Vecinos se quejan por molestias generadas por teatro en Juanambú

Marzo 31, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Ruido, estacionamiento sobre las vías del barrio y aumento del consumo de alucinógenos, son los problemas que se han incrementado en el sector por la llegada del teatro, según los habitantes.

[[nid:407864;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/03/ruido-juanambu.jpg;full;{Los habitantes de Juanambú han protagonizado manifestaciones para que se respete la vocación residencial del barrio. Foto: Elpais.com.co | Archivo}]]

La llegada del Teatro del Presagio a Juanambú, el año pasado, causó malestar entre algunos de los residentes del sector, que se quejan de ruido, estacionamiento sobre las vías del barrio y aumento del consumo de alucinógenos. Lea también: Vecinos de Juanambú piden que se respete vocación residencial del barrio

 Paul Ibáñez, vecino del teatro, indicó que “es chévere que en el barrio haya algo cultural, pero el ruido de los conciertos que arman en las noches y la percusión de los domingos en la tarde, que son los días en los que se puede descansar, es muy molesto”.

Ibáñez agregó que “los visitantes de ese lugar suelen ser consumidores de marihuana y se han tomado las calles del barrio para fumar. Eso ya lo teníamos cuando llegaron los bares, pero con el teatro el consumo incrementó”.

Para Harold Baeza, miembro de la JAC de Juanambú, “parece que fuera un pecado tener un parqueadero en la casa, porque los clientes de ese teatro acaparan ambos carriles de la vía y bloquean las salidas de nuestros carros. Cuando uno pregunta de quién es el carro, se enojan”.

Por su parte, Diego Fernando Montoya, director del Teatro del Presagio, dijo que el ruido en su establecimiento es mínimo. “Hacemos eventos musicales de bajo impacto y son solo el 10 % de nuestra programación mensual. No entiendo por qué la gente se escandaliza con la llegada de un teatro, cuando aquí (en Juanambú) hay discotecas, bares y prostíbulos”.

Montoya aseguró que “en diciembre radicamos los papeles para obtener el uso del suelo y esta es la hora que no nos han dado respuesta. En Planeación dijeron que nos visitarían en marzo y no lo hicieron. Están negándonos eso y desconociendo nuestro derecho a tener un trabajo”.

El País se comunicó con Planeación Municipal para constatar el estado del uso del suelo del Teatro del Presagio pero, al cierre de esta edición, no se pudo establecer en qué va el documento obligatorio para el funcionamiento de cualquier establecimiento.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad