“Una cicatriz no me hace menos mujer”: Gina Potes

“Una cicatriz no me hace menos mujer”: Gina Potes

Febrero 22, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo | Editora Equipo de Domingo
“Una cicatriz no me hace menos mujer”: Gina Potes

Afiche: “Una cicatriz no me hace menos mujer”.

Esta bogotana de 37 años, madre de hijos de 20, 18 y 9 años, creó en 2012 la Fundación Reconstruyendo Rostros, en Bogotá, la que hoy aglutina a 40 mujeres y sus familias.

Oír a hablar a Gina Potes da gusto: habla con mucho optimismo de cambiar de ‘chip’; de empoderamiento, de que las mujeres no son objeto de posesión sino sujeto de derechos; de seguir adelante, porque como promociona la nueva campaña de la fundación que ella ideó: “Una cicatriz no me hace menos mujer”.Las secuelas de la agresión que sufrió a los 20 años fueron bastante fuertes, hoy todavía se notan, pero eso no me impide, dice, seguir adelante, tener sueños, sonreír, disfrutar de la luz del día, de mis hermosos hijos, de las personas, de querer hacer, de querer cambiar, de apoyar a mujeres que al igual que yo, han sido víctimas de agresión y que hoy por hoy son unas guerreras, unas sobrevivientes. Esta bogotana de 37 años, madre de hijos de 20, 18 y 9 años, creó en 2012 la Fundación Reconstruyendo Rostros, en Bogotá, la que hoy aglutina a 40 mujeres y sus familias. Con esta organización lo que busca es generar oportunidades para estas mujeres que han sido agredidas con agentes químicos, pero también para personas que por cualquier razón tienen deformidades en su rostro.Es mucho lo que necesitan: la sede donde reunirse y puedan darle posada a las mujeres que llegan de todo el país; recursos para ayudar a las que no tienen ni siquiera para el transporte y puedan desplazarse en la ciudad; computador, insumos quirúrgicos y especialmente profesionales y muchas otras manos caritativas que se unan a su causa.Además de hacerles procesos de ‘coaching’ a las víctimas para “sacar muchas cosas que guardan muy adentro”, la fundación también las motiva a defender sus derechos a unas cirugías dignas, a exigir justicia, a un trabajo bien remunerado, a autosostenerse y sostener a sus hijos. Hace pocos días la empresa internacional QBE Seguros se les unió, ofreciéndole a la fundación, el 10 % del valor de cada Soat vendido.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad