Víctima de accidente en ‘chiva rumbera’ en Cali sigue en estado delicado

Víctima de accidente en ‘chiva rumbera’ en Cali sigue en estado delicado

Febrero 19, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.

Johny Viáfara, de 26 años, perdió un brazo y tiene en riesgo una pierna. Su familia clama por ayuda.

Sedado en la Unidad de Cuidado Intensivo, UCI, de la Clínica Materno Infantil Los Farallones, con el brazo izquierdo amputado y con el riesgo de perder la pierna izquierda, se encuentra Johny de Jesús Viáfara Viáfara, el joven que fue arrollado por una ‘chiva rumbera’ de Chivas Tours el sábado pasado en el Oeste de la ciudad.Johny no puede hablar. Solo mueve una ceja y le aprieta la mano a su madre, María Marcelina Viáfara Biatoja, cuando la escucha. Mueve los ojos cuando oye la voz de su esposa, Andrea Rojas. Ambas se turnan la visita en la UCI.La familia está desolada. El joven constructor, de 26 años, venía el sábado de hacer un curso de manejo de construcción en altura con el Sena. A las 3:00 p.m. Andrea lo llamó y él le dijo que cuando saliera veía si alcanzaba a cobrar su quincena y luego se iba para la casa. Pero Johny no alcanzó. La ‘chiva rumbera’ perdió los frenos en la Calle 7 Oeste con Carrera 2, barrio La Arboleda. El conductor, al tratar de detenerlo contra el muro, arrolló al constructor que caminaba por el andén.Johny no llegó a casa. Entonces Andrea le volvió a llamar, pero le contestó una señora. “El dueño de este teléfono celular tuvo un accidente con una ‘chiva rumbera’”, es lo único que le dijo.Presintiendo que era un caso de vida o muerte, bajaron desde Terrón Colorado, donde viven, a buscarlo al Hospital Universitario del Valle. “Después de pasear por medio Cali lo encontramos en la Clínica Farallones”, dice Marcelina.Ambas afirman que hasta el mediodía del martes, ningún representante de la firma Chiva Tours se ha hecho presente ni las ha llamado para ofrecerles algún auxilio. “No han aparecido para decir, ustedes qué necesitan. Uno no tiene para el transporte, para venir todos los días”, dice la mamá. Su hijo mayor, Juan Carlos Caicedo, también trabajador en una constructora, dijo a El País que “necesitamos que nos orienten, nos digan qué hacer para que esto no quede impune, porque mi hermano ya va a quedar discapacitado y nosotros no tenemos experiencia en esto, somos ignorantes”. Doña Marcelina comentó que su hijo Juan Carlos intentó contactar a un abogado, pero uno les pidió plata y como no tenían, entonces no aceptó el caso. “Nosotros de dónde vamos a tener plata”, se lamentó la mujer.“Nos sentimos solos porque mientras vivimos este drama, ellos (los de la Chiva) están allá muy tranquilos como si no hubiera pasado nada, cuando hasta tuvimos que pedir dinero prestado para el transporte”, agregó Juan Carlos. La mamá de Johny dice que los únicos que lo han visitado y han llamado para saber de su estado de salud son los de la empresa constructora para la cual trabaja Johny.Doña Marcelina tiene fe de que su hijo se va a recuperar. “Hoy lo veo mejorcito”, dice. Pero le preocupa a dónde lo van a trasladar cuando salga. “A ese rancho no lo podemos llevar porque eso no tiene puertas ni ventanas, y el gobierno no me ha dado nada”, dice la mujer.Se refiere a que es una desplazada de El Retorno, Guaviare, a donde la llevó a vivir su esposo, pero tuvo que salir con sus hijos por las amenazas de las Farc. Por eso, pide una casa gratis para poder cuidar a su hijo al salir de la clínica.La esposa de la víctima guarda silencio. Juan Carlos se lamenta: “No sé porque el conductor le tenía que tirar esa chiva encima a mi hermano”. Mientras que la madre se resigna: “Todo se lo dejo a Dios. Él es el mejor médico, el mejor abogado, todo lo es Él”, dice ella.Carlos Escovar, auditor médico de la clínica Los Farallones, indicó que el estado de salud de Viáfara es muy delicado y que permanecerá por lo menos 15 días en hospitalización.Su ingreso al área de Urgencias en esta clínica del sur de la ciudad fue a las 7:20 p.m. del pasado sábado, con el brazo izquierdo semi- amputado a la altura del codo y la pierna izquierda con una herida de gravedad.Después de ser valorado por los médicos de este centro hospitalario, se le amputó el brazo izquierdo y pese al grave daño de los tejidos musculares de su pierna izquierda, los especialistas decidieron no amputarla y darle manejo mediante otros procedimientos, que implican entre otras cosas, una limpieza de la herida cada 48 horas.Además de ello Viáfara presenta una lesión en la columna, por lo que tiene inmovilizada la espalda y permanece hospitalizado en la Unidad de Cuidados Intensivos con ventilador mecánico.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad