Un emprendedor caleño que 'vende' emociones y buenos recuerdos

Un emprendedor caleño que 'vende' emociones y buenos recuerdos

Julio 22, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Un emprendedor caleño que 'vende' emociones y buenos recuerdos

“Hay un mercado natural para todo emprendedor: los amigos de la cuadra. Por ahí se empieza”, Jhonnatan Martínez.

Jhonnatan Martínez, es el fundador de una compañía dedicada a crear – y vender - recuerdos que no se olvidan.

En Cali hay una empresa dedicada a vender recuerdos que nadie olvida jamás. Se llama Pops  Recreación y su propietario es Jhonnatan Martínez, un ingeniero de sistemas que tiene entre sus mayores pasiones, dice,  el emprendimiento. Jhonnatan, 28 años, ha tenido desde puestos de comidas rápidas, hasta una bicicletería en el jardín de su casa y un negocio de líquidos limpiapisos.

La historia de Pops Recreación comenzó gracias a sus papás, Yolanda Trujillo y Fidel Leonardo. Jhonnatan  estudiaba tecnología en redes informáticas en el Sena y en eso, hace ya diez años, se abrió una convocatoria para hacer un curso en recreación. Quien tuviera aptitudes, decía la convocatoria, sería contratado de inmediato. Yolanda le insistió para que fuera. Quizá se abría una oportunidad para ocuparse durante los fines de semana.

Jhonnatan sin embargo se animó a ir tres días después de haber comenzado el curso. Pese a ello lo incluyeron en varias actividades y para él, como para los profesores, fue todo un descubrimiento. “Era como si yo llevara mucho tiempo trabajando en recreación”.  Lo contrataron, por supuesto.

Los fines de semana se metía en un caluroso traje de peluche para hacer felices a los niños. Le pagaban poco, pero tras la máscara vio una oportunidad. En Cali no habían empresas de recreación dedicadas a organizar eventos que se salieran de lo tradicional: la torta, los helados, las bombas, un payaso.

Entonces nació Pops Recreación. La compañía ofrece, por ejemplo, celebraciones  para adultos. Si digamos usted está de aniversario con su pareja, Pops Recreación podría organizar, por citar un caso, un camino de velas hasta un cerro con vista a la ciudad, una cena que incluya el plato que comieron en la primera cita, de fondo las canciones que se han dedicado y al finalizar, justo a la medianoche, fuegos pirotécnicos.

“Lo que yo hago es vender experiencias, aunque no todo el mundo paga por eso”, dice Jhonnatan. Sus clientes, básicamente, son en realidad  personas que buscan obsequiar emociones.

Entonces, si el motivo es una fiesta infantil, Pops ofrece paquetes temáticos como  ‘manitos a la obra’ en el que los niños realizan una manualidad – sembrar una planta en materas hechas con materiales reciclables o hacer un muñeco con plastilina -  al tiempo que se les narra una historia. 

También juegan a ser chefs, o  modelos de pasarela, o por qué no una clase de ‘recreorumba’ para los más grandes. 

“Los impactos de estas actividades como ‘Manitos a la obra’ han sido muy positivos. Los niños, además de disfrutar su fiesta de otra manera,  adquieren el hábito de cuidar la planta que siembran. Es una forma también de inculcar valores desde la temprana edad”. 

Pops Recreación también ofrece planes para empresas que van más allá de la integración de los empleados. El objetivo es repotenciar departamentos a través de actividades recreativas para volverlos equipos de trabajo y lograr objetivos organizacionales específicos.

“Lo que hacemos es  tratar de impactar al mundo haciendo sentir bien a las personas”, dice Jhonnatan. Lo que Pops Recreación garantiza a la larga es hacer posible las fantasías de quienes se atreven a cumplirlas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad