Cali, una ciudad con construcción de calidad pero cuyo suelo es vulnerable

Octubre 20, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Luiyith Melo García | Reportero de El País
Cali, una ciudad con construcción de calidad pero cuyo suelo es vulnerable

Microzonificación sísmica de Cali.

En Cali, el 70 % de las edificaciones tiene algún riesgo de vulnerabilidad. Fueron hechas antes de las normas de sismorresistencia. Constructoras son serias, pero falta más control del Gobierno.

El ‘Síndrome Space’ está inoculando el pánico en mucha gente. Sobre todo en los que habitan en edificaciones altas, en los que advierten fisuras en los muros, en los que duermen sobre suelo inestable. La caída hace ocho días de una torre de 24 pisos en Medellín, como un castillo de naipes, sin que un sismo lo moviera o un huracán lo empujara, volvió la mirada de la gente sobre la seguridad de su propio sitio de habitación.Para tranquilidad de los caleños, ese pánico no tiene razón de ser. Al menos no para los que habitan viviendas formales, hechas por constructoras reconocidas o con sujeción a las normas técnicas y de sismorresistencia.Así lo advierten Planeación Municipal, el Consejo Municipal para la Gestión del Riesgo, ingenieros de la Universidad del Valle, la Asociación de Ingenieros, la Sociedad de Arquitectos y la Cámara Colombiana de la Construcción. Pese a ello, decenas, cientos de caleños se quejaron esta semana ante la Alcaldía por problemas en sus edificaciones y las autoridades programaron visitas a 18 estructuras con alguna vulnerabilidad.Miguel Charry, presidente de la Asociación de Ingenieros del Valle y quien coordinó la primera fase del estudio de riesgo sísmico de Cali, en 2004, sostuvo que el 70 % de las edificaciones de la ciudad tiene alguna vulnerabilidad.La razón es que buena parte de la ciudad se construyó antes de que se expidieran las normas sísmicas que establecen las especificaciones de construcción técnica para resistir a sismos de cierta magnitud. Eso fue antes de 1984. Luego del terremoto de Popayán que le mostró al país que había que ponerle atención a la sismorresistencia. Ese año salió el primer código. Y en 2010 la norma se actualizó y se expidió el famoso NSR10, un nuevo código que obliga a los ingenieros a hacer construcciones más seguras. Aparte de eso, Cali tiene un estudio de microzonificación sísmica que muestra los tipos de suelos que tiene la ciudad y la amenaza que ellos representan ante un eventual sismo. Esa información les permite a los constructores, por ejemplo, saber qué hacer para reducir la vulnerabilidad de una edificación en suelo arcilloso. Elkin Salcedo, director del Observatorio Sismológico del Suroccidente, recuerda que Cali es una de las ciudades del país más vulnerable ante un evento sísmico debido a sus terrenos arcillosos y placas tectónicas que atraviesan la ciudad. “Tenemos terrenos licuables que intensifican los movimientos telúricos y generan más riesgo”, dice. Pero son mitigables con una construcción adecuada.Así lo han entendido los ingenieros caleños y las constructoras que tienen tradición en la ciudad, asegura Charry. Dice que aquí hay universidades, profesionales y empresas muy competitivas que dan tranquilidad y siguen la ruta adecuada de construcción: desde los estudios necesarios para obtener una licencia de una curaduría, pasando por los diseños y la calidad de los materiales, hasta la construcción misma, los controles y las garantías para el propietario.Víctor Raúl Martínez, presidente de la Sociedad de Arquitectos del Valle, sostiene que “a pesar de que no hay un control efectivo del Municipio sobre licencias de construcción y un control posterior a edificaciones, yo puedo asegurar que en Cali la construcción privada formal lo está haciendo responsablemente”.Sin embargo, al igual que Charry, Martínez advierte que hay una construcción informal que nadie sabe cómo se está haciendo y en caso de un terremoto de cierta magnitud se puede licuar o remover el suelo y la construcción no respondería. Eso ocurre sobre todo en la zona de ladera que es casi el 30 % de la ciudad, en las obras que se hacen sin asesoría de un ingeniero o un arquitecto, solo con un maestro de obra, o en aquellas que se levantan por autoconstrucción.De hecho, hay quienes “compran una casa de dos pisos y le construyen hasta cuatro niveles, cuando está diseñada para dos y creen que con traer un maestro y levantar dos o tres columnas más se mitigan los riesgos”, señala Alberto Gaviria, presidente de Camacol. Pero es lo que ocurre en buena parte de la ciudad.Nadie debe construir sin una licencia o autorización de una curaduría. Ellas son las responsables primarias. “Son como el notario que verifica que los planos técnicos que tiene al frente son coherentes con las leyes y normas vigentes”, advierte Martínez. Y eso lo hace el curador a nombre del Alcalde que ha delegado en él una responsabilidad del Estado.Sin embargo, es una autorización sobre el papel, porque en el terreno el Municipio no tiene cómo controlar todas las construcciones nuevas que se hacen, unas 2500 que aprueban las curadurías de Cali cada año.Juan Fernando Vallejo, subdirector de Ordenamiento Urbanístico de Cali, asegura que “anualmente estamos revisando cerca del 50 % de las licencias que se expiden en la ciudad, lo que significa revisar cerca de 1200 edificaciones”.Tras la tragedia de Medellín y como una medida adicional de seguridad, el funcionario anunció que se empezaron a implementar las veedurías que validan antes de que la licencia quede en firme. De esta manera se pueden interponer los recursos cuando se tengan indicios de un impacto negativo o algo que deba ser revisado a tiempo.La ruta de la construcciónEstudiosEl proyecto debe acogerse a las normas generales del Plan de Ordenamiento Territorial, POT. Debe tener estudios de geotecnia, sobre todo si se construye en zonas de amenaza sísmica. Se debe tramitar licencia de construcción ante una Curaduría Urbana, con diseños arquitectónico y estructural, memoria de cálculo estructural, todo debidamente firmado por profesionales certificados. Esos diseños deben atemperarse a la norma sismorresistente (NSR10). Cuando se construye en zona de ladera inestable se debe presentar estudios de remoción en masa.Diseño estructuralSe tiene que diseñar conforme a unas cargas de ocupación o cargas vivas, que consideran el peso de la gente, los muebles, la piscina con agua. Se reglamentan las cargas en el código y no se puede usar menos, y se reglamentan los factores de seguridad. Para las cargas altas es un factor de 1,4. Es decir que cuando se calculan cargas luego se multiplican por 1,4 y eso da un margen de seguridad, por si hay algún error, falla un material, por si alguna viga quedó más ancha o más alta y pesa más, etc.Calidad del materialDe acuerdo al diseño estructural se usan materiales que hoy son de mayor exigencia. Antes era difícil hacer un concreto cuya resistencia fuera de más de 3000 libras por pulgada cuadrada. Hoy es posible hacerlo de 4000 y 5000 libras por pulgada cuadrada, que son concretos de muy alta resistencia. Los aceros son reglamentados, tienen que ser aceros que fluyan, que no se rompan abruptamente en el momento de un sismo, sino que se estiran hasta el extremo y en ese estiramiento liberan energía, lo cual le da al edificio una capacidad de moverse sin romperse.Control de calidadHay instrumentos de medición que permiten verificar que lo que se va construyendo esté acorde con el diseño. La interventoría o el supervisor de obra deben garantizar este proceso. Debe verificar las especificaciones técnicas de los materiales que se utilizan, su aplicación y disposición, tomar muestras de laboratorio en todas las etapas del proceso y asegurarse de que se cumplan las especificaciones técnicas del proyecto y las normas de sismorresistencia.Construcción En la medida en que el diseño esté bien, que los materiales sean de óptima calidad y que se cumplan las normas técnicas y de sismorresistencia, la construcción no debe tener problema. En esta etapa se debe seguir lo definido en el diseño estructural para que no se presenten errores. Este proceso usa mucha mano de obra no calificada, por lo cual los técnicos e ingenieros deben estar siempre pendientes de la conformidad con que se ejecuta la obra.GarantíasLas garantías mínimas del constructor en obra son por cinco años. Pero según la ley la garantía de calidad de una construcción se extiende hasta por 20 años, porque pueden quedar vicios ocultos o fallas por estabilidades. La idea no es que porque ya pasaron 10 años un edificio puede caerse porque ya pasó la garantía. Pero esta va más orientada a atender las fallas que se presenten en la postventa: arreglo de puertas, llaves, baños, acabados, fisuras, Las pólizas de aseguradoras garantizan que el la obra quedó bien hecha según su funcionamiento durante un determinado tiempo.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad