Unión Temporal Sicali quiere comisión hasta de los desayunos escolares

Junio 02, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Zulma Lucía Cuervo Plazas | Reportera de El País
Unión Temporal Sicali quiere comisión hasta de los desayunos escolares

Sicali fue contratado por la Alcaldía de Apolinar Salcedo para hacer la gestión tributaria. La Administración actual terminó el contrato alegando objeto ilícito en agosto del año pasado.

Las pretensiones suman $48.692 millones, la mitad de lo que el contratista recibió por pago a su labor.

No conforme con los $94.041 millones que la Unión Temporal Sicali recibió del Municipio como pago de su gestión (entre el 1 de junio de 2005 y el 31 de diciembre de 2011), esta polémica concesión, encargada de la gestión tributaria, convocó en diciembre de 2011 un tribunal de arbitramento para reclamarle al Municipio $48.692 millones, principalmente de comisiones de las que asegura tener derecho.Para ello contó con el visto bueno del entonces alcalde, Jorge Iván Ospina, el secretario de Hacienda, Juan Carlos Botero y la directora Jurídica, María del Pilar Cano. Estos tres exfuncionarios firmaron un acta de compromiso que activó la cláusula compromisoria del contrato para dirimir las diferencias existentes entre las dos partes en un tribunal de arbitramento. Este documento, tal como se puede constatar en el acta 3 del proceso arbitral, limitó la competencia del tribunal a conocer únicamente las reclamaciones de contenido económico del contratista. Es por esta razón que a la defensa del Municipio se le negó iniciar una demanda de reconvención (o contrademanda de la Alcaldía contra Sicali) y llamar en garantía al exalcalde Apolinar Salcedo porque no está en discusión la nulidad del contrato sino las reclamaciones de la Unión Temporal, dice el acta 3 en sus páginas 7 y 13.Los reclamosSegún un peritaje de Integra Auditores Consultores S.A. contratado por Sicali y en el cual se fundamenta la demanda que actualmente está en curso en el tribunal de arbitramento, el Municipio le debe a Sicali $48.692 millones por varios conceptos. Sicali pide que le reconozcan una comisión de $19.259 millones por 109 tributos y rentas donde reclama el 2,8 % del total de lo recaudado por el Municipio por dichos ingresos (según la cláusula tercera, concepto tres que habla de otras rentas). Por ello, quiere ‘tajada’ del pago asuntos como la extracción de piedra y cascajo, fotocopias, donaciones, rendimientos de la fiducia, multas a trabajadores del Municipio, reintegro de caja menor y de viáticos de los funcionarios, entre otros. Incluso, pide su parte de los giros de la Nación con destinación a la alimentación escolar y de regalías de minería.Las auditorías a Sicali indican que durante la vigencia del contrato facturó comisión ordinaria (2,8 %) sobre las siguientes rentas: impuesto predial, alumbrado público, industria y comercio, valorización (del año 1995 y anteriores), rifas y clubes, publicidad exterior visual, juegos permitidos, espectáculos públicos (culturales y deportivos), delineación, estampilla procultura y formularios. Y una comisión extraordinaria de 4,9 % sobre el mayor valor recaudado por predial e industria y comercio.Sicali también pide que le paguen una comisión ordinaria de $4035 millones y una extraordinaria de $7061 millones por el cruce de cuentas de predial e industria y comercio que hizo el Municipio con Emcali, la Gobernación del Valle y Emsirva. Además busca que la Alcaldía le pague $462 millones de un supuesto desequilibrio económico generado por un reajuste en la liquidación del impuesto de industria y comercio que aprobó el Concejo en el 2007 y que benefició a los comercializadores de automóviles (que pagaban una tarifa del once por mil y que con el cambio se redujo al 3,3 por mil), las agencias de empleo temporales (igual que en el caso anterior) y los colegios privados (del 3,3 por mil al 2,2 por mil). Para ello se ampara en la cláusula quinta del contrato, que habla de las amnistías y los descuentos por pronto pago. De la sobretasa bomberil pide $1049 millones argumentando que esta se cobra en el impuesto predial. Incluso reclama $348 millones de intereses por demoras en el pago por parte del Municipio y una devolución del impuesto de timbre de $225 millones. Finalmente exigen el pago de $7734 millones de comisión por la valorización de las megaobras.La defensa del MunicipioEl director Jurídico del Municipio, Javier Pachón, dijo que el acta compromisoria firmada por la pasada Administración limitó la defensa porque no permitió sino tocar exclusivamente las reclamaciones de Sicali, dejando las de la Alcaldía por fuera. Aún así, dice Pachón, la mayoría de las pretensiones son tan infundadas “que rayan en lo absurdo”. Y explica: “De las 109 rentas que ahora nos están cobrando, ellos nunca hicieron gestión como facturarlas o de recuperación de cartera, ya que no existe mora en ellas porque el pago lo hace el interesado para hacer un trámite o, lo que es el colmo, son giros de la Nación”. Indica que la sobretasa bomberil tiene destinación específica (no son recursos de la Alcaldía sino de los Bomberos). De los cruces de cuenta, el contrato reza que se reconocerá comisión sobre el cruce de cuentas que el Municipio haga con particulares y “claramente ni la Gobernación, ni Emcali ni Emsirva son particulares, son entidades territoriales o empresas comerciales del Estado, todas públicas”. Frente a las megaobras, el Municipio alega que la Valorización se creó con destinación específica y que se constituyó posterior al contrato. Sobre el desequilibrio económico por el impuesto de industria y comercio, aclara Pachón que el Concejo aprobó un cambio de tarifa, no una amnistía tributaria. Y sobre la demora en los pagos, el funcionario dice que las Administraciones de Apolinar y Ospina siempre pagaron con prontitud.Sicali alega tener razón en sus reclamaciones, que suman la mitad del pago que recibió mientras tuvo el contrato vigente. Pero, en la Administración local se preguntan si el Municipio fue tan incumplido desde el inicio del contrato ¿por qué tardaron seis años para demandarlo?

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad