Valle del Lili, una nueva Cali que crece en habitantes... y en problemas

Valle del Lili, una nueva Cali que crece en habitantes... y en problemas

Septiembre 03, 2017 - 07:55 a.m. Por:
Redacción de El País 
Valle del Lili

Valle del Lili.

Archivo de El País 

En la explanada entre los ríos Meléndez y Lili, al sur de Cali, se consolida una nueva ciudad. El sector conocido comúnmente como Valle del Lili está conformado por tres barrios que, pese a su juventud -tienen poco más de quince años de desarrollo-, ya da muestras de convertirse en una parcela muy grande.

En Ciudadela Comfandi, El Caney y Urbanización Lili, según proyecciones de Cali en Cifras, viven 190.885 personas. Es decir, que ese sector que antes solía ser conocido como ‘Ciudad Perdida’, por estar alejado de todo, hoy alberga dos veces la población de Candelaria y habría que sumarle el total de habitantes de Bugalagrande y Ulloa.

En esa zona de la ciudad, delimitada por la Autopista Simón Bolívar y cercada por los ríos Meléndez y Lili, son varias las personas que ya no tienen que desplazarse fuera del polígono para hacer actividades cotidianas. Ese es el caso de Johanna Rojas, residente del barrio El Caney, quien hace cuatro años decidió cambiar San Antonio por el Sur.

“Todos los días me gastaba al menos dos horas en desplazamientos hasta mi trabajo en Ciudadela Comfandi, era desgastante. Decidí venir a vivir aquí porque todo está cerca: si quiero comprar víveres, hay supermercados; si quiero comer algo, hay buena oferta de restaurantes; mi hijo estudia en un colegio a dos calles de la casa. Vendí el carro porque ya no tengo que salir de diez cuadras a la redonda para tener todo a la mano”, aseguró Rojas, quien subrayó como una fortaleza del sector la abundancia de zonas verdes.

Y es que poco a poco han llegado al sector grandes almacenes de cadena, colegios, clínicas, restaurantes, bares, gimnasios, centros religiosos y hasta casinos. De acuerdo con el Plan de Ordenamiento Territorial, POT, aunque el predominio en esta zona del Sur lo tienen las residencias, hay corredores en los que también está permitida la expedición de usos de suelo mixtos y dotacionales.

No obstante, el desarrollo de este sector de la ciudad apenas comienza. Según la Cámara de la Construcción, Camacol, capítulo Valle del Cauca, actualmente hay activos 27 proyectos en este sector, los cuales tienen en oferta 1892 unidades de vivienda (1453 asociadas al segmento de Vivienda de Interés Social y 439 no VIS).

Alexandra Cañas, gerente de Camacol en el Valle del Cauca, refirió que el Sur registra un crecimiento importante. “Por un lado encontramos que entre enero y julio de 2017 se vendieron 2417 unidades de vivienda, lo que equivale a un incremento del 76 % en comparación con lo vendido en el mismo periodo del año anterior. El gran atractivo de este sector es la oferta de suelo disponible para desarrollo urbano, que permite generar proyectos que integran vivienda con servicios complementarios y equipamientos urbanos”, aseguró.

Mapa Sur Cali.
No todo es color de rosa

La proliferación de construcciones de viviendas de interés social y prioritaria, sumada a la vasta oferta de proyectos de estratos 4 y 5, dejó en evidencia que este sector correspondiente a la zona de expansión de la ciudad carece de una adecuada infraestructura para atender a los nuevos residentes. En general, el caos en la movilidad es la queja crónica que tienen los habitantes de estos barrios del Sur.

“Salir en carro a las 6:00 de la mañana es un problema porque las vías internas no dan abasto con la cantidad de vehículos que las abordan y la Autopista Simón Bolívar, que es la única vía de salida que tenemos, colapsa. Las calles que tenemos no son suficientes para el número de personas que vivimos aquí, necesitamos más infraestructura”, aseguró César Aurelio Villacis, residente de Ciudadela Comfandi, quien manifestó preocupación por el impacto que se puede generar en la movilidad de la zona con los cierres que se implementen por el inicio de obras de la Terminal Sur del MÍO.

Al respecto, el secretario de Infraestructura, Marcial Quiñones, recordó que para aliviar los trancones de ese sector se ejecutarán cinco obras claves. “Estoy seguro de que con la ampliación de la vía Cali - Jamundí, el puente sobre el río Lili, el viaducto en la Calle 42 y la megaobra de la Calle 25 con Carrera 100, le daremos salida a ese sector que hoy no tiene conexión alguna y hace que la gente se quede atrapada; esas son obras que se empezarán a ejecutar el próximo año. A estos trabajos se suma la prolongación de la Avenida Ciudad de Cali, que va a facilitar el tránsito de la gente hacia el Norte y el Sur”, afirmó.

Entre tanto, Daniel Ortiz, habitante de El Caney, señaló que “de las necesidades que tenemos son colegios de calidad para primaria y secundaria, un puesto de salud público y una estación de bomberos. Esos son servicios básicos que aún no son tenidos en cuenta ni parecen estar dentro de las prioridades de la ciudad. Esto no puede pasar inadvertido, porque mucha gente está llegando a vivir aquí y los servicios para la comunidad son limitados”.

Por su parte, Emperatriz Grueso, residente de Ciudadela Comfandi, señaló que el nudo de la movilidad se complica “porque no hay suficiente cobertura del MÍO, solo contamos con un par de rutas para ir hasta la estación Universidades y hacer transbordos. El servicio no es el mejor, porque uno puede quedarse esperando un bus entre 20 y 30 minutos”.

Ante esto, la vicepresidenta de Operaciones de Metrocali, Juanita Concha, indicó que este sector es atendido por diez rutas alimentadoras y dos pretroncales, las cuales captan a diario 50.000 usuarios.

“Hay algunas rutas que tienen alta demanda en la zona y tienen un tiempo promedio de atención que ronda los 8 y 10 minutos en día hábil, mientras que los domingos disminuye la frecuencia y se pueden atender las paradas en 12 minutos. Estos tiempos se van a reducir en la medida en que ampliemos la infraestructura y el primer paso para eso es construir la Terminal Sur y generar rutas que mejoren el servicio”, dijo Concha.

Para la concejal María Grace Figueroa una preocupación que está en el aire en cuanto al desarrollo de este sector es el suministro de servicios públicos. “Estos desarrollos se dan sin brindarle al ciudadano garantías en esta infraestructura y el Municipio y los curadores deberían ser más responsables al otorgar permisos de construcción, porque no sabemos hasta dónde pueda llegar Emcali para suministrar buenos servicios a nuevos clientes si aún en la ciudad hay falencias para proveer acueducto, energía y telecomunicaciones”.

Ampliación de redes

Con miras al desarrollo que tendrá el sector conocido comúnmente como Valle del Lili y la zona de expansión, Emcali indicó que en los próximos ocho años (2025) proyecta inversiones por $366.797 millones en infraestructura de servicios públicos para ese corredor de la ciudad.

*Acueducto y alcantarillado: En este componente Emcali tiene proyectado ejecutar 2587 metros lineales de redes matrices de acueducto y 1600 metros de alcantarillado en el área de Las Vegas – Ciudad Meléndez – Valle del Lili Oriente. En el área de expansión se harán redes de acueducto y estación de rebombeo, interconexión provisional del bombeo Nápoles, redes de alcantarillado sanitario, alcantarillado sanitario al colector Pance, canales de aguas lluvias, entre otras facilidades.

*Energía: La ampliación de la subestación Alférez y el reforzamiento de circuitos existentes son las grandes apuestas para garantizar el servicio de energía en el Sur. Actualmente en esta área son atendidos 28.000 usuarios en el servicio de energía y se estima que al finalizar el desarrollo de la zona de expansión sean 70.100 los usuarios de energía de Emcali.

*Telco: En ese sector de Cali se apunta a invertir armarios inteligentes para los servicios de internet, televisión y voz. También se ampliarán las redes de líneas y cableado·. En total, Emcali factura por telefonía a 68.098 usuarios del Sur, 26.508 clientes de internet y 5621 usuarios de televisión.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad