Tramitología en las EPS dificulta acceso a planificación gratuita

Noviembre 01, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Por Alda Mera | Reportera de El País
Tramitología en las EPS dificulta acceso a planificación gratuita

Desespero. “Mientras esperaba que me ligaran las trompas me he llenado de hijos y no me resuelven nada”, dijo Diana Lerma, quien vive en Nueva Florida con su esposo Rafael Quiñones y sus siete hijos.

Aunque la ley aprobó el procedimiento de ligadura de trompas y vasectomía sin costo, aún hay trabas de las EPS para ejercer el derecho a la salud sexual y reproductiva.

Cuando Diana Lerma comenzó a buscar la cirugía de ligadura de trompas de falopio, tenía cinco hijos. Ahora es madre de siete niños, uno de un año, y por eso busca desesperada que le practiquen el procedimiento.Apenas escuchó en un noticiero radial y en la televisión que la Corte Constitucional ratificó la ley que había aprobado el Senado en la que ordena a las EPS realizar gratis los métodos de planificación familiar definitivos (ligadura de trompas para la mujer y vasectomía para el hombre), la mujer acudió al Hospital Carlos Holmes Trujillo, para aprovechar la nueva medida.Con la carta del Sisbén, este centro asistencial la remitió a Caprecom y después de madrugar tres días a las 3:00 de la mañana desde la Nueva Florida, un barrio de invasión de Comuneros II, al Suroriente de Cali, esta EPS le autorizó la cirugía.Diana dijo sentirse “feliz de la vida” y su esposo Rafael Quiñones también, al saber que su familia no aumentará más. Pero al llegar a la IPS le dijeron que ya no tienen contrato con Caprecom. Debe volver el 11 de noviembre.“Uno se desilusiona, tanta gastadera de plata, de tiempo, de esfuerzo sacando papeles, la aguantadera de hambre y para nada, ya perdí hasta las ganas de que me operen”, dijo esta desplazada por la guerrilla de Barbacoas, Nariño. Similar situación vivió su vecina del callejón, Yeimy Patricia Ararat, una joven de 23 años que ya tiene tres hijos. “Me dijeron lo mismo, que no hay contrato, pero queremos que nos operen, el Presidente dio la orden de que tienen que hacer la cirugía”.Ellas son dos de las tres vecinas del sector que fueron a sus EPS para ejercer su derecho a la salud sexual y reproductiva. Y unas de las cientos, tal vez miles de mujeres que en Cali no han podido acceder a la ligadura de trompas gratuita como medio de planificación familiar.Diana y su esposo llegaron hace cinco años a Cali e intentaron esa intervención. “Hace tres años me iban a operar en el HUV, pero no sé qué pasó, uno cuando es pobre todo el mundo le cierra las puertas”, dice la mujer.A Yeimy, por su parte, le autorizaron el procedimiento quirúrgico desde que su último hijo tenía 2 años (ya tiene 5), pero la remitieron al Hospital Mario Correa Rengifo y encontró el mismo problema: no había contrato. “Es la tercera vez que me dan la orden y espero que en ésta sí me operen”, dijo.Paola Andrea López, enfermera jefe del programa de Planificación Familiar del Carlos Holmes Trujillo, dice que con la nueva ley sí aumentó el número de mujeres que preguntan qué hacer para poner fin a su fertilidad con el ‘pomeroi’, nombre científico de la ligadura de trompas.“La ligadura siempre la hemos hecho por campañas de prevención; al mes se programan unas doce operaciones para mujeres de población vulnerable, que no tienen ningún tipo de seguridad social, con la consulta, exámenes y cirugía gratuitas. Y aquellas que tienen Sisbén, se remiten a sus IPS como Caprecom, Coopsalud, Emsanar, Cóndor, SelvaSalud, etc”, dice López.Sigue la búsquedaMuy cerca, en el Hospital Isaías Duarte Cancino, Vicenta Moreno Rentería espera su consulta con el ginecobstetra para saber si la van a operar de tumores en el útero. “Le voy a preguntar al doctor si en ese legrado que me van a hacer me pueden cerrar las trompas de una vez”, dice la mujer de 35 años que de ocho embarazos sólo le sobreviven cinco hijos.En la decisión la apoya su esposo Tomás López. Él trabaja en construcción y ella en casa de familia y viven en Potrero Grande.Aunque la campaña del Carlos Holmes Trujillo ya terminó, María Eunice Idrobo dice que apenas la renueven, solicitará su cirugía. A sus 36 años y con tres hijos de 14, 13 y 7 años, trabaja como pizzera por turnos, al igual que su esposo.“Hoy vine por las pastas de planificar, pero apenas pueda me hago operar, así mi esposo no quiera, no deseo tener más hijos ni vivir con el temor de quedar embarazada; además, él no interviene en eso”.De la autonomía que ha ganado la mujer con relación a las decisiones que tome sobre su cuerpo y su vida, da fe el ginecobstetra Hoover Canaval, director operativo de servicios de salud del Hospital Universitario del Valle, HUV.“El HUV brinda la consejería, pero siempre respetando la voluntad de la pareja, pero la decisión es de la mujer.No obstante, la responsabilidad de los métodos de planificación sigue recayendo en la mujer, pues la demanda de solicitudes de vasectomías, que también son gratuitas, no es tanta como las de las ligaduras.Incluso, madres maduras son las que impulsan a sus hijas a que aprovechen “la ganga” que otorga la ley y no les den más nietos. “Es lo que le digo a mi hija Marly, apenas tiene 27 años y ya es madre cabeza de familia de dos niños. ¿Qué más espera? le digo que se haga operar”, dice una joven abuela.Igual aconseja a su hija una mujer de El Poblado que llevó a sus tres nietos en edad preescolar al control de crecimiento en el Carlos Holmes Trujillo. Su hija y madre de los niños, trabaja. “Le pido que se haga operar, pero le da miedo”, dice.En cambio, John Manuel Cabezas es uno de los pocos que está que pide la vasectomía desde hace tiempo, pero no tenía dinero para pagar el procedimiento. Ahora, con la nueva disposición, espera que la EPS le dé la oportunidad de quedarse sólo con dos hijas, de 9 y 3 años.Especialistas y madres consideran que los hombres poco se arriesgan a someterse a la vasectomía, por las creencias erróneas de que disminuirá su virilidad. Los médicos coinciden en que falta cultura, educación y más información. “Deben ser las EPS las que deben promover esas campañas para que la gente solicite los procedimientos de manera voluntaria”, concluyó el médico Canaval.Ligadura y vasectomíaLa ligadura de trompas es una cirugía de mediana complejidad, con anestesia general y dos o tres días de incapacidad. La vasectomía es ambulatoria, sencilla, inocua para la salud del hombre, con anestesia local y sin suturas. La incapacidad es de tres días para actividades normales y de mes o más para actividades como montar a caballo, moto, bicicleta o jugar fútbol. Ambos métodos son irreversibles.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad