“Voy a devolver la confianza en lo público”: Ramiro Jurado

“Voy a devolver la confianza en lo público”: Ramiro Jurado

Septiembre 24, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
“Voy a devolver la confianza en lo público”: Ramiro Jurado

Ramiro Jurado, candidato a la Alcaldía de Cali.

El candidato independiente a la Alcaldía de Cali Ramiro Jurado asegura que lo que la ciudad necesita es una buena administración.

¿Qué lo motivó a lanzar su candidatura a la Alcaldía de Cali?Mi Dios me ha dado tanto y la sociedad me ha permitido tanto, que yo tengo la obligación de poner a disposición de la ciudad mi formación, mi ejercicio docente y mi experiencia empresarial para administrar la ciudad y para demostrar que el problema de Cali no es de recursos, sino que lo que falta es administración. Son $11 billones los que va a manejar el próximo alcalde y yo puedo hacer bellezas con eso. Usted es de los candidatos que está abajo en las encuestas y que uno creería que va a declinar, ¿ irá hasta el 30 de octubre?Yo creo en las encuestas y no me desaniman y lo que me colocan es en la posición de trabajar más; y estoy decidido a llegar al 30 de octubre y no existe ninguna posibilidad de alianza en este momento. Esta es una competencia desigual, los concejales tienen carros oficiales, comunicaciones oficiales y les pagan por ir a trabajar y les están haciendo campaña y yo me estoy costeando toda mi campaña. Esta es una campaña desigual, pero creo en mí y tengo la decisión de ser Alcalde de Cali y me creo capaz de hacerlo.Usted acompañó la campaña de Jorge Iván Ospina a la Alcaldía. ¿Esperó ese mismo respaldo a su candidatura?En ningún momento. Yo lo apoyé porque creí en su proyecto; no he participado en su administración ni con cargos ni con contratos ni con guardas cívicos. Y eso me ha dado una independencia para criticar algunos aspectos que he considerado inconvenientes de este gobierno. Faltó gimnasia financiera para la reestructuración de la deuda pública, ese fue un error.Es decir, ¿ha faltado criterio empresarial para manejar la ciudad?Claro y total. Y eso es lo que yo estoy ofreciendo. La combinación es: administrar bien, saber invertir y los dineros públicos son sagrados. Mi programa de gobierno es basado en el documento Cali 2036; yo voy a plantearle a la ciudad cosas que de pronto no me dan votos. El mayor problema de la ciudad es la desindustrialización, el problema de la generación de empleo y eso es lo que nos lleva a los problemas de inseguridad que tenemos. La característica del alcalde de hoy es engrosar la nómina, repartir unos contratos a sus amigos o a quienes le financiaron su campaña y fortalecer su grupo político. Yo no voy a hacer ninguna de esas tres cosas. Yo los contratos los voy a hacer por licitación y no voy a hacer convenios interadministrativos; los concursos de méritos cuando se requieran o convocatorias abiertas y cuando sean de mínima cuantía los adjudicaré por sorteo. Yo seré la antítesis de las administraciones anteriores. Yo no necesito robar, mi Dios me ha dado mucho, vivo muy bien y estoy muy agradecido con la vida.¿Cómo hará para que la gente vuelva a creer en sus gobernantes?Este gobierno cometió un error: querer fortalecer su grupo político y tratar de sacar resultados electorales con base a la Administración Municipal. Yo creo en lo público, creo en la democracia y aplico lo social, pero estoy convencido que nosotros podemos hacer muchas cosas con base a una buena administración. Voy a devolver la confianza en lo público demostrando que se pueden hacer muchas cosas. El Ministerio del Interior ha dicho que muchos de los que se inscribieron por firmas lo hicieron para evadir los controles de los partidos. ¿Por qué no buscó el aval liberal?Porque le planteé al doctor (Rafael) Pardo que me sometía a una consulta y no a una encuesta. Yo preveía lo que está sucediendo ahora, que el doctor Pardo no tiene vocación de poder a nivel local. A él le interesa es participar en el poder y ver quién va a adelante para tomar una decisión, incluso, ha dejado solo a Sigifredo (López). Entonces me asesoré en Bogotá y decidí irme por firmas porque mi anhelo y mi ilusión es ser Alcalde de Cali, no para engrosar mis arcas, sino para servir a la ciudad y entonces vi que mi alternativa eran las firmas, pero estoy dispuesto a someterme a todos los controles que haya.Contra su candidatura ha habido no sólo impugnaciones sino denuncias por procesos penales. ¿Cuál es la realidad de todo esto?Había impugnaciones por el hecho de ser gerente de una empresa de transporte, por ser directivo de GIT y había un proceso que pusieron a circular, que el Tribunal Superior de Cali no sólo revocó sino que ordenó investigar a la Fiscal, y mandaron a conseguir apresuradamente un supuesto llamamiento a juicio que también acaban de anular. Yo no tengo ningún pendiente administrativo ni judicial.Pero si usted no va bien en las encuestas, ¿quién puede estar interesado en hacerle daño?Cuando uno hace cosas y lidera procesos, genera empleo como lo he generado, genera empresas como las he generado, cuando crea riquezas como las he creado, pues claro que a veces también tiene malquerientes. Eso es un señor que perteneció a la empresa, que burdamente falsificó una tarjeta de operación y para curarse en salud, puso una denuncia en mi contra. Pero hay que ver qué clase de tipo es.¿Ha sentido algún tipo de presión contra su candidatura?No. No la he sentido ni guerra sucia. Además no me entretengo en las otras campañas; yo estoy en lo mío y tratando de decirle a la gente, ‘mire mis propuestas serias’, me demoré aproximadamente dos años en elaborar una propuesta con un gran grupo de más de cien personas, hemos presentado lo que todo mundo ha considerado el mejor programa para la ciudad. ¿Cuáles son las tres grandes propuestas que tiene para transformar a Cali?Cambiar el sistema educativo por una jornada educativa única. La jornada múltiple fue necesaria cuando el crecimiento poblacional era del 8%, hoy con un crecimiento inferior al 1,5% debemos volver a jornada única. Hay 1.100 aulas públicas cerradas por falta de estudiantes, pero quieren justificar que hay déficit para seguir con el negocio de la cobertura educativa. Segundo es la generación de empleo y la estrategia es construir la marca ciudad. Cali es la sexta ciudad del país y no tenemos horizonte en materia económica. El horizonte es industrialización y los servicios. También vamos a fomentar, pero no con subsidios regalados individuales, sino políticas generales, al pequeño productor impulsando las ferias, las ruedas de negocios y el mercadeo por cuenta del municipio. Por último, la seguridad inteligente. Fortalecer la Policía dándole más recursos para tecnología y aplicar el modelo de Giuliani en Cali. Ojalá una cámara en cada esquina. Voy a utilizar a los taxistas por el sistema de recompensas. Quienes nos ayuden a detectar crímenes, a evitar hurtos e identificar criminales van a tener recompensas. Este alcalde queda en deuda social. ¿Cómo hacer una Cali incluyente?A mí me gustan las cosas prácticas. Pero entiendo la efectividad de las políticas y la gestión pública. El Alcalde se encontró bajo dos circunstancias: primero tenía el desafío de demostrar que podía administrar la ciudad y de ahí salieron las megaobras, ninguna original de esta administración, todas venías de gobiernos anteriores; segundo, y el que creo que fue su gran pecado: le picó el bicho de la política para fortalecer su grupo y obviamente fortalecer la aspiración de su familiar hacia el Senado. Y tercero, creo que se volvieron un grupo muy cerrado y quisieron demostrarle a la ciudad que podía, y quedó en deuda lo social. Es que el ‘ospinismo’ es muy diferente y mucho más fuerte que el movimiento Podemos Cali.¿Hay alguna estrategia en especial para estos 37 días que restan para mejorar posiciones, porque usted es de los más desconocidos para los caleños?Desconocido porque la gente es injusta. Yo he sido durante 30 años empresario, y generador de riqueza y de bienestar y he sido impulsador del mayor proyecto social de la ciudad que es el MÍO, pero desafortunadamente no he sido secuestrado ni he levantado pesas para ganarme una medalla y lo que aspiro es que la gente sea más sensata y diga ‘ese man si es un buen administrador’.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad