“Yo sería un pésimo alcalde”: Alberto Hadad

“Yo sería un pésimo alcalde”: Alberto Hadad

Noviembre 09, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Diego Martínez Lloreda - Director de Información de El País
“Yo sería un pésimo alcalde”: Alberto Hadad

Alberto Hadad, exsecretario de Tránsito de Cali.

El exsecretario de Tránsito de Cali Alberto Hadad explica por qué no va a ser candidato a la Alcaldía de Cali, defiende la gestión de Rodrigo Guerrero y les echa pullas a la clase empresarial y a los políticos.

Muchos rumores circularon en Cali acerca de intempestiva salida de la Secretaría de Tránsito de Alberto Hadad, quien durante los dos primeros años de la administración Guerrero fue, sin duda, el funcionario estrella de ese gobierno.Cinco meses después de su renuncia a la Secretaría, Hadad decidió romper su silencio para contar las verdaderas razones de su dimisión, para defender la gestión de Rodrigo Guerrero, para explicar por qué no le jala a una candidatura a la Alcaldía y para, en su estilo franco y desabrochado, lanzarles pullas a la clase empresarial y política de la ciudad. Sobre su salida de la Secretaria de Tránsito hay muchas leyendas urbanas. ¿Usted salió por la puerta de atrás de la secretaría?Por ningún motivo, créame que me dolió mucho tomar esa decisión. Cuando debo tomar decisiones trascendentales generalmente me reuno con mis tres hijos y mi señora, y en este caso hubo unanimidad en que era el momento de retirarse. Me dolió mucho dejar de acompañar a un gran amigo y a un gran alcalde como Rodrigo Guerrero, pero creo que salí, no digo que si por la puerta grande o por la puerta de atrás, porque no soy la persona para auto calificarme, pero sí salí con mi conciencia en paz.Hay gente que dice que después de su salida de la Secretaría de Tránsito lo que usted logró se perdió, que el Tránsito ha vuelto a ser caótico, ¿Qué percepción tiene usted al respecto? Me molestan mucho esos comentarios, y por esa razón estuve mucho tiempo por fuera. Yo creo que la ciudad tiene que entender que hay estilos de personas, estilos de secretarios, de alcaldes. Tal vez yo acostumbré a Cali a un estilo de estar al frente de la ciudad, sintiendo la ciudad. Yo le di un manejo totalmente empresarial a la Secretaría gracias al cual los ingresos crecieron el 1500% y todo se invirtió en la ciudad. Pero me duele que los caleños nos encarguemos de destruirnos los unos a los otros y ahora mucha gente tenga en la mira al Secretario de Tránsito.Se dice que mientras usted era un general de 'trinchera', que estaba en la calle, el doctor Cantillo, su sucesor, es un general 'de escritorio'...Tal cual como lo dicen, se lo dije a él, porque los amigos son los que le dicen a las personas lo que no quieren oír. Él muy amable y muy gentilmente me aceptó los comentarios y creo que va a girar un poco su actuación en tres puntos fundamentales, uno: volver a demarcar, a señalizar y a pintar toda la ciudad, porque la ciudad cuando se ve mal presentada es como cuando usted no se afeita o sale sin peluquearse; el segundo punto es que la gente se está parqueando donde no puede, hay que sacar a todos los guardas y tercero es que se volvieron a presentar trancones que son solucionables, la 80, la 62, es cuestión que mientras se renueva toda la parte de la semaforización, en la que se están invirtiendo $2500 millones, es sencillamente apagar los semáforos y manejarlos de forma manual. Esas tres recomendaciones las recibió el secretario, no le puedo imponer mi estilo, pero son sugerencias que le van a servir mucho a él y le van a servir a la ciudad.Ahora, todo el mundo ve la parte mala, anteriormente cuando no estaban las foto multas había 147 infracciones por pasarse el semáforo en rojo, diarias. Hoy en día donde están las fotomultas únicamente se pone el 2% de ese 100%. La gente aprendió. Volviendo a su salida del Municipio, ¿se volvió usted una persona incómoda para la administración porque habla de frente, dice lo que piensa?,En algunos momentos sí y es lógico, porque en los consejos de gobierno era supremamente crítico, pero en el buen sentido de la palabra y cuando uno es tan frentero, a veces se vuelve uno odioso y peca por exceso, como pequé y pedí excusas por una entrevista que le di a Claudia Palacios, porque estaba muy indignado de ver a Rodrigo cuando lo habían calificado como el peor alcalde de la ciudad en ese momento, me puse a hablar y hablé con algo que uno no puede, con rabia.A propósito de la imagen del Alcalde, usted ha sido un gran defensor de la gestión de Rodrigo Guerrero, ¿ cómo ve usted desde afuera las encuestas que muestran que el Alcalde tiene una popularidad baja?Da tristeza, como caleño me da tristeza que Rodrigo esté por debajo del alcalde Petro con todo el respeto que él se merece. Y esto fue casualmente lo que me obligó a decir en esa entrevista que tal vez Cali no merece gobernantes como nosotros, es posible que le guste otro estilo de gobernantes. Mire, hacen una encuesta y Angelino Garzón que me merece el mayor respeto y admiración porque conozco su trayectoria, tiene el 48% de popularidad, si esos son los gobernantes que quiere Cali, pues la ciudad es la que elige, ¿por qué? porque que el caleño sufre de una conformidad personal, y usted ve que el 70% del estrato 4, 5 y 6 no sale a votar y después se quejan de que no hay alcaldes buenos.Volviendo al tema de la popularidad del Alcalde, ¿cree que es un problema de manejo de imagen, que no se ha invertido en publicidad, como Jorge Iván Ospina que gastaba $15 mil millones al año, o hay algo más de fondo?Rodrigo, en lo poco que logré conocerlo, no es la persona para estar haciendo algo y salir como una reina de belleza a decir "yo lo hice". Pero miremos la ciudad, los ingresos de la administración de Hacienda se quintuplicaron, se terminaron las mega obras, el complejo de alianza público privada de Tránsito creció en 1700% en ingresos; la cobertura de educación creció, la de salud, el corredor verde, el MIO es el que menos mal está en el país. Pero uno tiene que ser franco, y yo sí creo que al gobierno le ha faltado comunicar más y es muy importante porque la ciudad necesita que le cuenten las cosas, yo creo que la ciudad no sabe lo que se ha hecho, el saneamiento fiscal, el saneamiento de todas las secretarías, va a quedar una ciudad ordenada, limpia, para impulsarla más.Muchas personas, incluso en el entorno del Alcalde, consideran que usted es la persona llamada a reemplazarlo y a continuar su obra. ¿Ha pensado en eso?No hay ninguna posibilidad. Uno tiene que ser honesto consigo mismo. Yo quiero ayudar a Cali como un ciudadano más, ya tengo 62 años, yo creo que ya presté mi ‘servicio militar’, y me sometí a todos los vejámenes, cuando fui gerente de Emcali y ahora en Tránsito. De tal manera que no, yo creo que aquí hay personas para ser alcalde, lo que pasa es que somos muy cómodos.¿Pero no es un acto de comodidad dar un paso al costado y no jugársela para continuar la obra de gobierno de Guerrero?No, por el contrario es un paso de sinceridad, no tengo votos, no soy político, yo sería un pésimo alcalde, soy intransigente, soy un persona que sufro mucho con los crímenes. Yo no sirvo para ser alcalde, soy intransable, demasiado autoritario y perfeccionista.Y si usted descarta esa posibilidad, de las personas que han expresado su interés de llegar a la alcaldía, ¿cuál le gusta?Me parece que Luz Helena Azcárate ha demostrado dignidad, una gallardía, es una gran trabajadora. No creo, como se afirma por ahí, que sea un títere de Mauricio Guzmán, su esposo. Por el contrario, ella sacó a Mauricio adelante de sus dificultades, es una gran señora. Santiago Castro me parece una persona sana, conoce la política, hizo una gran labor en la Aerocivil. Nicolás Orejue es un muchacho buenísmo, queridísimo, pero no marca. Yo tengo un candidato: Rodrigo Otoya, que hizo los Juegos Mundiales, tiene capacidad de liderazgo, es empresario exitoso, que también se ponga el vestido de baño y se tire a la piscina.Hay gente que piensa que el Alcalde está muy solo, que no tiene quién lo defienda y se ha ido quedando sin interlocución en la administración, ¿lo percibe así?Yo sí creo que el Alcalde necesita más acompañamiento.La clase empresarial de la ciudad ha sido solidaria con el Alcalde?Yo creo que sí. Pero con todo el respeto lo digo, los gremios fueron conmigo fantásticos, pero usted cree que viene el nombramiento de los ministros y nos dan una gran ministra, que es la de cultura ¿Y de resto? cuando el Valle del Cauca y Cali fueron los que más votaron por el presidente Santos, se esperaba más reciprocidad del Presidente Santos hacia el alcalde Guerrero, qué tal que eso hubiera pasado con los costeños, los paisas, los bumangueses, ¿usted oyó un pronunciamiento de un gremio frente al nombramiento de los ministros? ninguno, porque somos cómodos.¿Lo que usted quiere decir es que los empresarios piensan mucho en sus negocios y poco en Cali y el Valle?Desafortunadamente sí, voy a ser muy franco y me duele tener que decirlo: la mentalidad de ellos es: mientras a mi me vaya bien, lo otro es secundario.El cariño que usted le expresa a los guardas de tránsito, ¿no le habrá impedido ver hechos de corrupción que se presentaban en la Secretaría? Desafortunadamente sí, hubo corrupción, yo diría que no tanto en el tema que el guarda pedía la plata. No quiero hablar del pasado, ni de gobiernos pasados, no sabe la lucha cuando llegué y encontré una secretaría paralela, entonces que tristeza y lo digo de corazón durante mi mandato pudo haber corrupción, varios funcionarios están judicializados por eso, hay tres en la cárcel. Pero es una tristeza que todavía siga existiendo ese flagelo, a pesar de que se disminuyó sustancialmente.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad