Zonas de regulación, alternativa para el lío de parqueo en Cali

Febrero 15, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Zonas de regulación, alternativa para el lío de parqueo en Cali

La zona gastronómica de Granada presenta uno de los mayores conflictos viales por falta de estacionamientos. Los vehículos se parquean en las calles y, como se puede ver, tienen unas horas permitidas para hacerlo. Allí habrá Zonas Especiales de Regulación.

Se abre la posibilidad de hacer estacionamientos bajo las plazoletas en Cali, con la modalidad de alianzas público privadas.

Alejandro Rosero, propietario de un reconocido restaurante bar de Granada, dice que todos los días le toca pelear con los conductores y, sobre todo, motociclistas que se estacionan frente al negocio e impiden la llegada de sus clientes. No sólo se toman la calle, sino también los andenes de lado y lado. Enseguida hay un centro educativo y para allá va la mayoría de los dueños de vehículos que se toman esa calle. “Para la cantidad de negocios que existen en Granada (hay 3516 sillas en bares y restaurantes, según un estudio de la Secretaría de Cultura y Turismo de Cali), no hay parqueaderos suficientes”, se lamenta el empresario.Andrea Gutiérrez dice que debe llegar temprano al centro médico donde trabaja, en Tequendama, para poder parquear su vehículo, porque después de las 8:00 a.m. no encuentra puesto. Las calles y andenes están llenos de carros por la cantidad de negocios de salud y belleza que hay en ese barrio.Tampoco hay dónde parquear en el barrio El Peñón en horas pico, frente a los restaurantes (que tienen 1447 sillas disponibles) y edificios de oficinas y comercio. Luis Fernando Herrera, ejecutivo de ventas de una inmobiliaria, afirma que estacionarse en el parque del Peñón o frente a los restaurantes aledaños, sobre todo al mediodía, es una odisea.Un censo de la Sociedad de Arquitectos dio cuenta que a esa zona gastronómica de Cali llegan diariamente unos 1200 vehículos, la mayoría de los cuales se estacionan en las vías públicas, porque no hay zonas de parqueo.Por eso, no es raro que un mediodía o una noche cualquiera la gente tenga dificultades para moverse por Granada y El Peñón, porque hay vehículos parqueados a lado y lado de las calles. Incluso en filas dobles en cada acera cuando la demanda de comensales es mucha y a ella se suma la salida de estudiantes y empleados de institutos y empresas del sector.Algo similar ocurre en San Antonio, cada vez más lleno de negocios (hay 1300 sillas en bares y restaurantes), en el parque del Perro (con 387) y en la Carrera 66 entre la Calle 9 y la Avenida Pasoancho, donde hay medio centenar de establecimientos de comida y diversión. El gran problema de todos estos lugares de encuentro de los caleños y turistas es que no hay suficientes sitios de parqueo. En la ciudad hay más de 3000 establecimientos públicos (según estudios disponibles); de ellos, 300 funcionan con parqueaderos, pero sólo tienen capacidad para recibir al 3% de los vehículos particulares que hay en Cali. Se estima que en la ciudad circulan 550.000 vehículos y 300.000 motos.El director de Planeación Municipal, León Darío Espinoza, reconoce que Cali tiene un alto déficit de parqueaderos, pero advierte que mucha gente tampoco usa los existentes y prefieren darle una moneda a unos ‘trapitos’ (cuidadores de carros), antes que pagar un parqueadero que en Cali aún tiene una tarifa muy barata frente a ciudades como Bogotá. En eso coincide la arquitecta Claudia Villegas, ex presidente de la Sociedad de Arquitectos en el Valle, quien afirma que “la gente es muy cómoda y está muy mal acostumbrada a parquear en cualquier parte. No tenemos la cultura del caminar, sino que queremos estacionar el carro delante del restaurante donde vamos a comer, en la vía o en el andén, y hemos priorizado el carro sobre le peatón”.Hay alternativasSin embargo, en el último Plan de Ordenamiento Territorial, POT, aprobado a finales del año pasado, se abrió la posibilidad de construir parqueaderos subterráneos bajo plazoletas y en edificios de altura en la periferia de la zona gastronómica de Ganada.León Darío Espinoza indicó que se contrataron un par de estudios con la Universidad del Valle sobre áreas congestionadas de Cali donde el parqueo es muy crítico. A raíz de eso surgieron diagnósticos de las áreas del centro tradicional, Granada, San Nicolás, Tequendama y se mencionaron áreas residenciales donde hay problemas. Para su manejo se plantean algunos instrumentos que pueden llegar a utilizarse si el municipio los necesita, como los ‘cargos por congestión’ y las ‘Zonas de Estacionamiento Regulado’ (ZER).De estos dos mecanismos, el Municipio se propone aplicar a partir de este año las ZER en alguna áreas de Granada. Estas consisten en hacer unas celdas en el piso, en un tramo de calle para estacionar carros con un mecanismo de cobro, bien sea una persona que cobre o un equipo de parquímetro, para que quien se quiera estacionar allí lo haga por un tiempo y pague por ello. De esta manera, se elimina el parqueo a lado y lado de la vía y hay un control por cámara. Al infractor del estacionamiento o del pago del parquímetro le llegaría la multa a la casa como ocurre hoy con las fotomultas.El otro mecanismo de cargas por congestión se considera a mediano o largo plazo. Consiste en definir una zona de conflicto vial (caso Granada o el centro de la ciudad) y determinar unas horas de restricción para circular por ellas, como las horas pico. Quien decida pasar por allí y aumentar la congestión deberá pagar una tarifa (mil o dos mil pesos), la cámara capta la placa y envía a la casa la factura, como lo hace con la fotomulta. Por otra parte, dijo Espinoza, está el mecanismo de las Alianzas Público Privadas (APP) para hacer estacionamientos en la ciudad, de acuerdo a lo que ya permite el POT. Con este mecanismo ya han llegado tres propuestas a la Administración Municipal para soluciones de parqueo. Una escoge Tequendama, Granda y Centro; otra coge Granada, San Nicolás y Centro, y otra solo San Nicolás y Centro para desarrollar soluciones de parqueo. Sin embargo, estas propuestas aun están por concretarse. La Secretaría de Tránsito, por su parte, había incluido una partida en su presupuesto de $178 millones para la formulación del Plan Maestro de Parqueaderos, que consistía en definir soluciones de este tipo para la ciudad.Por lo pronto, el POT abrió la puerta para que los particulares presenten propuestas a la Administración, puede ser mediante las APP, con el fin de darle un respiro a la movilidad en Cali que cada vez encuentra más calles ocupadas por vehículos mal estacionados.Posibles proyectos de parqueo bajo plazoletas urbanasUna baraja de sitios ha venido evaluando Planeación Muncipal de tiempo atrás, los cuales podrían funcionar como parqueaderos subterráneos, tal como se hizo en la plazoleta de la Caleñidad, frente al CAM.La plazoleta de la Gruta, (Avenida 2N con Calle 8), entre el puente vehicular y el Instituto de Bellas Artes) tiene una posibilidad para habilitar 200 unidades de estacionamiento. En la plazoleta del Mercurio, frente a Comfenalco, (Calle 5 con Carrera 10) se podrían adecuar 233 plazas para vehículos.La plazoleta de San Bosco (Carrera 15 con Calle 9) tendría capacidad para 167 plazas de parqueo. El estimativo inicial de inversión del proyecto es de $9.100 millones.La plazoleta de San Francisco, en un parqueadero subterráneo podría albegar 400 vehículos y se calcula que la inversión sería del orden de $23.000 millones.En la plazoleta de los Poetas, aledaña a la iglesia La Ermita, cabrían 170 parqueaderos y se requerían más de $9000 millones en inversión. En el parque de Las Banderas sería necesaria una inversión de $61.000 millones para habilitar 1107 unidades de estacionamiento. Se han hecho, también, cálculos para potenciales parqueaderos subterráneos en la plazoleta de la Biblioteca Departamental para 125 automóviles y en la zona aledaña al parque de San Antonio con capacidad para 94 estacionamientos. Son proyectos que oscilan entre los cinco y seis mil millones de pesos.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad