Univalle implementa proyecto de movilidad para ciclistas y peatones

Univalle implementa proyecto de movilidad para ciclistas y peatones

Febrero 12, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Diane Palacios Chamorro | Especial para El País.
Univalle implementa proyecto de movilidad para ciclistas y peatones

Para muchos estudiantes el uso de la bicicleta más que una moda, se ha convertido en un estilo de vida que persigue construir una relación amigable con el ambiente y pensar ciudades donde el carro deja de ser prioridad.

Las medidas incluyen creación de parqueaderos para motos, instalación de bicicleteros, iluminación de zonas y demarcación de carriles exclusivos. Pretenden que el campus se convierta en un lugar seguro, desde el que se gestan propuestas que puedan ampliarse a un modelo de ciudad.

Nuevos parqueaderos, carriles exclusivos para peatones y ciclistas y planes de seguridad, convivencia y salud son algunas de las medidas que hacen parte del nuevo plan de movilidad de la Universidad del Valle. La idea, que surgió gracias a las inquietudes personales y académicas de Juan David Santamaría, estudiante del programa de Estudios Políticos y Resolución de Conflictos, pretende poner a la universidad a la par de instituciones en Chile y Argentina, que ya cuentan con modelos similares, en donde el peatón y el ciclista son una prioridad. “Me di cuenta de que la ‘U’ no contemplaba en la política ambiental, la parte de movilidad. Y los comentarios de varios compañeros siempre eran de preocupación por la situación de seguridad, los accidentes y los problemas para moverse no sólo dentro de la sede, sino en la ciudad. Entonces se me ocurrió plantear el uso de la bicicleta como medio de transporte en la universidad pública y en la indagación salió que el problema no sólo era de bicicletas sino que incluía a las motos”, cuenta Juan David.Según un estudio realizado por la Universidad Icesi y Metrocali, y que se ha convertido en una importante referencia para la discusión de proyectos como la implementación de más y mejores ciclorrutas, se determinó que al menos un 22 % de los univallunos camina o va en bicicleta a la universidad y un 14 % más se moviliza en motocicleta. Para poder evaluar el problema y las posibles soluciones, Juan David decidió realizar un conteo de las bicicletas que ingresaban diariamente al campus. “El promedio fue de 850, que son como 600 más de las que caben en los bicicleteros. Por eso uno de los puntos es la implementación de nuevos espacios para que los estudiantes puedan dejar las bicicletas en un lugar seguro”, explica. Además de esos espacios, la universidad ya inauguró uno de los dos parqueaderos pensados para las motos, la demarcación de 200 metros cuadrados del carril exclusivo de ciclistas y peatones, que se espera esté terminado en junio, y planes pedagógicos para que los usuarios de carros respeten estas zonas y permitan la circulación segura de los estudiantes. Debido a la preocupación por la seguridad, la universidad destinó recursos para iluminar las zonas donde se parquean motos y bicicletas y se evalúan las propuestas de los estudiantes, que van desde la instalación de cámaras en las porterías, hasta la sistematización de la entrada con el uso del carné universitario. “Una de las ideas es que a las bicicletas se les ponga un chip como el que tienen los libros y eso asegure que la bici sólo sea retirada por el estudiante que la ingresó”, explica Juan David. La mayor parte de la comunidad universitaria es optimista frente a los cambios, sobre todo los estudiantes, algunos de los cuales contribuyeron voluntariamente en el acondicionamiento del nuevo parqueadero de motos, que antes era utilizado por jóvenes practicantes de skate board. Conscientes de los recursos limitados, reutilizaron el material de las rampas y el costo de la adecuación para la universidad fue de sólo $800.000. Otros estudiantes, también animados por el proyecto, conformaron el movimiento ‘A Univalle en bicicleta’, que tiene como objetivo construir desde la universidad un modelo de ciudad segura para peatones y ciclistas, tema que se viene trabajando en la institución desde la ‘Mesa de los No Motorizados’, espacio impulsado por la Escuela de Salud Pública de la universidad. “A Univalle en Bicicleta recoge cosas de otros colectivos, no es nuevo, Cicloamigos por ejemplo, funciona desde 1996. ¿Por qué la ‘U’? porque cada vez son más los que usan la ‘cicla’ para hacerles frente a los problemas de transporte público y porque los cambios que se están haciendo pueden replicarse a un modelo de ciudad”, dice Bayron Henao, integrante del movimiento. La propuesta también pretende que la comunidad recupere el hábito de caminar por el campus y disfrutarlo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad