Una de cada 20 hectáreas de Cali está invadida

Una de cada 20 hectáreas de Cali está invadida

Marzo 02, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Una de cada 20 hectáreas de Cali está invadida

Hay invasores profesionales que han logrado dos y tres apartamentos para la familia, fruto de las reubicaciones y cada vez que hay una nueva invasión van y construyen tres y cuatro casas en palos y esterillas y las alquilan, advierten las mismas autoridades.

Unas 40 mil personas viven en 124 asentamientos a lo largo y ancho de la ciudad. Muchos vienen “porque dizque dan casas gratis”.

Una de cada 20 hectáreas de tierra en Cali está invadida. Ocupada de manera ilegal por invasiones, asentamientos subnormales o asentamientos de desarrollo incompleto, como quiera llamárseles. Son 124 ‘barrios’ ilegales, surgidos sin planeación ni servicios básicos, levantados a la fuerza por grupos humanos.Ocupan, según estimativos, 536 de las 10.000 hectáreas de la ciudad, el equivalente al 5,3 % del territorio urbano. De ellas, 102 están en la urbe y el resto en la zona rural. Hasta hace dos años —porque la actualización del censo aún no termina—, en esos asentamientos había 11.000 viviendas, en cada una de las cuales habitaba un promedio de cuatro personas. Lo que quiere decir que hay más de 40 mil habitantes en zonas de invasión.Según el estudio que hizo el equipo del POT en el año 2013, en 16 de las 22 comunas urbanas de Cali hay invasiones. Solo 6 no tienen asentamientos subnormales: las comunas 3, 8, 9, 10, 11, 12 y 16. Además, en 8 de los 15 corregimientos, los más próximos a la ciudad, hay invasiones.Las zonas que registran el mayor impacto de la vivienda subnormal están ubicadas arriba de Terrón Colorado y la vía al mar (Comuna 1) donde hay 14 asentamientos. La comuna 13 de Aguablanca (Charco Azul y El Pondaje) tiene 12 invasiones. Arriba de Siloé (Comuna 20) existen 11 invasiones. Y en las comunas 15 (Vallado y Retiro), y la 18 (parte alta de Meléndez) hay 8 asentamientos subnormales en cada una.En el corregimiento de La Buitrera, arriba de Meléndez, es donde más asentamientos subnormales existen. Se cuentan 16, algunos de ellos ya emblemáticos como La Choclona, Las Palmas y Pampas del Mirador.Por área, los asentamientos de Alto Jordán, Alto Menga, Alto de los Chorros, jarillón Floralia Río Cauca y Patio Bonito son, en su orden, los más grandes. Tienen entre 19 y 32 hectáreas cada uno.Tan solo en el jarillón del río Cauca, que está siendo evacuado por el gobierno , dado el alto riesgo que tiene el dique de romperse e inundar media ciudad, había 7885 familias asentadas. Muchas de ellas han sido reubicadas en viviendas de Potrerogrande y la urbanización Río Cauca, porque las casas gratis que entregó la Nación en Llano Verde beneficiaron muy poco al jarillón.Lea también: ‘Romería’ de políticos en la zona del jarillón del río Cauca levanta polémica El problema es que muchos predios invadidos que han sido recuperados por el gobierno, tanto en el jarillón del río Cauca como en La Fortuna, han vuelto a ser invadidos. “Si uno mira quiénes son, se encuentra con que tienen los mismos apellidos de quienes fueron desalojados antes”, advierte Diego Fernando Pérez, subsecretario de Vivienda de Cali.El problema, para Felipe Delgado, director de Participación de la Personería de Cali, es que aunque mucha gente ha llegado aquí por el desplazamiento forzado de la violencia o en busca de oportunidades, lo que se ha visto últimamente es que la gente llega dizque porque aquí están dando casas gratis.Por eso, “el jarillón es un ‘boom’ y están llegando cada día más familias: en ranchos donde había 5 personas hoy hay 10 y donde había 8 ahora son 20, es un fenómeno que ya toma dimensiones impresionantes”, dijo Delgado.Frente a esto, el personero delegado pidió “una campaña de la Administración hacia el exterior para decir que Cali no tiene posibilidad de darle vivienda a quienes están hoy en la ciudad y es imposible dársela a los que vengan”.En ello coincide el subsecretario de Vivienda, Diego Fernando Pérez, quien afirma que lo de la vivienda gratuita “ha hecho un daño enorme porque la gente se ha venido a buscar eso y le apuesta a lograr algo, mínimo que la metan en un censo”.Pérez indicó que pese al trabajo que se ha hecho por legalizar los predios que son susceptibles de normalizarse, mucha gente no quiere hacerlo. Es el caso de la Comuna 18 donde, después de los filtros, se identificaron 60 beneficiarios de titulación gratuita, pero solo se acercaron 20 familias. “Se perdió esa oportunidad que expiró el 31 de diciembre de 2014 de acuerdo con la Ley 1001 de 2005 que permitía legalizar predios ocupados antes del 30 de noviembre de 2001”, dijo Pérez.De hecho, Lizandro Caicedo, uno de los asentados en Alto Jordán, dijo que no le interesa la titulación: “Llevo 30 años así y no le voy a pagar impuestos al gobierno”, confesó. Por lo pronto, Cali sigue creciendo a golpe de invasión, como la hecho en el último medio siglo. Pero hoy el problema es mayor.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad