Vuelve y rueda la polémica por restricción del parrillero hombre en Cali

Enero 10, 2016 - 12:00 a.m. Por:
José Luis Carrillo Sarria | Redacción de El País
Vuelve y rueda la polémica por restricción del parrillero hombre en Cali

Las restricciones al parrillero hombre datan de los años 90 y se han mantenido mediante decreto hasta la actualidad.

Alcalde abrió posibilidad de suspender la restricción. Decreto ya se cayó en varias ciudades. Posiciones encontradas.

Imagine que va en carro y en un semáforo se estacionan a su lado dos hombres en motocicleta; o que frente a su casa pasan los mismos sujetos, en el mismo vehículo, en repetidas ocasiones.

Ahora, haga el ejercicio como lo plantea el  alcalde Armitage. Con el padre que no puede llevar a su hijo al colegio en su moto porque está prohibido o con los dos compañeros que salen de trabajar y así vayan al mismo barrio no pueden irse juntos por la restricción del parrillero. 

El debate sobre acabar la restricción del parrillero hombre en moto se atizó en Cali tras las declaraciones del alcalde Maurice Armitage, quien abrió la posibilidad de suspender, en  seis meses,  el decreto que la reglamenta. En palabras del propio mandatario:  “me he planteado desde el principio que iba a quitar la restricción al parrillero. Voy a quitarla, pero eso va a ser un proceso cultural. Aspiraría a que en el lapso de los primeros seis meses estemos preparados para eso”.

La discusión no es exclusiva de Cali. En agosto del año pasado, en Medellín y Sabaneta una demanda de nulidad de la comunidad tumbó la medida, igual sucedió en Pereira. En Santa Marta se espera el fallo del Consejo de Estado para dirimir la situación y en Cartago, una acción de tutela le puso presión al asunto y  la medida no está vigente. Todo parece un efecto dominó que  se prevé alcanzaría a Cali.

Según datos de Cisalva (Instituto de Investigaciones y Desarrollo en Prevención de Violencia y Promoción de la Convivencia Social), entre el 2002 y noviembre del 2015,  en Cali fueron asesinadas 24.882 personas; de estos crímenes 4042 fueron realizados desde una motocicleta. 

La restricción al parrillero en moto se viene aplicando  en Cali desde finales de los años 90, pero como decreto, que se renueva consecutivamente, se tienen antecedentes  desde el año 2006.

Nicolás Arango, abogado que demandó la restricción del parrillero hombre en Medellín, sostiene que en estos primeros meses de suspensión del decreto en la capital de Antioquia no se han presentado incrementos en la criminalidad. 

“Los primeros días en que se quitó la medida las opiniones fueron muy divididas, habían comentarios de felicitaciones, pero también negativos. Después la comunidad se dio cuenta de que quitar esa restricción no cambió en absoluto la situación en que se encuentra la ciudad. En este momento es como si nada hubiera pasado. Uno ve a los padres llevando a sus hijos al colegio, al estudiante transportando a su amigo, al plomero con su asistente movilizándose en moto”, sostiene.

Comenta que al principió a él también le dio miedo cuando veía una moto con parrillero, pero esa sensación  fue desapareciendo  con el pasar de los días.“Temor existe, pero las conductas punibles no solo se cometen  en moto”, agrega el abogado.

Dumer Coral, de la Asociación de Motociclistas por Cali, manifiesta  que  la restricción del parrillero impulsó a los delincuentes a cometer los actos ilícitos en dos y hasta tres motos. Todos sin pasajeros.  “El problema no es andar con  parrillero hombre, sino la falta de autoridad para atacar la delincuencia”. 

Ante la propuesta, la secretaria de Gobierno de Cali, Laura Lugo, explica que  la eliminación de la restricción del parrillero no se dará de la noche a la mañana. “Es un proceso que se trabajará con la comunidad, así como el de  la rumba sana. Es con los ciudadanos que se debe trabajar estas medidas  importantes, pero hay que quitar las restricciones según vayamos avanzando en temas de seguridad en Cali”.

Pero el anuncio no caló  bien entre un sector de la comunidad, que teme que los crímenes se disparen en la ciudad. 

Enrique Valle, miembro del Comité Cívico del Oeste, asegura que por más componentes pedagógicos que se realicen la situación de inseguridad empeorará. “No al parrillero hombre. Pienso que la medida no se puede levantar. ¿Qué pedagogía se puede hacer?, ¿enseñarles a los ladrones a no robar? Dos tipos en una moto son un peligro”, argumenta.

Lea también: Prohibición de parrillero en moto sigue vigente en Cali

¿Aumentará el sicariato?

La restricción del parrillero surgió tras  el fenómeno, a nivel nacional, de actos de sicariato donde se  identificó que en muchas  muertes violentas se utilizaba la moto como medio de transporte empleado  por  carteles y grupos delincuenciales.

Para María Isabel Gutiérrez, directora de Cisalva, las cifras concluyen que la restricción del parrillero ayudó para que se presentara una disminución de homicidios en Cali. 

“Esa medida funciona como una vacuna. Obviamente todos los parrilleros no son criminales, pero los pocos delincuentes que saben utilizar ese medio no van a tener restricciones si levantan la medida”, precisa.   

La prohibición del parrillero o acompañante hombre en moto no solo se aplica en Cali y Colombia, sus resultados han  llevado a que haya  sido adoptada  en varios países  de Centro América para reducir los homicidios.

“Si se levanta la medida existe la posibilidad de que se pueda aumentar la modalidad de sicariato en la ciudad”, precisa la investigadora de Cisalva.  

Según los expertos, los caleños tienen la percepción de que delitos como el robo de celulares, el ‘fleteo’, los hurtos y los homicidios están directamente relacionado con delincuentes en motocicleta. 

“El temor a la suspensión de la medida  radica en que los últimos 20 años la ciudad no ha bajado el indicador de 65 muertes violentas por cada 100.000 habitantes. Estamos doblando las tasas de otras ciudades del país. Entonces la medida se sigue justificando en garantizar la vida. La cresta de homicidios  viene bajando, pero sigue siendo alta  y eso se da porque hay crimen organizado”, sostiene Jesús Darío González, coordinador del Observatorio de Realidades Sociales de la Arquidiócesis de Cali. 

El analista   añade que sería interesante aplicar la suspensión de la medida del parrillero acompañada de un plan desarme en Cali. “Sería un buen experimento analizar  ambas medias”.  

También, de suspenderse la medida del parrillero hombre, habría que aumentar el  control sobre la legalidad de las motos.  “En Cali hay una gran industria del  robo de estos vehículos y  eso hay que controlarlo. Habría que tener una mayor supervisión  sobre las que  circulan por la ciudad”, dice. 

Los registros periodísticos indican que en Cali  hechos como el ataque con arma de fuego al futbolista  Alexis Viera se realizaron  desde este medio de transporte. En  una moto también se presentó el ataque al médico oftalmólogo Carlos Felipe Betancourt, en 2011, luego de retirar un millón y medio de pesos de un cajero. Asimismo, desde una motocicleta, el exprotagonista de novela Juan Pablo Becerra fue ‘fleteado’  en 2009. En estos dos últimos casos fallecieron las víctimas.

Para la analista Katherine Aguirre, investigadora Asociada del Instituto Igarapé, el decreto de restricción del parrillero hombre en moto  fue un plan de choque importante, en el cual se buscaba abordar todos los factores de riesgo  que  provocaban  la  violencia. “Sin embargo, implica una clara imposición a la movilidad de las personas, que en la ciudad es bastante complicada. Un indicador que demuestra lo importante que es el uso de la moto en Cali es que ni siquiera estas medidas desestimularon  la compra de  este vehículo”. 

Fabio Cardozo, quien se desempeñó como secretario de Tránsito de Cali y asesor de paz del Valle, dice  que  es riesgoso desmontar la restricción. 

“El hecho de levantar la restricción del parrillero  complicaría mucho más el ejercicio de control sobre los delitos que se cometen en motocicleta”, dice.  

Cardozo además afirma  que la medida también afectaría el flujo de pasajeros del MÍO. “Hay que medir el impacto que   generaría al Sistema de Transporte Masivo. Podemos estar hablando que miles de personas dejarían de subirse al MÍO  si se levanta el decreto del parrillero hombre. Entre ellos muchos  estudiantes y trabajadores”. 

 Afectará la percepción de seguridad    

Para Carlos Andrés Sánchez, especialista en Cultura de Paz y Derecho Internacional Humanitario y candidato a doctor en sicología,  uno de los retos con los que tendrá que lidiar una posible suspensión del decreto del parrillero será con la percepción de seguridad de los caleños. 

“La percepción de seguridad es un asunto complejo, tiene que ver con datos puntuales sobre determinados temas, pero sobre todo con la valoración del entorno frecuentado; así, el parrillero, especialmente desde los años 80 se ha relacionado con el sicariato y la criminalidad, por tanto la percepción de seguridad se verá afectada drásticamente en Cali”, sostiene. 

El especialista explica que  a menos de que se realicen cambios significativos en la criminalidad de Cali, la percepción de seguridad no cambiará y podría afectarse. “Si la criminalidad no se reduce realmente, entonces el parrillero será visto, las más de las veces, como un posible criminal”.

 La génesis 

La restricción  del  parrillero hombre  en moto  data de los años 90, como medida  temporal,  cuando se desató la pugna entre carteles  narcos. En el  2006 el alcalde Apolinar Salcedo sancionó un decreto donde se estipulaba la prohibición,  desde las 11:00 p.m. hasta las 5 a.m., todos los días.

En Julio del 2008, el alcalde Jorge Iván Ospina, con el propósito de disminuir los  accidentes en moto, profirió un nuevo decreto donde  se restringía el transporte de menores de 10 años y no se permitía circular con parrillero hombre mayor de 12 años. El decreto ha sido renovado desde la fecha hasta la actualidad.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad