Vecinos del Pascual Guerrero piden extremar seguridad en partido entre América y Cúcuta

Diciembre 03, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Vecinos del Pascual Guerrero piden extremar seguridad en partido entre América y Cúcuta

Con el aumento de 300 unidades para el partido contra Cúcuta, la Policía dispondrá un total de 2.700 efectivos.

Habitantes de los barrios vecinos al Estadio Pascual Guerrero mostraron su inconformidad y preocupación por nuevos desórdenes en el partido de la promoción entre América y Cúcuta Deportivo el próximo viernes.

Encerrados en sus propias casas se sienten los habitantes de los barrios circundantes del Estadio Pascual Guerrero, preocupados por la situación de orden público que se presenta los días de partido en Cali y piden a la Alcaldía tomar medidas que garanticen la seguridad de los vecinos y sus propiedades en el partido entre América de Cali y Cúcuta Deportivo.Prohibición de pantallas y locales donde se venda licor a los alrededores del estadio, suspensión permanente de la plaza, y el aumento del pie de fuerza antes, durante y después del partido, son algunas de las propuestas de los residentes de este tradicional sector del sur de Cali.El delegado de la junta de acción comunal del barrio San Fernando, Rodrigo Celis, aseguró que "la situación en la comuna 19 es crítica los días de partido, por eso no debieron haber prestado el estadio, porque es injusto que sean los habitantes del barrio quienes tengan que pagar los platos rotos de este tipo de desórdenes"."Esto es un problema de la Alcaldía quien debe tomar medidas drásticas y no permitir la permanencia de los 'hinchas', que no vayan a ingresar al estadio en las zonas aledañas, por lo menos a 200 metros; además se debería prohibir los televisores y la aglomeración de gente porque estos son los que por lo general los que causan los daños y la inseguridad", explicó Celis.De igual forma indicó que uno de los principales problemas se da antes de los partidos, porque un gran número de jóvenes piden dinero en las esquinas a los transeúntes y habitantes del sector, ocasionando que nadie quiera salir a la calle.Por su parte Aide Micolta, habitante del barrio San Fernando, aseveró que "esto se pone imposible; se presentan atracos, piden dinero para las boletas y nadie quiere salir, incluso el sábado no se pudo realizar la misa del barrio por miedo a los disturbios"."Nuestra principal preocupación es que el equipo pierda, porque sabemos que ese día va haber problemas y van dañar las casas y los locales comerciales", aseguró Micolta.Otros habitantes han tomado una posición más extrema en cuanto a la violencia generada en sus barrios y piden que el estadio deje de ser prestado para partidos de fútbol."No hay solución para este problema, el estadio no debería prestarse más porque no se han podido controlar los desordenes", afirmó Luisa Fernanda Botero, fiscal de la JAC de San Fernando.Además agregó que gracias a esto "se altera la rutina de los habitantes del barrio quienes tienen que encerrarse, porque esto sucede desde 3 0 4 horas antes del partido y varias más después de estos; así que esto conlleva también un desgaste para la misma Policía".El plan a seguirEl secretario de Gobierno de Cali, Carlos José Holguín, indicó que este martes tendrá una reunión con el comandante de la Policía de Cali, el general Fabio Castañeda, para analizar las medidas de seguridad que se puedan tomar para el partido del viernes a las 3:15 p.m. en el estadio."Tendremos una reunión conjunta en la que se diseñará un plan para garantizar la zona perimetral del estadio y evitar daños como los ocasionados el sábado pasado", afirmó Holguín.Por su parte el comandante Castañeda confirmó que se aumentará el número de unidades de la Policía en los operativos de seguridad del escenario deportivo."Es un riesgo que vamos a correr, pero ya tenemos las medidas de seguridad necesarias para afrontar el operativo. Llegarán 300 policías para el partido, los cuales se quedarán en la ciudad para el resto de las festividades de Navidad", detalló Castañeda.De otro lado el personero de Cali, Andrés Santamaria, aseguró que "creemos que sí debió haber una sanción para la plaza y la propuesta inicial de la Alcaldía de trasladar el partido a otra ciudad era la correcta".Y agregó que "ya se habían hecho pactos con los hinchas y estos no fueron cumplidos, así que no se puede colocar toda la fuerza de seguridad de la ciudad a controlar los desórdenes que estos puedan ocasionar".Los hinchasEl líder de la barra Barón Rojo Sur, Jhonny Ortiz, manifestó el respeto por la decisión tomada por la Alcaldía y la Dimayor de cambiar la hora del encuentro y rechazó todos los actos de violencia que se presentaron a la salida del estadio el sábado."La barra no tuvo nada ver con los disturbios, porque nosotros nos quedamos dentro del estadio por más de media hora de finalizado el partido, así que esperamos que la Policía disponga de un número mayor de efectivos para evitar problemas que son causados por personas ajenas a la barra", indicó Ortíz.Por último aseguró que "nos unimos a la campaña de decirle no a los violentos, y que la Policía judicialice a todos los que atenten contra la seguridad".

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad