Un muerto, caos vial y vandalismo deja jornada de protesta de transportadores contra el MIO

Un muerto, caos vial y vandalismo deja jornada de protesta de transportadores contra el MIO

Marzo 19, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Un muerto, caos vial y vandalismo deja jornada de protesta de transportadores contra el MIO

Un alimentador y un padrón del MÍO fueron incinerados en las protestas que protagonizan los transportadores en la salida de Cali hacia Palmira sobre la recta.

Las protestas, en rechazo a la salida de los buses del transporte tradicional, generaron bloqueos en cerca de 15 puntos de la ciudad. Nueve personas resultaron heridas y los ciudadanos tuvieron que llegar a pie a sus lugares de destino.

Una persona muerta, graves daños a la flota de vehículos del Sistema de Transporte Masivo, MÍO, y una caótica situación vial que todavía esta noche afecta la movilidad de miles de caleños, es el saldo parcial que arroja la jornada de protesta adelantada por transportadores de buses urbanos de la ciudad.Óscar Mauricio Rodríguez, de 34 años y quien trabajaba como pregonero de la empresa Coomoepal, recibió un disparo en su cabeza en las inmediaciones de la estación Nuevo Latir, en el oriente de Cali, uno de los puntos más afectados por los problemas de orden público.La víctima llegó al Hospital Universitario del Valle, remitida del hospital Carlos Holmes Trujillo hacia la 1:15 p.m. en estado delicado. Rodríguez fue declarado con muerte cerebral horas después, hasta que falleció. La jornada de protestas también dejó un balance preliminar de tres policías, cinco agentes de tránsito y un civil lesionados, 14 buses urbanos inmovilizados, tres buses quemados (dos del MÍO y uno de una empresa de transporte especial), 139 buses del MÍO con daños, 11 personas judicializadas y miles de caleños que no pudieron llegar a tiempo hasta sus destinos por la falta de transporte. Muchos de ellos se movilizan a esta hora a pie hasta sus casas. De los automotores afectados en los disturbios, 42 son del operador Blanco y Negro Masivo, 15 de ETM, 27 de GIT Masivo y 55 de Unimetro, según conoció El País tras hablar con cada uno de los operadores. Eduardo Bellini, gerente del operador Blanco y Negro Masivo, informó que dos buses fueron robados por vándalos, quienes armados intimidaron al conductor y los pasajeros. Los vehículos fueron recuperados mediante GPS en La Flora y Los Álamos.Las estaciones Troncal Unida, Amanecer y Nuevo Latir, ubicadas en la troncal Aguablanca, también sufrieron daños por lo que no operarán este jueves.Los daños a estas estaciones incluyen afectaciones en puertas telescópicas, torniquetes, taquillas, pantallas lúminos, entre otros. Como plan de contingencia, mientras se restablece el servicio en estos sitios, el MÍO ofrecerá transporte sobre los andenes frente a estas estaciones, haciendo un circuito entre las estaciones Nuevo Latir, Amanecer, Troncal Unida y Conquistadores, permitiendo la conectividad de los usuarios con el sistema, en esta última estación.Metrocali también indicó que 23 rutas se vieron afectadas perjudicando la movilidad en las comunas 14, 18 y 21, donde fue necesario suspender el servicio. Cuando se acercó la noche, el miedo y la incertidumbre comenzaron a ser un común denominador de muchos ciudadanos frente a la compleja situación de orden público que se registró en la ciudad. Un clima de tensión se presentó desde las 6:00 p.m. en la Casona, al oriente de Cali, pues líderes de la zona aseguraron escuchar disparos y denunciaron la ausencia de las autoridades. Por otra parte, en la recta Cali-Palmira, uno de los puntos críticos de los bloqueos, los manifestantes que bloquearon la vía quemaron dos buses del MÍO, un padrón y un alimentador. El Esmad se hizo presente en la zona para controlar los disturbios en ese sector. Una máquina y cinco miembros del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Cali lograron apagar el incendio de los dos vehículos que quedaron reducidos a cenizas. Sin embargo, algunos de los manifestantes se desplazaron hacia las vías internas de los barrios del sector como Los Alcazares, mientras los buses del transporte tradicional que se encontraban bloqueando comenzaron a retirarse del sitio.El alcalde de Cali, Rodrigo Guerrero, aseguró que 200 efectivos más de la Policía fueron dispuestos para controlar el orden público en la ciudad y reiteró que la implementación del MÍO no tiene reversa. Otros puntos donde se registraron bloqueos fueron la Avenida Simón Bolívar con Carreras 56 y 61, Carrera Octava con Calle 81 en el puente de Juanchito, Sameco, la Avenida de los Cerros con Carrera 70, Glorieta de Menga, Calle 73 con Carrera 27 (Nuevo Latir), Andrés Sanín, Cuatro Esquinas, Puente de los Mil Días, Calle 70 con Carrera 5 (a la altura de la salida de Floralia), Autopista con 56, Puerto Rellena y la vía la mar en el sector de la variante.Jornada de disturbiosEn la Avenida Tercera con Calle 70, los actores de la protesta atacaron al Esmad con piedras y palos, para evitar ser desalojados por la acción de los uniformados con gases lacrimógenos.Igualmente, un bus del MÍO, de placas VCR 774, quedó atrapado desde la madrugada y sus vidrios laterales fueron quebrados, mientras que una de las propietarias de las busetas tuvo que ser trasladada a un centro asistencial por sufrir un desmayo durante la protesta.También se presentaron disturbios esporádicos en el sector de la Portada al Mar, a donde llegaron las autoridades con el fin de controlar la situación. De igual forma, un grupo de manifestantes atacaron con piedras a la Fuerza Pública en la Avenida Cuarta Norte con Calle 70, donde grúas de la Secretaría de Tránsito remolcaron varias busetas que obstaculizaban el paso. Un bus del MÍO también fue detenido y atravesado sobre la vía.En la estación Andrés Sanin, en el oriente de Cali, quince vehículos fueron pinchados, mientras que en el sector de Cuatro Esquinas, los manifestantes quemaron llantas sobre la vía. Además, algunos ciudadanos reportaron robos en esta parte de la ciudad a las personas que quedaron atrapadas en las congestiones generadas por los bloqueos en las primeras horas del día.Por estos disturbios, algunas rutas del MÍO tuvieron que desviarse en el norte y oriente de la ciudad y otras fueron canceladas (ver dato clave). Muchos ciudadanos se vieron obligados a movilizarse a pie para llegar a sus lugares de destino porque no encontraron cómo transportarse. Manifestantes instalaron una muralla de llantas prendidas, ramas y piedras sobre los dos sentidos de la vía que conduce a Palmira, a la altura de Los Alcazares, junto a los vehículos para impedir el paso.En este punto decenas de personas se vieron obligadas a caminar para poder llegar a sus destinos de trabajo en Cali. Además, las personas que se dirigían hacia el aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón tuvieron que tomar otro transporte del otro lado del bloqueo.En un recorrido hecho por El País, se pudo constatar que personas en motocicletas y taxis aprovecharon la situación para prestar servicio de transporte desde la entrada que da acceso a Palmira y el terminal aéreo.La situación también impidió a los vehículos que prestan servicio de aseo en la ciudad cumplir con su labor. Emas, que atiende el oriente de la ciudad, y Ciudad Limpia, en Terrón Colorado, quedaron represadas en medio de las congestiones. Incluso, ante la parálisis de la movilidad, colegios de la ciudad como el Bolívar y la Escuela Carlos Sarmiento Lora cancelaron clases. También lo hicieron algunas universidades y empresas de la ciudad despacharon temprano a los trabajadores para evitar más traumatismos por los bloqueos. El Secretario de Tránsito calificó como "irresponsable" el bloqueo generalizado realizado por los conductores de los buses tradicionales."Este es un acto irresponsable por parte de los transportadores en el que perjudican a los caleños. La orden es judicializar a quienes bloqueen las vías", afirmó.La Terminal de Transporte de Cali informó también que suspendió la salida de algunos buses por razones de seguridad. Los conductores de empresas de transporte público como Coomoepal, La Ermita, Alameda, Recreativos y Montebello rechazan nuevamente la salida de circulación de los buses tradicionales, una medida que no tiene reversa y que ha sido anunciada en varias ocasiones por la Secretaría de Tránsito de Cali para acabar con el paralelismo al MÍO.En cuanto a los dineros del fondo Fresa y la venta de los vehículos a los operadores, el presidente de Metrocali, Luis Fernando Sandoval, indicó que el subsidio se ha pagado a 850 buses que se acogieron al programa de desintegración (chatarrización) y antes de este viernes cancelará a los 250 buses restantes.Además explicó que a los 68 propietarios que ya llegaron a un acuerdo con los operadores se les pagará los $80 millones a más tardar el próximo lunes. “Ya Metrocali los revisó, la fiduciaria hizo lo mismo y se espera pagar de aquí al lunes”, precisó.Lo que dicen los transportadoresLos transportadores que participan en la jornada de protesta reiteraron que la salida de los buses tradicionales es una medida injusta y que deja sin sustento diario a un gran número de conductores.Aristides Moreno, representante de pequeños transportadores de Papa Gayo, aseguró que “es un injusticia que el Gobierno quiera sacar a los transportadores que por 20 años le han prestado servicio a la ciudad”.El representante indicó que 200 personas de esta empresa se quedarían sin empleo por la salida de los 80 vehículos que quedan en esta empresa.Por su parte Emilio Ramírez, representante de los pequeños propietarios de Coomoepal, dijo que el paro no se levantará hasta que no llegue una comisión del Ministerio para concertar la salida de los vehículosDe acuerdo con las peticiones del representante, los conductores esperan poder recibir una indemnización, debido a que por más de 20 años han desempeñado este oficio y se quedan sin oportunidad de aplicar a otros trabajos.Ante estas quejas el alcalde de Cali, Rodrigo Guerrero, aseguró que se han tenido en cuenta todas las peticiones de los transportadores que son susceptibles de atender.“Yo no tengo ningún problema en entablar un diálogo, yo creo que siempre hay que hablar para encontrar soluciones”, afirmó el mandatario.“Nosotros los vamos atender con el mismo interés con o sin protestas”, concluyó el alcalde Guerrero.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad