Una argentina y un chileno unidos por el amor y los títeres se presentan en la Casa de los Títeres

Una argentina y un chileno unidos por el amor y los títeres se presentan en la Casa de los Títeres

Septiembre 30, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Una argentina y un chileno unidos por el amor y los títeres se presentan en la Casa de los Títeres

Como preámbulo a la XIII Feria Internacional de Títeres, que se llevará a cabo del 16 al 24 de octubre en Cali, en la Casa de los Títeres se presenta la obra ‘Un botón en mi cabeza’ del Grupo Titinerante Arriba las Hu!manos.

Como preámbulo a la XIII Feria Internacional de Títeres, que se llevará a cabo del 16 al 24 de octubre en Cali, en la Casa de los Títeres se presenta la obra ‘Un botón en mi cabeza’ del Grupo Titinerante Arriba las Hu!manos.Está conformado por Laura McLaughlin, argentina, y por Enrique Crohare, chileno, quienes además, tienen el Dúo Inkamino, con el cual interpretan música folclórica del sur.La suya es una buena compañía, que nació del amor hace año y medio: “Cuando comenzamos, él (nunca lo llama por su nombre) estaba terminando sicología y yo antropología. Fue cuando decidimos irnos a viajar, porque no queríamos instalarnos de una vez ni en Buenos Aires ni en Santiago de Chile. De esa manera surgieron la compañía y la obra”, cuenta Laura.Ella es la experta en títeres, los cuales conoció “yo quería hacer una carrera artística para combinarla con la antropología. En Buenos Aires hay carrera universitaria de títeres, me metí, por la posibilidad de contar historias”.Enrique no tenía cercanía con los títeres, pues “cuando los vi de niño no me llamaron la atención”, confiesa éste, quien además estudió composición e investiga folclor de su país. Y lo que puede el amor: “Ella (nunca la llama por su nombre) comenzó a mostrarme objetos y obras, y me interesé. Acordamos que yo le enseñaría el folclor y ella me formaría en títeres. Hasta hice un curso con un maestro argentino”, dice el chileno.La música con guanteAsí surgieron el Dúo Inkamino y la compañía Arriba las Hu!manos.“Yo apenas estoy comenzando con el canto, pero toco el bombo legüero. Él es buen músico y a mí no me ha costado tanto agarrar lo de la percusión”, añade Laura.“La música nos saca del paso, pues es muy sencillo agarrar el charango, la guitarra, el bombo y el pandero, para presentarnos en restaurantes, y siempre sale plata. Con los títeres, ahora que tenemos teatrino nuevo, salen mejores cosas, que remuneran de mejor manera”, cuenta Enrique.Pero “nos hemos especializado en la obra”, dice Laura. Es ‘Un botón en mi cabeza’, la historia de Clott, quien sueña que su cuerpo está desintegrado y un enorme botón rojo atormenta su cabeza, lo cual desencadena episodios relacionados con el compartir, la imaginación y el respeto, con títeres de guante y un bocón.“Nosotros pensamos en la obra para el viaje, pero no teníamos idea de qué íbamos a contar. Él escribió un cuento titulado ‘Un botón en mi cabeza’, que cuenta la historia de un cerrajero, nada qué ver con títeres, pero el título sí es muy titiritesco. A partir de ahí comenzó a surgir la historia”, dice Laura. Y añade: “A esta obra le falta un buen tramo para que sea lo que queremos. Por eso no tenemos otra, aunque ya tenemos algo hablado para que él le escriba la música”. “Después de la obra tocamos música, para unificar ambas actividades. Nuestra idea es mostrar que somos titiriteros y músicos”, termina Enrique.Y ello puede verse los fines de semana en la Casa de los Títeres.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad