Vipasa, un barrio con espíritu deportivo

Vipasa, un barrio con espíritu deportivo

Noviembre 18, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Por Germán González Barco | Especial para Cali Norte
Vipasa, un barrio con espíritu deportivo

El liderazgo caracteriza al talento de los niños de Vipasa.

Los habitantes de Vipasa, al norte de Cali, se unieron para brindar a los niños un espacio de esparcimiento y recreación.

Vipasa, un barrio residencial de la comuna dos de Cali, ubicado en el norte de la ciudad, se caracteriza por la unión entre los habitantes de la comunidad, como lo hicieron para impulsar un espíritu deportista en sus niños. Hace seis meses la Junta de Acción Comunal sintió la necesidad de brindarles un espacio de integración a los niños del barrio para que tuvieran dónde practicarlo, y es debido a eso que hoy en día se puede ver que entre mallas y sobre grama sintética se forman las nuevas estrellas del balón en la Escuela Vipasa Fútbol Club.Con la ayuda de los vecinos se recuperó el parque del sector dotándolo con una cancha sintética y dándole vida a la escuela en la que el objetivo principal era la labor social y no la formación de un equipo competitivo.“Los niños siempre venían y jugaban en el parque, por eso se hizo el esfuerzo de encerrarlo y construir la cancha, lo que ayudó a alejar los jóvenes que se asentaban en el parque a hacer cosas indebidas”, comenta Verónica Rincón, madre de uno de los menores beneficiados con la iniciativa.La escuela cuenta con 40 integrantes que se dividen en dos categorías: la baby y la juvenil y se espera poder implementar una tercera para los ‘teteros’.“Se empezó con seis niños de diferentes edades, así que el trabajo no era fácil por la disparidad, pero poco a poco fueron llegando más, lo que obligó a dividirlos en categorías”, afirma Julián Andrés Reyes, director de Vipasa Fútbol Club.Gracias a un arduo trabajo, este joven fisioterapeuta ha logrado consolidar un grupo de pequeños que, con el paso del tiempo, ha alcanzado importantes avances en lo futbolístico.“Cuando llegaron los niños, unos eran muy buenos y tenían gran técnica; pero existían otros que nunca habían tocado un balón y, aunque les sobraban ganas, se empezó desde cero”, recuerda el profesor.Los entrenamientos se realizan en el parque: primero calientan dando vueltas en círculos y luego pasan a la cancha, donde hacen los trabajos tácticos y las prácticas de fútbol. El espacio sintético está diseñado para jugar ‘Fútbol 5’, pero, debido a que son muchos jugadores, el entrenador tiene peculiares formas de trabajo.“Procuro dividir el equipo en muchos grupos para trabajar más fácilmente; con los pequeños alineo siete en cada equipo, mientras que con los grandes los cinco reglamentarios en cuatro equipos”, explica Julián. En la escuela se empiezan a vislumbrar pequeñas figuras que desde ya sueñan con convertirse en grandes jugadores.“Juego desde los 5 años y desde hace seis meses entreno en la escuela”, cuenta sonriente Juan David García, de 11 años y capitán y figura del grupo.El pequeño cuenta que el compañerismo es una de las cualidades que se destacan en el equipo, ya que todos se tratan por igual.“Hace dos meses que entreno y no me siento diferente a los demás, sino muy bien”, asegura Valentina Carán, mediocampista con buena pegada y la única mujer de la escuadra.El trabajo del ‘profe’ y los niños ha empezado a rendir frutos. Recientemente el equipo Vipasa F.C ganó su primer trofeo en un cuadrangular relámpago disputado en el barrio Los Alamos, donde se coronaron campeones.“Gracias al buen desempeño tenemos invitaciones a jugar en torneos en Diablo Azteca y La Troja”, concluyó el técnico de Escuela Vipasa Fútbol Club.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad