Vía al mar, la otra carretera que les saca 'canas verdes' a los caleños

Marzo 16, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Vía al mar, la otra carretera que les saca 'canas verdes' a los caleños

En algunos tramos, la vía al mar se quedó sin berma, por cuenta de viviendas que se construyeron sin control sobre sus orillas.

50.000 vehículos circulan a diario por la salida a Buenaventura. Congestiones, el mal que la aqueja. Proyecto de ampliación está en veremos.

Son 59 años los que José Omar Vásquez lleva viviendo en Terrón Colorado, viendo como las promesas de ampliación de la vía al mar se han quedado en eso, en promesas.“Es que esto aquí es un caos. Pasa cualquier accidente y el tráfico colapsa. Tantos carros y motos ya no le caben, y dicen que van a meterle más carriles y no ha pasado nada”, reniega el hombre.Porque para él, que todos los días debe salir de la loma para ir a trabajar, y para las miles de personas que viven en las comunas 1 y 2, se convirtió en un suplicio movilizarse por esos seis kilómetros de vía, que van desde la glorieta del monumento a María Mulata hasta el retén forestal. Las horas pico y los fines de semana, especialmente los domingos, son los momentos en los que los usuarios y sus vecinos sufren las consecuencias de los trancones. “En la Avenida 3 Oeste, por donde se entra al barrio, se forman unas congestiones inmensas que impiden llegar a las casas. Ahora las vías de nuestro barrio (calles 11 y 12) son utilizadas como alternativas para esquivar los trancones, porque en la Portada, por cuenta de ‘terminalitos’, del movimiento comercial de la zona y de la falta de parqueaderos, se reduce el paso por los carriles”, advierte Álvaro Hernández, miembro de la Junta de Acción Comunal, JAC, de Santa Rita. La situación empeora en el trayecto de la Avenida 5 Oeste entre las calles 25 y 30. La vía se va volviendo más angosta y en sus extremos laterales la invasión de las bermas por parte de viviendas y negocios empeora el problema.Explica Luis Ordoñez, habitante de Villa del Mar que “para salir de acá, hay que hacerlo temprano, a mí me pasa, por ejemplo, que si salgo después de las 7:00 a.m. me puedo demorar hasta media hora hasta La Portada, cuando es un trayecto relativamente corto”. Por su parte, Alba Lilia Pereira, habitante del sector Vistahermosa-La Legua, dijo que “solo en la Calle 28, cada semana hay entre 5 y 6 accidentes, especialmente de motos que son las que más transitan por aquí. Los puentes peatonales (en las calles 25 y 30) están que se caen de lo viejos. Tan abandonada está la vía que ni siquiera podan los pastos de las orillas y eso le quita la visibilidad a los carros y hay cunetas tapadas. Dijeron que aquí harían una megaobra, ya pagamos por ella y todo lo han invertido en otras partes”.En la vía nacionalDesde el retén forestal hasta el Kilómetro 18, está otro de los tramos problemáticos de la vía al mar. Si bien es cierto, el asfalto y la señalización están en condiciones aceptables, la capacidad de la vía para el parque automotor sigue siendo escasa.“Como a medida que se llega a Cali la vía se convierte en un embudo, porque la vía no tiene más de cinco metros de ancho, el tránsito se pone lento y las filas llegan hasta acá (kilómetro 12). Súmele el flujo del servicio intermunicipal, que es bastante. Hemos visto trancones de hasta dos horas y eso afecta el buen funcionamiento de restaurantes y estaderos”, comentó Francisco Morales, propietario de un establecimiento de venta de comidas.La zona también ha estado afectada por los denominados ‘piques’ en los que motos y carros hacen competencias de alta velocidad de forma ilegal.“Debemos reconocer que el trabajo del Tránsito y la Policía ha sido efectivo para controlar esto, sin embargo aquí nos faltan parqueaderos y el espacio no da para albergar a tantos visitantes”, explicó Pedro Ovalles, presidente de la JAC del kilómetro 18.Dice Kennedy Sotelo, habitante de la Parcelación El Silencio, en el km. 18, que “cada fin de semana, los vehículos y motos que vienen hasta acá taponan la única entrada que tienen por lo menos 400 personas en este sector”.Y tal como sucede en la parte baja de la vía al mar, vías internas de los corregimientos están sirviendo como corredores de escape para los trancones.“Se ha vuelto más frecuente el uso de la vía interna de El Salado que sale directamente hasta el sector conocido como el de las arepas de choclo, pasando por Patio Bonito. Es un terreno inestable, según estudios geológicos que se han hecho. La vía debe ampliarse para evitar que este tipo de carreteras se vean saturadas por la movilidad de la zona”, advirtió Fanny del Socorro Díaz, de la JAC de El Saladito.¿Y la megaobra?La ampliación de la vía al mar fue incluida dentro del paquete de 21 megaobras que se cobraron por valorización a los caleños. Sin embargo, la falta de recursos ha sido el impedimento para cumplirlo. Para materializarla se necesitan $250.000 millones. La Alcaldía busca que la Nación asuma $150.000 millones, el resto de los dineros el Municipio deberá financiarlos. Aún están en negociaciones.El proyecto, explica Miguel Meléndez, secretario de Infraestructura de Cali, contempla la adecuación de una doble calzada (cada una de dos carriles) entre los kilómetros 3 (glorieta de María Mulata) y 12 (El Saladito).Con esa obra, dice Meléndez, se aliviaría en un 50 % el tráfico por la carretera lo que mejoraría los tiempos de viaje. De acuerdo con Ómar Cantillo, secretario de Tránsito de la ciudad, diariamente se movilizan por la vía al mar 50.000 vehículos. “Con la doble calzada podríamos implementar pares viales, especialmente en los planes retorno de fines de semanas y puentes festivos, donde se presentan los mayores inconvenientes de movilidad”.El Municipio tendría que comprar al menos 400 predios. “Se levantaron sin control viviendas y negocios al lado de la carretera. Por sus especificaciones técnicas eso nunca debió pasar”, indicó el titular de Infraestructura.“Hay que recordar que las megaobras tuvieron un incremento del 30 % en su precio original, eso desajustó la ejecución de varios de esos proyectos. Estamos dando un compás de espera para que los estudios presupuestales se den pronto para que salga a licitación”, dijo Lourdes Salamanca, directora del Observatorio de Infraestructura de la CCI.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad