Vandalismo durante protesta de transportadores dejó millonarias pérdidas al MÍO

Vandalismo durante protesta de transportadores dejó millonarias pérdidas al MÍO

Marzo 22, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Vandalismo durante protesta de transportadores dejó millonarias pérdidas al MÍO

Este es uno de los buses quemados en las protestas del miércoles, en la recta Cali-Palmira. Se declaró pérdida total.

Transportadores del colectivo anunciaron el cese de las protestas en la tarde de ayer. En más de $1500 millones se valoran los daños por actos vandálicos contra el masivo.

Después de tres días en los que se vivieron bloqueos, desmanes y dificultades para la movilidad de los caleños, los pequeños propietarios y transportadores del sistema colectivo levantaron el paro que mantenían exigiendo garantías para su salida definitiva de las calles de Cali.Desde la tarde del viernes comenzaron a operar nuevamente las rutas del colectivo que aún se mantienen habilitadas por el tránsito caleño. Pero el que aún no se repone es el MÍO al que el paro le dejó millonarias pérdidas en infraestructura.Aunque Metrocali indicó que la operación mejoró y que los buses que salieron a prestar el servicio ayer fueron 660 (el jueves, por averías en los vehículos producto del vandalismo, salieron 480) lo cierto es que los daños están valorados en más de $1500 millones.De acuerdo con los cuatro operadores del MÍO (dueños de los buses) entre miércoles y jueves por lo menos 190 carros sufrieron averías, unas más graves que otras. Vidrios, llantas, láminas y hasta equipos de navegación deben comprarse de nuevo.“Logramos reparar en tiempo récord los vehículos y se tomaron medidas como la de las cintas en los vidrios, pero hay gastos grandes que cubrir. Para nosotros, por ejemplo, la pérdida más importante fue la del bus que nos quemaron durante las protestas, cuesta $450 millones”, explicó William Giraldo, presidente de la junta directiva de ETM.Alejandro Ramírez, director de Gestión Integral de Blanco y Negro Masivo, otro de los operadores, al que también le quemaron un bus, indicó que tardarán por lo menos dos meses en reincorporar el vehículo a su flota. “Solo el cambio de vidrios rotos a un bus articulado está valorado, en promedio, en $7.000.000. El vidrio es de material y medidas especiales, el más barato cuesta $400.000. Aunque tenemos seguros, las reclamaciones son dispendiosas por lo que preferimos asumir los costos para no dejar de prestar el servicio, aunque golpee nuestro flujo de caja”, dijo Ramírez.Cinco equipos de navegación satelitales, con todo y conexiones, fueron robados de igual número de buses de los operadores GIT Masivo y Unimetro. “Hasta ayer (jueves) estuvieron tirándole piedras y haciéndole saqueos a los buses. Nos dañaron 20 en el Distrito de Aguablanca, padrones y complementarios. Esos computadores pueden costar más de US$3000, solo la pantalla. Los que organizaron la protesta sabían cómo perjudicar los buses”, aseguró César Vergara, gerente de GIT Masivo. La vicepresidenta Técnica de Metrocali, Sandra Ángel, dijo que por lo menos $500 millones dejó de facturar el MÍO durante el pasado miércoles y jueves. 420.000 caleños se bajaron del masivo por el cierre de estaciones, la falta de buses y suspensión o irregularidad de rutas.“Eso agudiza la crisis financiera que viven los operadores. Estas manifestaciones claramente tuvieron tintes políticos, el Polo Democrático estuvo involucrado, también Harvey Hurtado (gerente de Recreativos), que tiene intereses en el MÍO al ser parte de la junta directiva de un operador”, dijo Sebastián Nieto, gerente de Unimetro.Hasta ayer en la tarde se reanudó la operación de dos de las tres estaciones del masivo vandalizadas en el Oriente (Nuevo Latir y Troncal Unida).“Lo único positivo de todo esto es que la Administración no cedió, apoyó con presencia policial e impidió que estos actos de violencia siguieran afectado al sistema”, agregó Nieto.Piden parar operativosVoceros del gremio del colectivo pidieron que con el cese del paro se detengan los operativos por parte de la Secretaría de Tránsito de Cali.“Levantamos las protestas como un gesto de buena voluntad ante la ciudadanía y la Administración local, esto para que se suspendan estos controles”, explicó Alexis Guevara, presidente de Asotranscali.Sin embargo, el secretario de Tránsito, Alberto Hadad, reiteró que los operativos de control a buses que ruedan de forma irregular, con ruta o tarjeta de operación cancelada o haciéndole paralelismo al MÍO se mantendrán. “Hay que decir que existen unas rutas del transporte tradicional que sí tienen tarjeta de operación vigente y ruta autorizada, ellos pueden seguir circulando sin problema. Pero si vemos que se trabaja de manera ilegal, no dudaremos en llevarnos los vehículos para los patios”, indicó el funcionario.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad