Transitar por Cali, un vía crucis al que se enfrentan los discapacitados

Abril 15, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Transitar por Cali, un vía crucis al que se enfrentan los discapacitados

Peligro. En zonas como la Autopista Simon Bolívar, personas con discapacidad como Johana Lara deben bajarse de los andenes y circular junto a los vehículos, corriendo el riesgo de ser atropellados.

Falta de andenes y puentes con accesos, los principales enemigos de los más de 150.000 caleños con alguna limitación. Piden soluciones

Su bastón no pudo advertir la presencia de la alcantarilla sin tapa. Entonces, el abogado invidente cuenta que dio un paso en falso y su tobillo derecho sufrió las consecuencias de lo que él llama “una trampa mortal”. El esguince por la caída lo dejó diez días en cama. Ocurrió en el barrio Manzanares, en el norte de Cali.Para Héctor Fabio Gaitán andar por la Calle 5 es una odisea. Cada que se va a bajar de un taxi, la silla de ruedas debe ponerla sobre el andén que, a su modo de ver, es extremadamente alto. Sus brazos hacen un esfuerzo extremo para mover su cuerpo afectado por paraplejia. El hombre tiene 44 años y también confiesa que se ha caído de la silla al pasar por rampas muy inclinadas.Como ellos, son más de 150.000 caleños los que tienen algún tipo de discapacidad y que diariamente se enfrentan a las barreras de acceso que les pone la infraestructura de la ciudad.El País acompañó a dos de ellos en un recorrido por algunos sitios en los que se evidencian estos problemas.En vías como la Avenida Simón Bolívar con Carrera 27, en el barrio Nueva Floresta, el asfalto de los andenes se encuentra desgastado y abundan los huecos. En el semáforo, un separador vial de más de 30 centímetros de alto interrumpe el paso peatonal. Entonces, Johana Lara, socióloga y persona con discapacidad física, tuvo que lanzarse a la vía en su silla de ruedas para pasar de un lado a otro.“Lo que uno siente es impotencia. Sabemos que existen normas y políticas públicas que pueden arreglar esto, pero cuando uno se enfrenta a lo cotidiano, se da cuenta de que se ha hecho poco”.El puente peatonal del CAM, sobre la Avenida 2N, es una estructura imposible de escalar para Andrés Higuita, activista de los derechos de personas con capacidad en Cali. Tiene parálisis en una de sus piernas por una poliomelitis y subir los escalones representa un peligro para su vida, dice.“Me he caído varias veces de estructuras como estas, porque el piso debe ofrecer agarre a mis muletas. Por eso hay que pasarse la avenida, exponiendo la vida. El año pasado, dos personas con discapacidad murieron atropelladas bajo ese puente”, aseguró el vocero de esta población.Fernando Aguirre, miembro de la junta directiva de la Veeduría Ciudadana para la Construcción de la Inclusión, asegura que otros sitios críticos son la Avenida Sexta y todo el Centro (por andenes altos o invasión de los mismos), los cruces semaforizados como el de la Calle 5 con Carrera 80 y 53 (frente a Cosmocentro) sin contar edificios públicos como el CAM, que no tiene accesos, escenarios deportivos, culturales y demás.“Si no se quitan estas barreras, lo que se va a lograr es que estas personas sean prisioneras de sus casas”, advierte.Por vías legalesLas demandas de la población con discapacidad de Cali se han trasladado a los juzgados en busca de soluciones.Hace dos semanas, la Personería de Cali, con apoyo de organizaciones activistas, instauró una acción popular en contra del Municipio y la Secretaría de Infraestructura Vial, exigiendo que se eliminen las barreras de acceso de los puentes del CAM, la Avenida 2N con Calle 8 (frente a Bellas Artes), el de la Universidad Santiago de Cali (Calle 5 entre carrera 62 y 62 A) y el puente de la Autónoma (vía Cali - Jamundí).Addy Salcedo, subdirectora de Derechos Humanos de la Personería de Cali, explicó que esta acción responde a que “por más recomendaciones, análisis y sugerencias que hemos hecho a la Administración local, no ha habido ninguna acción o respuesta. Cali está siendo una ciudad egoísta con esta población”, aseguró.Al respecto, Omar Cantillo, subsecretario de Infraestructura de Cali, aseguró que ya están listos proyectos de adecuación de espacios públicos y puentes en la ciudad para esta población.“Modificar la infraestructura es una tarea que se hace a paso lento, pero que ya estamos cumpliendo, sobretodo en las nuevas obras que se están desarrollando en la ciudad. No hemos dejado por fuera las necesidades de esta población”, indicó.Para tener en cuentaDos de los puentes mencionados en la acción popular interpuesta por la población con discapacidad (el del CAM y el de Bellas Artes) serán retirados. En su reemplazo se construirán pompeyanos (pasos a nivel) y se instalarán semáforos peatonales, dijo Omar Cantillo.Para el puente de la Univer- sidad Santiago de Cali (Calle 5 entre carrera 62 y 62 A) se estudia la posibilidad de instalar una especie de ascensor en uno de sus costados para que las personas con limitaciones accedan a él, dijo el funcionario.De otra parte, personas con discapacidad auditiva piden más señales visuales y sonoras que indiquen rutas y sitios de parada del MÍO.Catalina Peña, discapacitada auditiva, explica que “nunca puedo calcular cuándo se cierra la puerta de los buses del MÍO en las estaciones. No escucho el timbre de alerta y la luz que se activa cuando se abre el vehículo no cambia de color para alertar”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad