Unidad residencial fue embargada por no pago de agua de zonas comunes

Unidad residencial fue embargada por no pago de agua de zonas comunes

Febrero 20, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

De acuerdo con documentos de Emcali, en contra del conjunto residencial existe el mandamiento de pago No. 861 de julio 10 de 2007, pero la cancelación por los servicios no se ha efectuado.

Cuando Gladys del Socorro quiso vender su apartamento y fue por su certificado de tradición, con sorpresa descubrió que el inmueble estaba embargado; pero no solo el suyo, sino los 28 que conforman la unidad residencial Calle Real de La Hacienda. El embargo, le informaron, lo ejecutó Emcali por el no pago del servicio de agua durante diez años. Gladys fue a esa empresa a poner la queja, en donde le explicaron que la deuda, que asciende a $156.750.899 (hasta enero de 2013), era por el no pago del servicio público de las zonas comunes de la unidad. “No sé con qué propósito la administración hizo esto, nos están afectando enormemente. Tampoco entiendo por qué la revisora fiscal no miró esto”, apuntó Gladys. De acuerdo con voceros de Emcali, la razón por la que se procedió al embargo es porque “en varias ocasiones se advirtió de la deuda al administrador, pero no hubo respuesta. Por ley, Emcali debe proceder al embargo, ya que no podemos suspenderles el servicio. El pleito lo deben resolver entre los copropietarios y el administrador directamente”. La tarea de pagar este dinero mensualmente la tenía la empresa administradora, Humberto Gómez Valencia S.A.S. Según manifestó Gómez, el titular de la empresa, lo que sucedió es que “en el año 2003 llegó una factura por consumo del servicio de agua de las zonas, por un valor de $15 millones, lo cual era excesivo porque esta unidad siempre factura alrededor de $2 millones mensuales. Por esta razón se presentó a Emcali la reclamación”.“Como no se obtuvo una respuesta y cada mes el valor que le viene facturando Emcali a las zonas comunes es demasiado elevado, se dejó pasar el tiempo llegando a que la empresa de servicios públicos, para el mes de noviembre, registrara una medida cautelar a los propietarios de la unidad, sin que como administrador yo recibiera alguna notificación”, agregó.“Fue un error que no le hiciéramos seguimiento a la queja que interpusimos, pero lo cierto es que yo no me eché esa plata al bolsillo”, aseveró. Según Gómez, el dinero para pagar el servicio mensualmente ($2 millones) nunca se incluyó en el presupuesto de la unidad. Añadió que “se adelanta con un abogado darle la mejor solución posible a la situación”.Sin embargo, la revisora fiscal de la unidad residencial, Leidy Serna, afirmó que en el presupuesto sí se incluyó el dinero, pero que en los informes de inversión de la unidad siempre se gastaba en otros ítems, como reparaciones locativas. “No se trata de fraude. Sabemos que Humberto no se ha robado esa plata. Pero sí se trata de negligencia operativa, porque yo siempre encontraba inconsistencias en la contabilidad. Además, nunca me pasaban las facturas del agua con las demás, solo la de energía”, señaló.Entre tanto, la señora Serna dijo que durante estos diez años nunca sospechó que esto estaba sucediendo, pese a que en varias ocasiones pidió las facturas del agua, pero no le fueron suministradas. Entre tanto, en una carta enviada por la Administración a los copropietarios de la unidad, se dice que el 12 de febrero se radicaron oficios ante Emcali solicitando la prescripción de la acción de cobro y el levantamiento de los embargos de las casas. Se espera que a más tardar el 12 de marzo se tenga una respuesta, asegura.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad