Video: conozca las normas básicas que debe cumplir el transporte escolar en Cali

Febrero 17, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País

El número de infracciones cometidas por los transportadores escolares entre los meses de enero y febrero de este año aumentó un 20% con respecto al mismo periodo del 2011. Este martes fueron multados 95 conductores de rutas.

Niños apiñados, falta de salidas de emergencia, fallas técnico mecánicas, seguros obligatorios vencidos. Estas son algunas de las faltas que están cometiendo algunos conductores de transporte escolar a la hora de movilizar estudiantes en Cali.Eso fue lo que encontraron las autoridades de tránsito de la ciudad en una serie de operativos relámpago realizados en el día de ayer y en los que 85 transportadores fueron sancionados por poner en riesgo la vida de sus pasajeros. Otros 34 vehículos fueron inmovilizados entre las 5:00 a.m y las 7:00 a.m y en horas de la tarde, entre las 2:00 p.m y 3:30 p.m.De acuerdo con las estadísticas de la Secretaría de Tránsito, durante enero y febrero de este año, 95 comparendos fueron impuestos a conductores caleños de transporte escolar este año. Según los registros, se trata de un incremento superior al 20% en la violación de normas de tránsito de este tipo con respecto a los dos primeros meses del 2012. Las autoridades se declararon “sorprendidas” por las infracciones cometidas por los conductores, en su mayoría, prestadores de servicio a diferentes colegios privados de Cali.Casos como el de busetas transportando hasta 20 niños, cuando la capacidad sólo es para quince, seguros obligatorios con más de tres semanas vencidos, conductores manejando a más de 80 kilómetros por hora y hasta vehículos con llantas lisas y sin frenos, tienen en alerta a las autoridades.De acuerdo con James Gómez, director del Fondo de Prevención Vial, Valle del Cauca, los controles deben mantenerse porque las faltas cometidas por algunos conductores de transporte escolar son muy graves.“Hemos detectado conductores en estado de embriaguez o con ‘guayabo’ manejando vehículos con niños. A eso se suma que se pasan los semáforos en rojo; dejan a sus pasajeros en sitios no adecuados que implican que los niños crucen las calles solos; no hay cinturones de seguridad y el adulto que debería servir como acompañante no existe”, indicó James Gómez.Y es que para todas las faltas hay una excusa. Un conductor sancionado durante los operativos de ayer dijo, por ejemplo, que viajaba sin acompañante porque dicha persona estaba enferma. El hombre decidió utilizar a un menor de 16 años, pasajero del automotor, para que le sirviera como acompañante argumentando “que es el más grandecito de todos”, cuando la norma establece que son mayores de edad los que deben estar a cargo de los niños al interior del vehículo.Otras excusas, según Wilmer Tabares, agente de Tránsito de Cali, son el afán y la necesidad de cumplir horarios para justificar el aumento de velocidad o la falta de dinero o tiempo para la revisión técnico mecánica o la actualización del Soat.“Una falla de estas puede significar no sólo sanciones económicas sino también jurídicas, sin contar con que es la vida de los viajeros menores de edad y la del propio conductor las que corren peligro” indicó Tabares.Para el secretario de Tránsito de Cali, Alberto Hadad, los transportes especiales contratados por los colegios “son una burla porque no cumplen los requisitos y aún así trabajan con muchos colegios de la ciudad”.Sin embargo, para entidades como el Fondo de Prevención Vial, la responsabilidad también recae sobre los padres de familia “quienes deben asumir una actitud de desconfianza a la hora de elegir el transporte en que se movilizará a sus hijos. Si no piden a los colegios que rindan informe sobre el estado de los vehículos y el historial de sus conductores, es muy complicado pedir seguridad”, manifestó el Director del Fondo de Prevención Vial, Valle del Cauca, James Gómez.Sobre los piratas escolaresPadres, familiares o amigos de estudiantes ofrecen servicios de transporte sin cumplir con las normas de tránsito exigidas, aseguraron las autoridades.“No está mal llevar al niño de un vecino al colegio. En lo que no puede convertirse es en una actividad regular que ponga la vida en riego de los niños”, dijo Wilmer Tabares de la Secretaría de Tránsito de Cali.Habrá más operativos para sancionar este tipo de transporte.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad