“Cali vuelve a ser interesante para empresarios”, asesor de Planeación

Marzo 03, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Zulma Lucía Cuervo Plazas | El País

Esteban Piedrahíta, asesor de Planeación de la Alcaldía, dice que este gobierno quiere dejar proyectos de largo aliento. Sostiene que Cali vuelve a ser interesante para los empresarios.

Para Esteban Piedrahíta, quien no hace mucho fue director del Departamento de Planeación Nacional, la tarea de pensar la ciudad se está haciendo bien. Por eso, explica, algunos proyectos promovidos por esta Administración, como el Parque Metropolitano o el Corredor Verde (para recuperar el corredor férreo) no se verán a la vuelta de un par de años.El hoy asesor de Planeación Estratégica de la Alcaldía asegura que a este gobierno le ha tocado tomar decisiones impopulares, y quizás por esta razón, las encuestas no favorecen al Alcalde. ¿A qué le atribuye que al Alcalde le esté yendo mal en las encuestas?Hay una paradoja porque la gente con la que yo hablo manifiesta admiración, respeto, optimismo por la Alcaldía. Sin embargo las encuestas no reflejan eso, yo creo que hay varios factores: uno es que la Administración ha tomado decisiones difíciles, ha habido problemas en movilidad que afectan la imagen del Alcalde, la retoma del tema impositivo para el Municipio, actualizaciones catastrales en tres comunas, la salida del colectivo (buses tradicionales). Y también la personalidad del Alcalde que no es mediática ni de anuncios espectaculares y está más centrada en logros y objetivos. Pero cuando uno ve cifras de desempleo, de confianza en el consumidor, se ven muchas tendencias de cambio y muchas veces somos muy críticos con nosotros mismos. Los empresarios tienen buena imagen, volvimos a tener visitas de inversionistas, a estar en el radar de entidades multilaterales, el Gobierno Nacional expresa mucha confianza. Sí, hay una disonancia, pero esperemos que esas dos posiciones converjan en lo positivo hacia adelante. La ciudad tiene una enorme desconfianza en su clase política y sus dirigentes y solamente los juzgan por obras de cemento. A este alcalde le ha tocado terminar obras que ya venían en marcha, a veces es más difícil culminarlas que lanzarlas.Esa es precisamente una de las críticas, que Guerrero no tiene proyectos propios en infraestructura...Estamos siendo responsables en no lanzar nuevos paquetes de obras hasta no tenerlos financiados y proyectados. Pero a ese paso, es seguro que la corriente de Guerrero no ponga el próximo alcalde...Él no está en la carrera política, Guerrero ve esto como un tema cívico, de servicio, como él dice, pensando en sus nietos. Su prioridad es dejar algo para que quienes vengan después puedan construir. El énfasis de Guerrero es generar procesos que en el largo plazo contribuyan a una ciudad mejor. A veces eso tiene traumatismos de corto plazo y los resultados no se ven tan pronto, pero recuperar la capacidad financiera, sacar un nuevo POT (Plan de Ordenamiento Territorial), hacer reforma administrativa, lograr la devolución de Emcali, organizar el problema del transporte masivo son cosas difíciles. Yo creo que al cabo de unos años se verán resultados.Usted habla de visitas de inversionistas, ¿qué tan atractiva es Cali?Yo siento y veo un renovado interés en Cali, la ciudad estaba al margen del auge de la inversión extranjera que llegaba al país. Tenemos confirmada a Zonamérica, al sur de Cali, una gran zona de servicios que va a ser la más grande de Colombia y una de las más grande de Latinoamérica, con capacidad de generar más de 10.000 empleos de alta calidad. Hay otra gran empresa de ese ramo mirando a Cali. En materia de construcción y vivienda vemos la llegada de varios inversionistas y ha ayudado un poco que Bogotá esté frenado. Ya se adjudicó en el centro una manzana para renovación urbana, hay muchísimo interés alrededor de las estaciones del MÍO del Sur donde se pueden hacer centros comerciales. Vemos inversión en el sector hotelero, construcciones, el comercio también quiere crecer. Estábamos fuera del radar de la inversión, pero ya está empezando a llegar, nos estamos acoplando al buen momento de la economía colombiana.¿Este mes se presenta al Concejo la escisión de Telecomunicaciones de Emcali?Sí, ya tenemos un borrador del proyecto de acuerdo que fue compartido con la Superintendencia de Servicios Públicos, el plan es llevarlo al Concejo este mes y lo que se busca es la autorización al Alcalde para escindir el componente de telecomunicaciones. Medellín, que es modelo mundial en manejo de empresas públicas, escindió su componente de telecomunicaciones y le está buscando socio privado. Es que la dinámica de telecomunicaciones es absolutamente diferente al de la energía, el acueducto y el alcantarillado. Estos últimos son monopolios naturales, no ha habido gran cambio en la tecnología en materia de distribución de agua en los últimos 50 años, son industrias reguladas y crecen con la ciudad. Las telecomunicaciones son un sector que se mueve a velocidades increíbles, que necesita de unos bolsillos muy poderosos, que están sometidas a la libre competencia, a la integración tecnológica. Hay que separarlas, manejarlas con criterios distintos y buscarle a Telecomunicaciones un socio, puede ser público, como el futuro UNE-EPM-Tigo o privado como Claro o Tvazteca. ¿Le están buscando socio a Telecomunicaciones?No hay un proceso formal todavía. Primero vamos a escindir y después si se buscará una alianza, sociedad o ‘joint venture’ con un operador que tenga economías de escala, acceso a tecnología, presencia regional o global. ¿Le buscarán socio a los componentes de acueducto, alcantarillado y energía?No, estamos convencidos que Emcali puede ser una empresa pública muy exitosa. En la medida en que vendamos unas acciones minoritarias la podemos fortalecer y si parte del pago que Emcali le hará a la Nación se reinvierte en servicios públicos y se aumenta el plazo del fondeo de pensiones, se le puede dar más holgura financiera a la empresa. Emcali es absolutamente viable, pero necesita mejor gobierno corporativo.¿Cómo va la consecución de recursos para recuperar el corredor férreo?Hemos comenzado a promocionarlo con diferentes financiadores, ya tuvimos un respaldo de US$250.000 de la CAF (Corporación Andina de Fomento) y la Agencia Francesa de Desarrollo para hacer un estudio de la tecnología verde que debería ir allí y US$1 millón del BID (Banco Interamericano de Desarrollo). El corredor requiere de mucho estudio porque no es solo un proyecto de transporte sino de transformación urbana. La propuesta es convertirlo en un gran parque lineal donde quepa el transporte público verde, autopistas para bicicletas, donde se puedan hacer canchas de fútbol y equipamientos culturales y a su vez desencadenar el desarrollo urbano alrededor y que se conserve la red férrea. Estimamos en cifras muy gruesas que la inversión pública estaría por el orden de US$500 millones. ¿Para cuándo estará listo el proyecto?Los tiempos son así: primer semestre del 2013 es para diseñar el plan maestro donde se decidirá qué tipo de equipamientos comerciales y empresariales se pueden hacer en esa zona. Segundo semestre de 2013 y primer semestre de 2014 se harán los diseños, la licitación para 2014 y la ejecución inicia en 2015.Hablando del MÍO, ¿cuándo sale el nuevo Conpes?Tenemos dos Conpes nuevos para el sistema: uno menor y de corto plazo para el tema de los patios-talleres. En Cali se planteó que esos sitios se hicieran por concesión y se pagaran con parte del pasaje. El Gobierno Nacional dice que para apoyar a los operadores se necesitan recursos y piensan comprar los patios y liberar la tarifa. De ahí salen los $90.000 millones del crédito para los operadores. Como el Conpes original no dice pago de patio-talleres, hay que hacer un cambio, que debe estar listo en el primer semestre. En el segundo semestre entraría el Corredor Verde y la troncal de la Autopista Simón Bolívar. Otro proyecto de la Alcaldía es el Parque Metropolitano. ¿Cómo va?Es una decisión que depende del Gobierno Nacional. Yo creo que las Fuerzas Armadas se dan cuenta que se puede tener una pista realmente operativa y una base de altísima tecnología en el aeropuerto Bonilla Aragón. Estamos ambientando el tema para que la Nación tome la decisión en ese sentido. A los vecinos no les gusta la idea de que se vaya esa instalación porque se sienten más seguros con ella...Hay que mirar el tema de seguridad, pero tener una base aérea dentro de la ciudad es una manera muy costosa de resolver ese problema.¿Ha dado fruto la integración de municipios?Sí. Cali, Yumbo, Vijes, La Cumbre y Dagua se juntaron para un proyecto de educación digital y ya consiguieron $30.000 millones de regalías. Pero la materialización de esta alianza se verá con el contrato plan, un mecanismo creado el año pasado por la Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial, que permite que asociaciones de municipios y departamentos le lleven al Gobierno una agenda de inversión. Tenemos una parrilla de proyectos cercanos a los $5 billones donde está el anillo perimetral, las vías Cali-Yumbo y Cali-Candelaria, la segunda pista para el aeropuerto y la nueva fuente de agua para Cali, Yumbo, Candelaria y Jamundí. De regalías, ¿a qué más aspira Cali?El Valle no recibe muchas regalías porque no es un gran productor de recursos no renovables y por sus niveles bajos de necesidades básicas insatisfechas. Buenaventura, por seguir siendo relativamente más pobre que el resto del departamento, recibe unas asignaciones adicionales. Cali, en el corto plazo, no aspira a más recursos de regalías. Las universidades y las empresas pueden acceder a ellos y en eso la ciudad puede salir favorecida. Hay un proyecto de enfermedades tropicales que ya se aprobó, y en Palmira, para el cluster agrícola hay otros tantos.¿O sea que al Valle se le castiga por ser un departamento ‘rico’?Decir que nos castigan es exagerado porque no teníamos regalías, ahora estamos mejor, pero la verdad es que si vale la pena hacer ‘lobby’ para que se nos tengan en cuenta otras variables como la de desempleo.¿Cómo se ha logrado revertir la tendencia del desempleo en Cali?Por fortuna bajó casi un punto porcentual el año pasado. Creo que se debe a que hubo una reactivación de la actividad constructora y comercial. No hay que cantar victoria pero por lo menos la tendencia mejora.¿En qué va el nuevo POT?Está en conciliación ambiental con la CVC, luego vendrá la presentación a la comunidad con los cambios ambientales y finalmente irá al Concejo. Cali es una ciudad verde como pocas en el país, con siete ríos, cerros, con un parque natural nacional cercano. Vamos a recuperar gradualmente los corredores de los ríos y estos serán además de conectores ambientales, espacios para el esparcimiento y la diversión. Los cerros de Cristo Rey y las Tres Cruces y el parque de la Salud serán parte del sistema de áreas protegidas de la ciudad. También está la recuperación de las lagunas del Pondaje y Charco Azul, el Corredor Verde y Ciudad Paraíso, y ecociudad Navarro. En el Sur se están desarrollando ‘clusters’ alrededor de los servicios y en el Norte y Centro está la industria ligera (farmacéutica, confecciones y calzado), el ‘cluster’ médico está en Tequendama. La idea es hacer un POT estratégico, que dé grandes líneas, que potencie la fortalezas naturales de la ciudad, que no separe tan estrictamente la vivienda del comercio, densificar, renovar el centro.Pero las quejas por la mala convivencia entre los negocios y las residencias son de nunca acabar...Los vecinos tienen razón en materia de control, pero las ciudades más productivas del mundo son ciudades densas, donde convive el comercio con las casas. Obviamente hay que regular los usos, que el ruido esté dentro de ciertos márgenes, el tráfico, la seguridad, tenemos que inventar algo mejor. Mire lo que pasa en el Centro, donde no hay ocupación de la gente de manera permamente de día y de noche, ocurren cosas que no queremos tener. Claro que hay que regular negocios de alto impacto, como los moteles y las discotecas, pero pensar que Granada, por ejemplo, va a ser residencial es imposible. Pero falta control...Para eso estamos trabajando en recuperar la capacidad del Estado. Ahora se lanza una campaña de control de uso al espacio público, estamos fortaleciendo la Secretaría de Gobierno y la Policía, hay una inversión grande en Tránsito y esperamos que la reforma administrativa y la mejora en la capacidad de recaudo de la ciudad nos permita gastar más en funcionamiento porque hoy estamos restringidos. Un Estado débil es un Estado que no funciona.El recaudo de impuestos no creció mucho el año pasado...Sí, pero recuerde que tuvimos Sicali nueve meses y no hubo actualización catastral, pero este año las cosas deben mejorar. Además, no se trata de sacarle la plata a la gente del bolsillo de manera agresiva como pasó en Medellín, donde los impuestos se duplicaron. El objetivo es que al 2014 la ciudad sea sujeto de crédito y tenga mayor capacidad financiera. De la reforma administrativa no se escucha nada...Le falta todavía a ese proyecto. Ahora estamos concentrados en el nuevo POT, la separación de Emcali y organizar el masivo. Todas las batallas no se pueden dar al mismo tiempo. Ese tema irá para el segundo semestre.¿En qué otros proyectos trabajan?Ecociudad Navarro, donde ya se consiguieron recursos del Gobierno británico para planearla como un modelo verde. También la Alameda del río Cali, que si bien está financiada por megaobras, los diseños que pagó el sector público no nos convencen y estamos consiguiendo una donación privada para hacer uno nuevo con arquitectos holandeses expertos en parques, donde trabaja un caleño. La idea es arrancar su construcción a finales de este año.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad