Una pubertad que madruga

Noviembre 15, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Una pubertad que madruga

Cambios en los genitales, la piel y la voz pueden llegar antes de los 10 años ¿Qué hacer?

Crecer hacia la madurez. Estar listo para la reproducción. Ese es el significado de la pubertad, etapa que se refiere estrictamente a los cambios físicos previos a la llegada de la adolescencia, de la cual se diferencia porque ésta hace referencia a una transformación de tipo psicológico. Lo normal es que la pubertad se presente en promedio hacia los 10 ó 13 años en las niñas y de los 11 a los 14 en los varones. Pero en ocasiones, por la influencia de factores genéticos, ambientales, étnicos, tumorales, cerebrales, patológicos (enfermedades crónicas no transmisibles como diabetes, problemas renales o cardíacos), pero sobre todo hormonales, puede ocurrir de manera temprana. Es decir, antes de los 8 años en el sexo femenino y de los 10 en los niños.Es lo que se conoce como pubertad precoz o desarrollo sexual precoz, que por lo general está ligada a alteraciones en los órganos productores de las hormonas sexuales como las glándulas suprarrenales, la hipófisis o la tiroides, que pueden afectarse en ambos sexos, y en el caso de las niñas se suman a esta lista los ovarios. Es por eso que este problema no puede prevenirse, pero sí controlarse. Conozca de qué manera se logra, qué cambios se presentan, cómo afectan a los menores y qué puede hacer usted como padre de familia para contribuir a su manejo.Los cambiosDe acuerdo con la Escala de Tuner, los cambios físicos asociados a la pubertad son:Aparición de vello : en los niños, el vello de la barba, el pecho, la espalda, los brazos y los miembros inferiores se engrosan. En los genitales se distribuye en forma de rombo y rodea los testículos hasta el esfínter anal.En las niñas, este cambio es menos notorio, pues apenas se comienza a dar la transición de vello fino a grueso en genitales y axilas. En ellas se distribuye en forma de triángulo invertido.Los genitales: en los varones, el escroto y los testículos aumentan de tamaño y se pigmentan más. El pene y el prepucio también crecen. En el sexo femenino, los labios menores se engrosan y se hiperpigmentan.La piel: de acuerdo con la herencia, puede aparecer acné, que afecta más a los varones, porque se combina con el engrosamiento del vello de la barba.La voz: aumenta el grosor de las cuerdas vocales, razón por la cual la voz se torna más ronca y gruesa. En las niñas hay cambios a este nivel, pero se presentan de manera muy gradual, por lo que son imperceptibles.Redistribución de la grasa: ocurre solo en las mujeres, en quienes aumenta el tamaño de las glándulas mamarias y los senos. La grasa se concentra en los senos, los glúteos y las caderas. Fenotipo: en los niños se ensancha la espalda y se estrecha el resto del cuerpo (tipo cono). En las niñas, el cuerpo toma forma de reloj de arena, protuberante en los senos y las caderas y más estrecho en la cintura.Deseo sexual: hace su aparición tanto en niñas como niños, quienes además ya comienzan a producir espermatozoides y a eyacular. Se dan las primeras erecciones nocturnas y las eyaculaciones involuntarias.Ciclo menstrual y ovulación: en el sexo femenino ocurre la llegada del periodo menstrual, con 18 a 30 días de duración y la ovulación que empieza a liberarse desde los ovarios de manera alternada cada mes. Esto como consecuencia de la interacción de las hormonas LH, FSH y los estrógenos.Las consecuenciasMenor estatura. Con la pubertad precoz los centros óseos se cierran antes de tiempo, por lo que se detiene el crecimiento. Más riesgo de embarazo. En los hombres de que lo ocasionen y en las niñas de que queden en embarazo.Psicosociales. La pubertad precoz afecta la autoestima, puede llevar a consumo de sustancias psicoactivas y depresión, puesto que son niños que se perciben diferentes y para quienes la aprobación del grupo es vital.Cómo se trataBásicamente con medicación para inhibir la acción de la hormona que está en falla. Los fármacos se inyectan cada mes, usualmente hasta los 13 años o más, según el caso, sobre todo cuando se quiere causar un efecto positivo en la talla final.Teniendo en cuenta las consecuencias psicosociales del desarrollo sexual precoz también se debe brindar soporte psicológico para que los pequeños entiendan mejor lo que les ocurre y de esta forma puedan colaborar con el tratamiento.Consejos para padresPermanezcan atentos a cualquier cambio en el desarrollo normal de sus hijos. Consulten cuanto antes ante cualquier cambio anómalo. Bríndeles acompañamiento permanente para prevenir problemas como el contagio con enfermedades de transmisión sexual o el embarazo temprano. Tenga en cuenta que en la pubertad los niños están muy expuestos al abuso sexual. Permanezca alerta. Infúndales a los pequeños el respeto por su propio cuerpo y por el de los demás. Explíqueles que los cambios de la pubertad son parte normal de su desarrollo.Pubertad precoz expondría a diabetesLas niñas que comienzan a menstruar antes que la mayoría podrían ser más propensas a contraer diabetes tipo 2 en la adultez, sugiere una investigación reciente.El estudio fue realizado por la Universidad de Cambridge, en Inglaterra, con 15.000 menores de ocho países europeos. Así, se encontró que las que comenzaron a menstruar entre los 8 y los 10 años tenían un 70 % más probabilidades de contraer diabetes tipo 2 que las que comenzaron a menstruar a los 13 años, la edad promedio en Europa.Otros estudios previos han mostrado que la pubertad precoz las expondría a desarrollar además obesidad, enfermedades cardíacas y algunos tipos de cáncer.Los casos de diabetes tipo 2 han aumentado en las últimas décadas, coincidiendo con una reducción en la edad promedio de la pubertad. Los investigadores aclararon, sin embargo, que tener el primer periodo menstrual más tarde que el promedio no quiere decir que confiera una mayor protección contra la diabetes tipo 2 en la adultez.Fuentes: Liliana Arias, especialista en medicina familiar, sexología clínica y terapia humanista. Paula Villarreal, especialista en medicina de la sexualidad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad