Vecinos del Oeste dicen que indigentes se apoderaron de desagües del río Cali

Septiembre 16, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Vecinos del Oeste dicen que indigentes se apoderaron de desagües del río Cali

Juan David, quien vive en una de las nueve canaletas, asegura que entre 6 y 8 personas pueden habitar en esta estructura, que tiene 35 metros de largo.

Para ellos, la Secretaría de Infraestructura no construyó las canaletas de una manera adecuada, para que estas no se convirtieran en dormitorio para los habitantes de la calle.

El uso que se les está dando a algunas de las obras complementarias del hundimiento de la Avenida Colombia, en el Oeste de la ciudad, está causando molestia e incomodidad entre algunos residentes del sector. 

Habitantes de la calle las han convertido en sus hogares, para salvaguardarse del fuerte sol o las eventuales lluvias.  

A principios de este año fueron construidas nueve canaletas en el margen derecho del río Cali, en sentido Oeste - Norte. Estas estructuras hacen parte de las obras complementarias del  túnel de la Avenida Colombia y cumplen una función específica: ayudar al desagüe de las zonas aledañas al hundimiento, evitando que este corra algún tipo de riesgo en su estructura en temporada invernal.

Pero desde hace aproximadamente tres meses, varias personas han ocupado estos sitios, en donde ponen colchones, zapatos, cobijas, ropa y material reciclable que recogen de los barrios aledaños. 

De eso se quejan vecinos de sectores como El Peñón y Centenario, quienes a diario observan a estos nuevos habitantes del río y se preguntan si ocupar los desagües pone en riesgo al hundimiento.

Carlos Hernández, presidente de la Junta de Acción Comunal de El Peñón, asegura que “la Secretaría de infraestructura y Valorización no construyó las canaletas de una manera adecuada, para que estas no se convirtieran en dormitorio para los habitantes de la calle”. 

El líder comunal enfatiza que a esta problemática se suma el mal manejo de basuras en la ribera del río Cali y la eventual inseguridad en la zona, pues, según los vecinos del sector, algunas de estas personas se están robando los contadores de los establecimientos del barrio, los espejos de los carros y las iluminarias del vecindario.   

Por su parte, Amparo Guerrero, directora de la Biblioteca Centenario, dice que “la situación que se está presentando en el sector no solo evidencia el peligro, sino también la falta de planes de resocialización para esta población vulnerable. Este es un problema estructural”.

Guerrero recuerda que en una ocasión la biblioteca fue robada por una de estas personas y que aunque el incidente no fue mayor (solo fue hurtada una silla), en repetidas ocasiones al momento de abrir la biblioteca, entre las 7:00 a.m. y 7:30 a.m., hay habitantes de calle que duermen en la entrada, generando incomodidad y temor en los funcionarios. 

Desde la Secretaría de Infraestructura y Valorización explican que la construcción de estas nueve estructuras era fundamental para el buen funcionamiento del túnel de la Avenida Colombia. 

Olger Peña, interventor de todas las obras asociadas al túnel, enfatiza que “si bien es un problema la estancia de habitantes de la calle en las canaletas que se construyeron, la solución a este problema no nos corresponde a nosotros. Nosotros cumplimos con la protección de la megaobra”.  

Peña asegura que sin la construcción de las canaletas el túnel “tiene la posibilidad de correr algún tipo de riesgo porque no se drenan las aguas lluvias y estas van a dar al hundimiento, en vez de desembocar en el río”. 

Agregó que la presencia de estas personas en los desagües no pone en riesgo su funcionamiento. 

En Cali hay al menos 3620 personas habitantes de calle, de acuerdo con el último censo del Dane, realizado en el año 2005. Para el 2016 se realizará un nuevo censo.

Leonor Garcés, coordinadora del programa de habitantes de calle de la Secretaría  de Bienestar Social de Cali, asegura que la violencia intrafamiliar, la drogadicción, el desempleo y el desplazamiento forzado son algunas de las causas estructurales para que la gente termine habitando las calles de la ciudad.   

“La población en situación de calle tiende a aumentar porque cada vez son más las víctimas. Colombia es uno de los países más inequitativos en el mundo. Todo esto es un fenómeno que se amplía cada día”, puntualiza la señora  Garcés.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad