Ventas ambulantes y ruido perturban al barrio San Antonio

Agosto 15, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Ventas ambulantes y ruido perturban al barrio San Antonio

Quejas. La venta de comidas en la colina de San Antonio es la principal molestia de los residentes de la zona. La secretaría de Gobierno manifestó que, aunque se han realizado operativos, se debe concertar con los vendedores.

Vecinos del sector piden mayores controles por parte de las autoridades los fines de semana.

En San Antonio, un barrio con más de doscientos años de historia en Cali, se perdió la tranquilidad. Así lo aseguran vecinos de este emblemático sector, quienes denuncian que, de jueves a domingo, no pueden tener ni un minuto de silencio por el ruido ocasionado por los incontables visitantes y vehículos que llegan a la zona. Esto lo confirma María Valencia, residente del sector, quien señala que “los viernes se puede ver a los visitantes tomando licor y oyendo música a todo volumen en los carros”, lo que según ella se torna “insoportable”.Pero no solo el ruido tiene molestos a los moradores de San Antonio. Ramiro Bonilla, residente del barrio, asegura que “en un fin de semana se pueden contar más de cien motos invadiendo la calle, y como el espacio público no está demarcado la gente estaciona en cualquier lugar. Y ni hablar de las ventas ambulantes que pululan sin control por todo el sector”.La proliferación de todo tipo de negocios de comidas por los alrededores de la colina de San Antonio es un problema evidente. Así lo ratifica Gustavo Parra, un vecino que lleva varios años molesto por la falta de control de las autoridades sobre las ventas callejeras.“Es tan grave el problema que hasta varias casas de los vecinos están sacando sus propias ventas a los andenes”, aseguró Parra.Ante las quejas de los moradores de este tradicional sector, las autoridades respondieron que en San Antonio se han hecho “todos los controles necesarios”. Eliana Salamanca, secretaria de Gobierno de Cali, afirmó: “En San Antonio hemos realizado varios procedimientos de control de espacio público y de consumo de bebidas embriagantes, entre otros”. La funcionaria añadió que “se han llevado a cabo reuniones con la comunidad y lo que se pretende es que las personas que viven en el barrio, en especial por los lados de la Colina, puedan llegar a un acuerdo con la gente que trabaja en ese sector”.De la misma manera, Adalbert Clavijo, jefe encargado de los guardas de tránsito de la ciudad, manifestó que “por ser un sector turístico se le da un tratamiento diferente en cuanto a los vehículos que llegan a la zona”.Clavijo explicó también que “en su momento fueron demarcados algunos sitios para poder estacionar y por ahora se mantienen controles, pero de forma esporádica”. El funcionario aseguró que se incrementarán los operativos al tráfico para mejorar la movilidad en la zona, aunque no habló de fechas. En materia de ruido, un vocero del Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente, Dagma, explicó que “el nivel permitido en la zona es de 55 decibeles y en la última visita, realizada hace un mes, no se cerró ningún establecimiento comercial”. El funcionario informó que hasta el momento no se ha recibido, directamente con la entidad ambiental, ninguna queja relacionada con el exceso de ruido. No obstante, los integrantes de la Junta de Acción Comunal, JAC, pidieron hacer controles más estrictos para que se respete el barrio como patrimonio cultural de Cali.“Esperamos que los dirigentes de la ciudad se den cuenta del daño que se le está haciendo al barrio y de los peligros sociales que esto trae para todos”, dijo Álvaro Ramírez, presidente de la JAC.El líder comunitario aseguró que “a pesar de que San Antonio fue declarado un barrio para la conservación, estamos trabajando en un proyecto para que se acabe el deterioro”. El futuro de San AntonioPlaneación Municipal todavía estudia si San Antonio será declarado o no como sector con vocación comercial.Vecinos temen que en la zonase enquisten los mismos problemas del barrio Granada.Aseguran que una nueva norma debería resolver temascomo el de parqueo, control efectivo de los niveles de ruido y creación de una zona segura para peatones y turistas.Cifras22 por ciento es el uso del suelo que establecimientos comerciales tienen en la zona. Antes era del 5%. 55 decibeles es el rango de ruido permitido en San Antonio, según la autoridad ambiental de Cali.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad