierno?¿Cuál ha sido el principal error del gobierno del presidente Álvaro Uribe que usted está dispuesto a enmendar?Todos los gobiernos prometen acabar con la corrupción, en especial en la contratación estatal. ¿Por qué creer que usted sí logrará ese objetivo?¿Si no es aumentando algunos impuestos, cómo logrará su administración aumentar los recursos para cubrir el déficit fiscal y para cumplir con la revolución social que se propone?¿Qué le hace pensar que con su elección presidencial se podrán superar las diferencias con vecinos como Venezuela y Ecuador?¿En su mandato, qué cambiará en la relación bilateral con Estados Unidos?¿Como Presidente de la República, está dispuesto a impulsar la reelección inmediata de alcaldes y gobernadores?¿Cuál es el principal ‘chicharrón’ que hereda de la administración Uribe Vélez?¿De llegar a la Presidencia de la República buscará ser reelegido por otro período de cuatro años?De ganar las elecciones, ¿cuál será su prioridad para el Valle del Cauca?“Se puede gobernar sin corrupción”: MockusRecursos públicos, recursos sagrados, en primer lugar. Nuestro programa es tan serio y honesto en sus metas y medios que lo podríamos firmar todo en mármol.Son dos: la lucha contra la corrupción y el clientelismo y una reforma fiscal para conseguir los recursos que el país necesita para apostarle seriamente a la lucha contra la pobreza.Su habilidad política.Creo que el que pierda tiene la responsabilidad de ejercer una oposición constructiva.Un refuerzo y aumento del pie de fuerza de la Policía Nacional es imperante. La Policía será el eje para garantizar la seguridad ciudadana mediante un proyecto nacional con énfasis en la prevención. Impulsaremos un programa nacional de educación ciudadana para la convivencia. Propiciaremos acciones pacíficas como la resistencia civil, la presión social y el debate público contra la violencia y las diversas formas de ilegalidad.Promoveremos el encuentro de ciudadanos en el espacio público para fortalecer la confianza, el sentido de pertenencia y el goce de derechos.Como lo mencioné anteriormente creo que la oposición constructiva es buena para el país.Creer que el fin justifica los medios.Porque bajo mis dos alcaldías en Bogotá demostré que sí se puede gobernar sin negociar prebendas ni contratos. A pesar de tener el Concejo como opositor logré sacar adelante una reforma tributaria ante el Concejo de Bogotá sin prebendas, y sí con argumentos.Mejoré las finanzas del Distrito, aumentando la inversión anual de $150 mil millones a $1 billón y al cierre de 2005, la Administración Central arrojó un superávit fiscal de $260.939 millones. Mis administraciones brindaron tanta seguridad a los ciudadanos en cuanto al manejo que se le daba a los recursos públicos que logramos recaudar por impuesto adicional voluntario $2.022,4 millones. Tanto Sergio Fajardo como yo, le demostramos a nuestras ciudades que sí se puede gobernar sin corrupción, lo hicimos con Bogotá y Medellín y ahora lo queremos hacer en toda Colombia. La única manera responsable para que el gobierno pueda cubrir el déficit fiscal de $4,2 millones de millones y además pueda cumplir con la revolución social que el país necesita, es aumentando impuestos. Decir que los recursos vendrán del crecimiento económico del país es irresponsable debido a que es incierto, y por muy optimista que sea depende de muchos factores ajenos al gobierno. Contar con algo que realmente no se tiene es irresponsable además de utópico.Tenemos una gran ventaja frente a Juan Manuel Santos y es que empezaríamos desde cero la relación con ambos países. Tanto los países vecinos como nosotros debemos ser conscientes de la relación de interdependencia que nos rodea y que afecta de manera desmedida la calidad de vida de los habitantes de las zonas fronterizas. Si soy elegido Presidente Colombia, Venezuela y Ecuador podrán dar vuelta a la página e iniciar una nueva era en sus relaciones. Nuestra relación política con los países será de Estado y no de gobierno o de personas. Buscaremos aprovechar la interdependencia para generar una relación de mutuo beneficio para ambas naciones. Actualmente Estados Unidos es nuestro aliado más importante en materia militar y comercial, y mantendremos esa relación sin desatender las que tenemos con el resto del mundo. Con base en los avances de nuestro gobierno en materia de legalidad democrática, esperamos que los Estados Unidos ratifiquen el Tratado de Libre Comercio.La reelección de alcaldes y gobernadores no debe beneficiar a quienes ejercen actualmente en cargos locales de elección popular, pues no es posible cambiar las reglas del juego a mitad de camino. Por otra parte considero que la reelección debe ser por una sola vez, no inmediata y con amplia supervisión de los electores, evitando que se premie la compra de votos, la cooptación del elector y la reelección de clientelas a nivel regional. Una de las razones por las que no se ha aprobado anteriormente es el miedo de que se utilicen recursos públicos para hacer campaña. Impulsaría la reelección de gobiernos locales si estos fueran probos, dignos, transparentes, participativos, ejemplares y orientados al servicio al ciudadano. El déficit fiscal.Primero hay que llegar.Trabajar para que la educación esté al alcance de todos los vallecaucanos, que sea de alta calidad y que realmente los prepare para la vida laboral y la vida en sociedad.“He sido un hombre de resultados”: SantosPuedo firmar sobre mármol que no voy a subir las tarifas de impuestos porque eso va en contra de la generación de empleo. Subir las tarifas de IVA les quita poder de consumo a los pobres, disminuye la demanda. Aumentar el impuesto de renta ahuyenta los inversionistas. En consecuencia, hay más desempleo.Facilitar el acceso de los pobres al mercado laboral formal es un mecanismo eficaz para brindarles una fuente de ingresos estable. Para eso promoveremos trabajos decentes y salarios dignos. Buscaremos que en cada familia colombiana haya al menos una persona con empleo formal. Para salir de la pobreza también hay que estudiar. Para eso daremos facilidades como créditos sin ningún interés real para los más necesitados. Hay varias cualidades que admiro de él. Le puedo decir que yo respeto a Antanas Mockus.El orden lógico de las cosas es establecer primero las políticas y luego buscar a las persona más idóneas para ejecutarlas. Eso es buen gobierno.La seguridad urbana será tan eficaz como ha sido la seguridad democrática contra la guerrilla. Crearemos policías metropolitanas para poblaciones intermedias. Los comandantes de localidades y municipios coordinarán sus actividades con asociaciones vecinales, comerciantes y empresarios, en áreas urbanas denominadas cuadrantes. Mejoraremos la capacidad de la Policía: incrementaremos el pie de fuerza y los equipos a su disposición con especial énfasis en la mejora de la movilidad y comunicaciones así como en la provisión de armamento adecuado.Como dice el refrán: ‘no hay que ensillar las bestias antes de comprarlas’. Además, vamos a ganar como colombianos comprometidos alrededor del Acuerdo de Unidad Nacional que he propuesto.Yo no hablaría de errores. Sin duda, hay cosas que se deben mejorar, como el sistema de salud. El gobierno del presidente Álvaro Uribe dio un salto histórico en cobertura y a nosotros nos corresponde mejorar la calidad de los servicios de salud, garantizar atención especializada para los más pobres y hacer énfasis en la prevención. Mis propuestas y compromiso contra la corrupción tienen la garantía de que he sido un hombre de resultados. Basaré mi administración en las políticas del buen gobierno, que he defendido y practicado durante mi larga vida pública: transparencia, eficiencia y eficacia. Contra la corrupción seremos tan contundentes como lo hemos sido en la lucha contra la guerrilla, el narcotráfico y los paramilitares. Presentaremos unas reformas, constitucionales y legales, para duplicarles las penas a los corruptos. Para controlar el déficit fiscal, que hoy alcanza los 4,5 puntos del PIB y poder asumir los gastos crecientes que se avecinan, debemos ser austeros en el gasto, buscar más ingresos, obtener recursos de crédito, tener mejores controles para evitar la evasión de impuestos y formalizar la economía. La manera para aumentar los ingresos no es subiendo las tarifas, sino ampliando la base. Además, uno puede incrementar el recaudo formalizando a más empleados y creando plazas de trabajo con nuevas empresas. Le doy un ejemplo: si formalizamos a 500 mil trabajadores que hoy son informales –esa es una de nuestras metas-, ellos le aportarán $600 mil millones al sistema pensional y $400 mil millones al sistema de salud ($1 billón en total). Eso demuestra que formalizar la economía es lo mejor para la sostenibilidad financiera de las pensiones y de la salud.La fórmula que aplicaré para normalizar las relaciones es una combinación de diplomacia, prudencia y permanente respeto entre los gobiernos. Pondré todo de mi parte para que haya un completo restablecimiento de las relaciones comerciales con ambos países y una cooperación en aspectos tan cruciales como seguridad y desarrollo fronterizos.Creo que las importantes relaciones bilaterales que mantenemos con los Estados Unidos cuentan con una ventaja fundamental, y es que su promoción es fruto del compromiso de los dos partidos políticos de ese país. El Plan Colombia, que ha sido el marco fundamental de cooperación militar, de lucha contra el narcotráfico y apoyo al fortalecimiento de la institucionalidad, nació en el año 2000 bajo el gobierno de Bill Clinton. Más que un cambio, destacaría una evolución, y es que en la medida en que las políticas antinarcóticos han sido efectivas, se han podido destinar más recursos al componente social del Plan Colombia, como apoyo a los pequeños cultivadores de coca para que ingresen a la economía lícita, además de que se hace más énfasis en la erradicación manual de los sembrados de coca que en la fumigación.Yo apoyo la reelección de alcaldes y gobernadores porque obedece a un principio fundamental y básico que se aplica en muchos países y es que un periodo es muy poco para un buen gobernante. Yo soy partidario de que se puedan reelegir por un sólo periodo y darle la oportunidad al pueblo de que se manifieste; si el alcalde o el gobernador lo están haciendo bien, los reeligen; si lo están haciendo mal, escogen a otro.No creo que haya un principal ‘chicharrón’ sino una necesidad latente de los colombianos: el trabajo. Ahora que el presidente Uribe nos devolvió la seguridad, tenemos la enorme oportunidad de concentrarnos en crear más trabajo, mejor pagado y con todos los beneficios de ley para los colombianos, dejando atrás índices de desempleo por encima del 12%, como el que hoy tenemos. Mi presidencia garantiza dos cosas: la preservación y consolidación de la seguridad y la tranquilidad de los colombianos, que nos ha costado años de esfuerzos; y que ejecutaremos lo que proponemos: una política centrada en la creación de trabajo y oportunidades de emprendimiento. Eso es lo que piden los colombianos. Si el símbolo del gobierno del presidente Uribe fue la seguridad democrática, yo quiero que me recuerden como el presidente que les dio trabajo a los colombianos. Representamos el paso adelante, para crecer y desarrollarnos.Le repito el refrán: ‘no hay que ensillar las bestias antes de comprarlas’. Primero debemos ganar la elección del 20 de junio y luego concentrarnos en hacer un buen gobierno.El Valle tiene todo el potencial para convertirse en una gran despensa de Colombia y un puente importante que conecte nuestro mercado con el exterior, por donde pase el mercado interno y externo. Tenemos claridad sobre cómo lograrlo: además del esfuerzo que haremos en infraestructura vial, daremos el salto a la integración logística, carretera, aérea, fluvial y férrea. La economía y el empleo del departamento crecerán jalonados por cinco locomotoras que pondremos en marcha en todo el país: la agricultura, la infraestructura, la vivienda, la minería y la innovación. Actualmente hay un déficit de 2 millones de viviendas y al ritmo que vamos (construyendo 130.000 cada año) tardaríamos 15 años en compensar el rezago. Por eso vamos a producir 1 millón de viviendas de interés social en el siguiente cuatrienio.Queremos además un país equitativo con todas sus regiones. Colombia es un país con una inequidad regional inaceptable; las regiones del Caribe, del Pacífico, de la frontera con Ecuador, de la Amazonía, la Orinoquía, y las fronterizas con Venezuela, constituyen un “anillo desfavorecido”. Para ello crearemos un Fondo de Compensación, que ayude a estas regiones a alcanzar a las del centro del país.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad