Un amor a primer oído

Un amor a primer oído

Junio 17, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Ximena Payán Reportera de Cali Norte
Un amor a primer oído

Richard asegura que desconoce el número de discos que tiene, “pues los tengo para oír y no para contarlos”. Con éstos realiza cada año el evento Vilmanía, que hace parte del Festival de Jazz de Cali.

Richard Yory es uno des los melómanos más reconocidos de la ciudad. Hoy, tras 14 años de haber cerrado Teimpo Libre, lo reinaugura con la idea de no olvidar la buena música, como él mismo lo dice.

Muchos saben qué es el amor a primera vista, pero Richard Yory descubrió qué es el amor a primer oído.Y no fue la música clásica la que lo conquistó, aunque desde que estaba en la cuna le hacía guiños que lo impulsaron a escudriñar en las entrañas de otros géneros y ritmos.Su contacto definitivo con la musa que le arrebató el corazón verdaderamente ocurrió ocho años después.. Ella lo sedujo con sonidos de timbal, trompeta, tambor, saxofón, trombón, conga, bongo y bajo. Entonces Richard no dudó en proponerle ‘matrimonio’ y tampoco ha dudado en serle fiel durante 35 años.Así, la música popular no lo ha ‘dejado’ unirse a mujer alguna y lo ha convertido en uno de los melómanos más reconocidos de la capital del Valle.“Lo confieso, me enamoré de la música y ese matrimonio ha funcionado tan bien que soy completamente feliz sólo con ella”, asevera el melómano.Mientras su padre no estaba de acuerdo con esta relación, su mamá le alcahueteaba cualquier encuentro con ella “y en todo viaje que hacía siempre me compraba un casete con lo mejor de la salsa”, recuerda Richard. Fue tal su enamoramiento que sus tareas pasaban a un segundo plano. Por eso nunca fue un alumno distinguido.A sus 14 años fue discómano en la salsoteca Son Latino, “donde me pagaban $1.000. Allí se abrió esa brecha musical”, narra este ilustra habitante del barrio Santa Mónica.De allí saltó a la salsoteca La Ponceña, Taberna Latina y luego le dio apertura a Tiempo Libre, que reinaugurará hoy, tras catorce años de cerrarlo. Durante el tiempo que dejó su negocio, Richard viajó a Estados Unidos y otros países para explorar ritmos y conocer artistas como Chocolate Armenteos y Eddie Palmerie.Pero quizá su paso más alto lo dio cuando se convirtió en el asesor musical y Dj de lo que en un principio se llamó Salsa Show y hoy es reconocido a escala mundial como Delirio.“Ha sido una oportunidad magnifica para mí, que me ha dado muchas satisfacciones, como la de ver bailando salsa a gente que nunca lo había hecho y que no conocen de esta música”, anota Yori, quien se encarga de organizar el evento Vinilmanía, durante la realización del Festival de Jazz en Cali.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad