Cali y Cuba, un dulce contrapunteo

default: Cali y Cuba, un dulce contrapunteo

Conoce con Melao, la nueva obra de Delirio, esa similitud que existe entre estas dos culturas separadas por el bello mar Caribe y cómo la parte de circo se sincroniza en cada show.

Cali y Cuba, un dulce contrapunteo

Julio 22, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Cali y Cuba, un dulce contrapunteo

Celebra con Melao, dulce contrapunteo el cumpleaños número 480 de Cali y gózate los 10 años de Delirio.

Conoce con Melao, la nueva obra de Delirio, esa similitud que existe entre estas dos culturas separadas por el bello mar Caribe y cómo la parte de circo se sincroniza en cada show.

Gente alegre. Sonriente. Amable. Servicial.  Simpática  y apasionada. Así podría describirse la personalidad de  los caleños y los cubanos. Dos culturas separadas por el espléndido Mar Caribe, pero unidas por un sinnúmero de similitudes.

Dicen que las comparaciones son odiosas, pero toda regla tiene excepción. Quienes han tenido el placer de estar y conocer a Cali y a Cuba saben que ambas tienen ese ambiente popular, folclórico y alegre que las caracteriza.

Que en ambas culturas se respira y se siente la música tanto como el calor que desde muy temprano golpea con su potente sol. Que la mayoría de sus gentes deliran y vibran al oír al mismo tiempo el bongó, la guitarra, maracas, la clave, el bajo y el contrabajo y junto a todos ellos la imponente trompeta.   

Lázaro Ginebra, jefe del área de circo y coordinador de rigging de la Fundación Delirio es un convencido de ello.  “Cali me recuerda mucho a mi bella Cuba. Aquí me siento como en casa. La gente es jovial, es rumbera, son muy alegres.  Hay una gran influencia de la música cubana y eso hace que valore la música de mi tierra”, expresó.

Este cubano radicado en Colombia desde hace 20 años se enamoró de Cali hace ocho cuando por cosas de la vida llegó a hacer parte de Delirio, él que aún tiene en su voz un evidente rastro caribeño es el encargado de llevar a la realidad todas las ideas circenses que se originan en el equipo de trabajo.

Por ejemplo, para  Melao, dulce contrapunteo, la obra con la que Delirio inició la celebración de sus diez primeros años, Lázaro y su grupo de trabajo coordinaron los personajes que querían mostrar en el show.

“Melao hace parte de una idea que sea crea en colectivo, tras varias reuniones, una profunda investigación en la que se viajó a Cuba. Se pensó en hacer una obra que mostrara esas similitudes entre ambos lugares, porque Cuba no solo se parece a Cali en su música. Si nos trasladamos al siglo pasado, a 1800 teníamos las mismas influencias labores, los mismos cultivos, las mismas tendencias a la supervivencia, solo estábamos separados territorialmente”, argumentó Lázaro.

Dependiendo del hilo conceptual, el grupo circense presenta sus propias propuestas. Plantea los personajes y las puestas en escena. Cuando el área ya tiene estructurado el trabajo de mesa lo pasan al comité creativo de Delirio y ahí deciden qué es lo más conveniente para la obra en general.

Es así como para Melao, dulce contrapunteo se crearon varios personajes que interpretan el tema Soledad. Otros dos de los artistas circenses representan esa familia de terratenientes de la época. Y de otro lado está el  personaje creador de la mística que es el deidad, quien desciende de los cielos, baja en una barca, da origen a un pescador que se encuentra con un tallo de caña de azúcar, la siembra y da curso al cultivo de la caña de azúcar.  Este cuadro está acompañado de dos hadas.

Cada detalle del área de circo es riguroso: Conceptualización, vestuario, rigging y los tres días de ensayo que el grupo tiene en la semana en la Carpa de Delirio.  Claro está que anexo a ello cada artista dedica un tiempo considerable para entrenarse físicamente, pues el 90% de su trabajo depende de la fuerza de su cuerpo.

Es así como Lázaro y su grupo de trabajo se esfuerza día a día para mostrar cuadros escénicos delirantes, llenos de emoción y magia.  Por supuesto que extraña a Cuba, por eso trata de viajar con frecuencia para visitar a su familia que sigue viviendo en esa maravillosa isla caribeña que tiene más similitudes que diferencias con la ciudad de la salsa, la sucursal del cielo, esa misma que cumplirá este lunes 480 años y a la que todo el mundo le canta que Cali es Cali y lo demás…  

Hoy Lázaro y todo el equipo de la Carpa Delirio te invitan a que continúes celebrando con ellos sus primeros diez años con un contrapunteo delirante entre Cuba y Cali y que aproveches el descuento que te ofrece el periódico El País al presentar la tarjeta Club Selecta.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad