Un primer plano a Juan Carlos Romero

Un primer plano a Juan Carlos Romero

Julio 09, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Andres Álvarez | Cali Sur

El docente de la universidad Autónoma Juan Carlos Romero vive y trabaja por el cine.

No resulta una labor difícil encontrar el lugar de trabajo del profesor Romero entre las decenas de cubículos de sus colegas en la Facultad de Comunicación Social de la Universidad Autónoma.A través de los vidrios de su oficina, rumas de películas en diferentes formatos, libros y afiches de filmes famosos pegados en las paredes le dan la bienvenida a los visitantes.Juan Carlos Romero es uno de los cinéfilos más reconocidos de la región y asegura que su pasión por el séptimo arte es una de las grandes razones que hoy lo hacen sentirse un tipo feliz. Al hablar de su fijación por las historias dibujadas con una cámara en una pantalla, este tulueño no puede olvidar los días en que, siendo tan sólo un niño, asistía con su tía a una vieja sala de cine. “Era un ritual casi sagrado. Veíamos películas sin importar el género ni si eran buenas o malas; simplemente nos invitaba el placer de conocer tantas historias del mundo frente a esa gran pantalla”, asegura.Pero esa afición infantil por conocer vidas y sucesos ajenos sigue creciendo de una manera incontrolable, al punto que hoy es el encargado de que cientos de jóvenes de la región vean su futuro a 24 cuadros por segundo, como director del programa de Cine y Comunicación Digital en la Universidad Autónoma, institución de la que se graduó como comunicador social. Es columnista y crítico de cine en prensa, televisión e internet. Ha sido cineclubista y en la actualidad es miembro del Consejo Nacional de las Artes y de la Cultura Cinematográfica, Cnacc, en representación de los Consejos Departamentales de Cine. Pero, a pesar de todas las facetas que ha desarrollado en torno al séptimo arte, su amor por la docencia es lo que más lo caracteriza.“Compartir las ideas de tantos jóvenes y aprender cada día de ellos es fascinante. Cada día me sorprendo más del talento que tienen los muchachos y lo mejor de todo es que me pagan por saber algo nuevo cada día”, manifestó entre risas.Aunque aún no se ha animado a salir de las aulas a dirigir su propia película, este maestro asegura que siempre tiene un guión en su mente, pero que todavía no es el momento de dejar la enseñanza.“Es muy diferente ver cine y creer que se sabe algo a hacer una película. Obviamente quisiera hacerlo, pero darle un buen producto al público es una responsabilidad inmensa. Mejor me tomo mi tiempo y sigo disfrutando de lo que enseño", concluyo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad