Vuela con Delirio a las coincidencias entre Cali y Cuba

Agosto 10, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Vuela con Delirio a las coincidencias entre Cali y Cuba

Julio César Marín llegó a Delirio en el 2014 y desde entonces ha hecho un trabajo importante en el área de circo. Además ha sido campeón y subcampeón en varias competencias nacionales e internacionales de Pole Dance.

Conoce de la voz de Julio Marín, integrante del circo de Delirio, cómo integra su talento a Melao, dulce contrapunteo, la obra que dio inicio a la celebración de los diez años de este espectáculo caleño.

Moderno, descomplicado,  chévere. Alegre. La  combinación perfecta entre lo elegante e informal, un estilo único. Tan único como Delirio, el espectáculo  que llegó hace diez años a la capital de la salsa para contar a través del baile miles de historias que aportan a la restauración de la autoestima de los caleños, rota entonces por el recuerdo de tiempos difíciles.

Así, tranquilo pero  al mismo tiempo enérgico es Julio César Marín, el chico de 29 años que hace dos semanas ganó el segundo lugar del Mundial Pole Sport de la IPSF,  International Pole Sport Federation, en la Categoría Senior Men, que se realizó en Londres.

El mismo que hoy es pieza clave en Melao, dulce contrapunteo,  la obra con la que Delirio inició la celebración de sus diez primeros años y con la que busca rescatar esa similitud que existe entre Cuba y Cali.

Julio, quien llegó tres calendarios atrás a Delirio para conformar el grupo circense, es el personaje que baja en una barca desde los cielos como un pescador que se encuentra con un tallo de caña de azúcar, lo siembra y le da vida al cultivo de la caña de azúcar, una actividad que caracteriza a la isla caribeña y a la tierra del pandebono. 

Desde entonces su talento, su arte, su facilidad para contorsionarse, para volar entre telas de un lado a otro y su practicidad hacen parte de cada show que entrega Delirio a todo su público.

“Desde niño siempre he sido muy hiperactivo, me gustó volar entre árboles, montarme en ellos,  saltar, jugar. Cuando estaba en el colegio hice parte del grupo de danzas, pero siempre sentía adentro que quería algo más, algo que me llenara aún más, algo más fuerte”, expresó Julio.

Fue así como en el 2002, a sus 15 años, ingresó becado a la Escuela de Artes Circenses de Cali para profesionalizarse en este arte que para él “es su vida, su mayor pasión y motivación”.  Ahí aprendió  de sus primeros amores: pulsador y contorsión. Asimismo se educó en las técnicas de circo a través de un proceso evolutivo en el que desarrolló el cuerpo y la mente para ser el artista que hoy es.

Luego de dos años se especializó en acrobacia aérea.   Y de ahí en adelante emprendió un camino largo de experiencias como trabajar en el Circo del Sol, en el show de Franco Dragone, en Australia y en compañías de Danza.  Finalmente llegó a Delirio en el 2014.

“Para ese entonces tenía varias ofertas internacionales, pero desde el primer espectáculo con Delirio me enamoré de esta Fundación, de su show, de la manera en cómo se trabaja y de la calidad humana que aquí existe, empezando por la cabeza y Directora de esta familia”, aseguró Julio.

Precisamente esa fue una de las razones que lo motivó a quedarse en Colombia,  especialmente en Delirio, el concepto de familia y fraternidad que se siente dentro de la Fundación. Tanto así que cuenta que ha recibido 100% el apoyo del colectivo en las competencias que ha realizado de Pole Dance Sports a nivel nacional e internacional donde ha logrado importantes reconocimientos.

Por eso ahora, con la misma pasión con la que trabaja este caleño de nacimiento que antes de Delirio no era tan cercano a la salsa, así mismo  te invita a que hagas parte de los diez años de Delirio Salsa+Circo+Orquesta  y a que te des la oportunidad de vivir en la Carpa Delirio un contrapunteo vibrante, exuberante y emotivo con Melao,  una puesta en escena que articula elementos del cultivo, teniendo como telón de fondo cañaduzales llenos del verde color de la naturaleza que dan vida, identidad y sabor a nuestra región.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad